Radicales Libres, por Marta D. Riezu

·3 min de lectura
Photo credit: Ronald Siemoneit
Photo credit: Ronald Siemoneit
  • Que nadie nos diga por quién tenemos o no que estar tristes. Nada más torpe que reírse del dolor del otro. Sí: me apena profundamente la muerte de la reina Isabel II; porque la admiraba, porque soy anglófila y porque no volverá a darse una figura como ella. Adelante, ya puede salir el perdonavidas. Que es el mismo que te dice, cuando le explicas un corazón roto: «Hay más peces en el mar», «Lo superarás», «Va, que no es nada», «Que le den», o «Bueno, te puedes comprar otro perro».

  • Dos clases de profesiones en esta vida: los que revelan y los que inventan. Un profesor o un arqueólogo revela. Un ingeniero o un zapatero inventa.

  • Da igual cual sea nuestro oficio: debemos profundizar en más disciplinas. Todas las que podamos. Un poco elevadas, a poder ser: literatura, ciencia, arte. La bachata no cuenta como interés vital. El conocimiento no es acumulación estéril, es una herramienta para la vida.

  • Y otro asunto crucial en el trabajo: la ilusión. No se trata de sacar conejos de la chistera, sino de entender lo esencial y transmitir esa pasión con otros.

  • Las totes de hilo de Thalassa, hechas a mano por artesanos de México en telares tradicionales.

  • Lo más importante de una casa, lo único que no se puede comprar por Amazon: unos vecinos sensatos y la luz. La luz de nuestro hogar nos revela la importancia del instante.

  • Esta semana en el barrio han cerrado mi pastelería y frutería de siempre. Ambos eran negocios de más de ochenta años. Sé que las ciudades cambian, señal de que están vivas, pero el urbanismo cada vez es más simplista; las tiendas van a peor —nunca abre algo mejor de lo que estaba antes— y en las calles se va perdiendo esa sedimentación de varias décadas. Casi todo lo nuevo es feo. Lo previsible nunca es interesante.

  • El edificio de la Philarmonie de París, de Jean Nouvel, con sus pajarillos y su forma de gran nube. «Quise hacer una alegoría: la música tiene que ver con alzar el vuelo».

  • La maravillosa Carla Simón, aquí vestida de Teresa Helbig. Va la suya, hace las películas que le da la gana, no tiene redes sociales, vive para el cine y para su familia. Ojalá “Alcarràs” se lleve el Óscar a Película Internacional.

  • La ley más antigua y sencilla, la que sirve para todo: respetar al prójimo.

  • Además de la piel sin tatuar, que va a cotizar cada vez más, otro rasgo que será rareza y distinción: los labios finos (viva Tilda Swinton).

  • Pessoa, sobre la soledad: «Si te resulta imposible estar solo, has nacido esclavo.»

  • Cuando me enfado mucho con alguien y no entiendo por qué ha obrado así, salgo inmediatamente a la calle y observo los gestos de las personas, dónde viven, sus prisas, sus malentendidos en la cola del pan. Siempre me calmo y vuelvo a casa entendiendo algo que no veía claro.

    Photo credit: Marta Riezu
    Photo credit: Marta Riezu


    Marta D. Riezu es periodista especializada en comunicación de moda. Ha publicado dos libros: Agua y jabón (Terranova, 2021) y La moda justa (Anagrama, 2021).