Radicales libres (13/01/2023), por Marta D. Riezu

blythe danner gwyneth paltrow
Radicales libres (13/01/2023), por Marta D. RiezuRon Galella - Getty Images
  • Vuelve enero y vuelven las rebajas. No las visito hace años porque me aburren y agobian, además de que ya tengo de todo. Pero a veces voy, y aunque las adolescentes lo compran todo online porque les ‘pone’ mucho más, sigue habiendo madres e hijas cuchicheando en la cola. Comparan, discuten («¿Pero esto con qué te lo vas a poner?»), se pican con gracia y negocian. Yo me muero de envidia. La ausencia de mi madre arde como un volcán en el pecho. En la foto, Blythe Danner y su hija Gwyneth Paltrew en una fiesta de Studio 54, con platos en la mano. Si uno lo piensa bien, deberíamos ir siempre con un plato en la mano, por si cae algo.

  • Enero es también es el mes de la voluntad. La teoría ya me la sé: uno no es más libre cuando hace lo que le apetece, sino cuando elige lo que le hace ser mejor persona. Luego entro en el gimnasio, miro las caras, observo la ropa, oigo la música, huelo… y me voy corriendo. Debería volver al esgrima, pero ya estoy mayor.

  • Detalle de la maqueta de un teatro que nunca llegó a existir. Lo proyectó Mariano Fortuny en 1910 —junto a Gabriele D’Annunzio y Lucien Hesse— para construirlo en la Esplenade des Invalides, pero no pudo ser. Me gustan los asientos solitarios, y los de tres.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
  • Al final parece que Twitter no ha fenecido. Una lástima, su apagón hubiera sido muy higiénico. Debemos seguir blindando Instagram de maleducados y de puyitas. El humor embellece, la burla afea.

  • Después de un mes en Sicilia, puedo afirmarlo sin dudas: Dios anda entre pucheros.

  • Cuando por fin superamos las tendencias en la ropa, tan bobas y manidas —ahora se lleva el naranja, ahora el camuflaje, ahora los lunares, ahora el safari—, imponemos la fast fashion en la cara. Los cuerpos se tratan y modifican según las modas. Los labios, la nariz, los pómulos, las cejas. Una generación se mirará al espejo en unos años y sobrevendrá el drama.

  • Los joyeros de terciopelo de Sophie Bille Brahe.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
  • Adolescencia: ser invadido por emociones, intuición y pasiones. Madurez: ser guiado por sentimientos, pragmatismo e ilusiones. Lo ideal es vivir con una mezcla de las dos.

  • Toda la bibliografía de Marie Kondo puede resumirse en una frase: el orden es sedante.

  • ¿A qué edad llegaré a comprender que el trabajo no lo es todo?

  • Lo único bueno que he sabido transmitir a mi sobrina es que no tenga ningún problema por su estatura —estándar (1.60 m), pero su generación es altísima—. Sé que observaba a sus amigas y se comparaba. Es útil dominar las proporciones, ser hábil con los básicos, mantenerse esbelto y no intentar parecer más alto, algo siempre ridículo y que empuja al tipo de calzado más vulgar. Uno debe tener la fuerza de ser lo que es.

  • Ir a comer solo a lugares donde esté el propietario. Su presencia y vigilancia es lo único que puede lograr que los clientes se comporten con educación y alegría, que a su vez es la única manera de que los camareros puedan trabajar bien.

  • Si aún no se ha logrado un estilo (a veces lleva décadas), sí tener al menos una obstinación estética con un tejido, un color y un tipo de prenda que estamos seguros de que nos sienta bien.

  • Verbigracia (en mi caso): los verdes de Cortana.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.