Radicales Libres, por Marta D. Riezu

karl lagerfeld, primer año en chanel
Radicales Libres (28/10/2022), por Marta D. RiezuJohn van Hasselt - Corbis
  • Los jardines discretos, verdes y ordenadísimos —pero nunca crueles— de Fernando Caruncho. Es uno de esos casos en los que solo hay que ver a la persona para intuir que su trabajo es impecable. No solo porque él sea muy elegante, que lo es, sino por la firmeza y compromiso de sus ideas. Estudió Filosofía, y se nota. «El jardín es el intermediario entre el hombre y la naturaleza. Es disciplina, trabajo y entusiasmo.»

  • Yo lo hice con mis padres siendo niña y puedo hablar con conocimiento de causa. El horror del viaje organizado en grupo. Guardo recuerdos divertidos, porque adoraba estar junto a mi familia, pero cuando una agencia reúne a personas muy diferentes en un pequeño autocar el conflicto está servido. Mauricio Wiesenthal me entiende bien. «El viaje en grupo —el ocio promiscuo y exhibicionista— fue un invento de los bárbaros. En hordas viajaba Gengis Khan. Hoteles grandes como cárceles. La manada solo tiene dos formas de sobrevivir: la estampida o el rebaño. Yo prefiero vagabundear, intuir mi propio camino hacia la belleza».

  • Conocer a las personas por medio de las fotografías. A los amigos que llevan décadas en nuestra vida los redescubrimos en esas sorprendentes fotos de Instagram. Lo familiar se vuelve misterioso a través del filtro de la cámara. A veces les vemos haciendo un poco de teatro, el mismo que sin duda hacemos nosotros. Al desconocido memorizado en fotos lo perfilamos en la imaginación. Luego, al conocerlo en persona, jamás se ajusta a nuestro molde. Hay un abismo entre imagen y realidad.

  • Tengo la impresión de que las ciudades nos aturullaban antes con su oferta de ocio —cines, teatros, bibliotecas, tiendas, tertulias en cafés, avenidas repletas— y hoy nos aturden solo con el ruido que nos rodea las 24 horas. El poderío de una urbe parece que lo marcan las fuentes de ruido. Por mi parte, he dejado de ir a restaurantes en los que hay música de fondo.

  • Pocos, poquísimos muebles, y buenos. Quién fuera heredera universal de Charlotte Perriand.

  • Que todo nuestro legado en esta vida fueran gestos románticos. Nada práctico. Nadie pasa a la historia por arreglar el armario de la cocina.

  • Para los que somos impacientes, nuestro propio cuerpo nos estorba.

  • Sábado a la mañana en el mercado de los Encantes de Barcelona. Reina el cachivache, el desorden y la incoherencia, pero de ahí salen las buenas ideas. Me llevo para casa un par de objetos huérfanos; no por lo que son, sino por lo que fueron.

  • Cualquiera de estos dos libros. Dos titanes. El de Karl lo acaba de editar Superflua, que está configurando un catálogo de órdago dedicado a la moda. Karl en cinco frases: «Soy una caricatura de mí mismo, y me gusta». «Me voy a dormir limpio e impecable. Nunca se sabe cuándo te van a despertar en mitad de la madrugada». «Tengo los pies pegados a la tierra, solo que no a esta tierra». «La moda no va de ropa, va de cambio». Y la última no la voy a traducir, ea: «Trendy is the last stage before tacky». En la foto, una reunión de trabajo en 1984 en el estudio de Rue Cambon, con todo el mundo increíblemente bien vestido (trabajar con las gafas de sol puestas como declaración de intenciones).

m d riezu
Marta Riezu

Marta D. Riezu es periodista especializada en comunicación de moda. Ha publicado dos libros: Agua y jabón (Terranova, 2021) y La moda justa (Anagrama, 2021).