El récord Guinness que se ha forjado en pleno centro de Madrid

·2 min de lectura
Enric Sánchez en una de sus entrevistas en el hall del Hotel Emperador. (Photo: IMAGEN CEDIDA POR 729)
Enric Sánchez en una de sus entrevistas en el hall del Hotel Emperador. (Photo: IMAGEN CEDIDA POR 729)

En un día lluvioso, poco propicio para las charlas, el periodista Enric Sánchez ha logrado batir un récord Guinness: 24 horas ininterrumpidas haciendo un podcast.

En pleno centro de Madrid, desde el Hotel Emperador, al lado de un gran ventanal que dejaba ver a los transeúntes de la Gran Vía lo que ahí dentro se fraguaba. Algunos incluso han parado por unos segundos sus frenéticas vidas para detenerse un instante en la acera y observar con sorpresa cómo se fraguaba un récord Guinness.

Las 24 horas de audio y las charlas con más de 40 personas se pueden escuchar, para no abrumar al oyente, en cinco capítulos de una hora en Podimo con un resumen de todo lo que ha ocurrido en este día de récord.

Desde 729, productora de Sánchez, explican que todo se ideó hace dos semanas en una comida con el equipo: “Quisimos hacer algo que sirviera como evento de Navidad o alguna cosa guay relacionada con los podcast que diera visibilidad a la productora y dijimos ‘¿por qué no hacemos lo que sabemos hacer que es un podcast y por qué no hacemos el más largo?’”.

Hasta la hora de inicio de podcast ha tenido simbolismo: empezó a las 7:29 del martes y terminó a las 7:29 del miércoles.

El locutor atiende a El HuffPost unas horas después de batir el récord y un poco cansado pero eufórico: “Fue espectacular. Fue la hostia. Estoy en una nube”. Cuenta que el programa acabó a las 7:29 y a las 7:31 ya estaba durmiendo en una de las habitaciones del hotel en la que se ha desarrollado el récord.

Explica emocionado Sánchez que llegaron personas en AVE desde lugares como Zaragoza y Valencia simplemente para escuchar unos minutos del podcast y formar parte del récord.

Sobre cómo ha sobrellevado lo de estar 24 horas sin parar de hablar, Enric no puede ser más claro: “Las primeras 12 horas del tirón, muy fresco, después tuve un bajón a las 11 de la noche. Me tomé un café, se me pasó y ya el segundo bajón fue a las 5 de la mañana”.

Ahora le toca esperar a ver si los del Libro Guinness validan el récord y entran a formar parte de la historia de los podcast.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente