Cómo quitar los puntos negros sin dejar marca

·3 min de lectura
Photo credit: Gregory Scaffidi
Photo credit: Gregory Scaffidi

Te miras al espejo y te lo ves. Ya te ha salido otro punto negro, la lucha contra ellos parece no tener fin. Y es que como indican los expertos esto forma parte del propio mecanismo de la piel, ya que este es un órgano vivo. Los puntos negros son comedones abiertos, es decir granitos que se han formado por la obstrucción de los poros. Esta oclusión está causada por la acumulación de exceso de grasa, células muertas y otro tipo de agentes externos, como la contaminación, que se pueden acumular en la piel.

Photo credit: Alessandro Zeno
Photo credit: Alessandro Zeno

Para prevenir todo esto es fundamental llevar a cabo una buena limpieza que elimine al final de cada día todas las impurezas que se han depositado en los poros, sobre todo, en personas de piel grasa o con alteraciones hormonales, ya que son las más propensas a la aparición de estos comedones.

Los puntos negros suelen encontrarse en las zonas del rostro que más grasa generan como la frente, la barbilla, la nariz y las zonas circundantes a la boca, pero también aparecen en otras zonas del cuerpo como la espalda. Y cuando la limpieza diaria no ha sido suficiente -o no hemos sido constantes con ella- toca extraer toda esa suciedad que sale a la superficie en forma de puntos negros.

Paso a paso para extraer los puntos negros

Desde el Instituto de Belleza Maribel Yébenes recomiendan seguir los siguientes pasos para una extracción segura de los puntos negros en casa.

Pon en un bol unas cucharadas de bicarbonato y añade unas gotas de agua. Cuando la mezcla comience a hacer burbujas, aplícalo por toda la cara con ayuda de un algodón y haciendo movimientos circulares desde el centro del rostro hacia afuera y desde arriba hacia abajo.

Photo credit: Filippo Fortis
Photo credit: Filippo Fortis

Seca la piel suavemente con una toalla dando toques y sin arrastrar. Ahora, con la piel preparada es cuando debes aplicar las tiras especiales de extracción de puntos negros. Debes humedecerlas y colocarlas en las zonas afectadas. Déjalas secar y cuando las retires hazlo de forma perpendicular, para no dañar la dermis.

Tras esto, puede que en tu piel todavía resista algún punto negro. Para estos casos debemos hacer una extracción individual. Envuelve tus dedos índice y corazón en dos pañuelos de papel y aprieta las zonas periféricas del punto negro. Es importante que no lo hagas con las uñas, ya que estas son muy agresivas para la piel y puedes provocar una herida.

Finaliza aplicando una mascarilla que calme tu piel. Elígelas con componentes como caolín, arcilla o algas. Tras retirar este producto aplica tu crema hidratante para una dosis extra de hidratación.

Fuera puntos negros con vapor

Una manera alternativa de retirar la suciedad que se acumula en la piel es conseguir que los poros se abran para extraerla de un modo más fácil. Para ello, el vapor es un gran aliado y, aunque existen aparatos específicos para este cometido, también podemos hacerlo calentando el agua en casa.

Photo credit: Filippo Fortis
Photo credit: Filippo Fortis

Debes poner agua a hervir en una olla, cuando la retires del fuego espera a que se enfríe ligeramente para evitar quemarte con el vapor excesivamente caliente. Una vez la temperatura baje, pon la cara poco a poco sobre el vapor que sube, para comprobar que no te quema la piel. Cuando estés lista cubre la cabeza con una toalla para que el efecto sea mayor. Tras unos minutos, los poros se abrirán y podrás retirar la suciedad de manera fácil.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente