Quiénes son los Albrecht, los discretos multimillonarios herederos de Aldi y Trader Joe's

Hace apenas unas semanas salía a la luz un escándalo en el mundo corporativo alemán. Katja Albrecht, de 47 años, oficialmente la esposa de Theo Albrecht Jr., uno de los copropietarios del imperio de los supermercados Aldi y uno de los 10 hombres más ricos del país, hacía pública su relación con un refugiado afgano de 31 años.

Fachada de un supuermercado Aldi en Oklahoma City, en 2017. Foto: Sue Ogrocki/AP.

Si bien el matrimonio Albrecht estaba roto desde 2015 y ella se había ido a vivir con Tareq, un antiguo instalador de un sistema de internet, fue ahora, tras el nacimiento de su hijo, que Katja pidió formalmente el divorcio. Y Theo ha accedido, cansado de acudir tantas veces a los tribunales, casi siempre por cuestiones de herencia.

Esta es apenas una de las pocas cosas que se saben de la familia Albrecht, que durante décadas se ha caracterizado por su discreción, y a la que Business Insider le dedica un reportaje.

La historia de Theo y Karl Albrecht comienza cuando convierten la tiendecita de comestibles de su madre, en la localidad de Essen, en una cadena de supermercados. Aquel proyecto familiar que se inició al concluir la Segunda Guerra Mundial empezaba a tomar cuerpo y a fortalecerse, convirtiéndose en la actualidad en una cadena de supermercados de bajo costo que dispone de 10,000 tiendas en todo el mundo, incluidas 1,900 en 36 estados de Estados Unidos.

Tanta es la importancia de Aldi en Europa, que otras cadenas similares, Walmart entre ellas, nunca han podido establecerse.

Carritos de compra pertenecientes a los supermercados Aldi. Foto: Fabrizio Bensch/ Reuters.

Ya en 2017, CNBC estimaba que Aldi había ganado más de 13,000 millones de dólares solo dentro de Estados Unidos.

Claro que, según se ha sabido, su estilo discreto de vida se ha visto trastornado por sus visitas a los tribunales. Un informe reciente de The Guardian revelaba que la familia se ha estado peleando luego de que una de las esposas del fundador intentara sacar a su nuera y a cinco nietos del negocio familiar.

Una historia de empuje y construcción

Fue Anna, la matriarca de los Albrecht, quien abrió la primera tienda en Essen, en 1913. Sus hijos Karl y Theo se hicieron cargo del negocio en 1946 cuando regresaron de servir en la Segunda Guerra Mundial. Entonces empezaron a vender solo artículos no perecederos y rechazaron invertir en decoraciones, lo que podría explicar el aspecto sencillo que todavía mantiene la tienda.

Este tipo de tienda de artículos con descuento, dice Business Insider, floreció en Alemania Occidental cuando el país intentó salir de la ruina económica en que lo dejó la guerra.

Con el paso de los años, ambos hermanos abrieron docenas de tiendas en Alemania. Ya entonces habían transformado el nombre Albrecht Discount en su abreviatura: Aldi. Para 1953 ya había más de 30 tiendas de su tipo en toda Alemania.

Fue en 1960, cuando Karl y Theo no se pusieron de acuerdo sobre si vender cigarrillos o no, que el negocio quedó dividido amigablemente. Karl se ocupó de Aldi Süd, que opera en el suroeste del país, en Estados Unidos, Reino Unido, Australia y Europa del Este; mientras que Theo se quedó a cargo de Aldi Nord, que opera tiendas en la parte norte alemana, y en Europa occidental y meridional.

Según The Chronicle, la línea que separa los dos territorios es conocida por los locales alemanes como el “ecuador Aldi”. Y si bien ambas tiendas comparten el nombre, sus logotipos son ligeramente diferentes: uno en colores azul, naranja y amarillo, y la otra en azul, rojo y blanco.

En 2013, los supermercados Aldi cumplieron un siglo de existencia. Foto: Ralph Orlowski / Getty Images

En 1971, once años después de la separación de sus negocios, Theo fue secuestrado y puesto en libertad 17 días después. Los Albrecht pagaron un estimado de tres millones de dólares por su rescate. Sin embargo, el empresario solicitó una desgravación fiscal por el pago del rescate y colocó el monto como un gasto comercial.

Desde entonces la privacidad ha tratado de primar en la familia de cara a los medios de prensa. Tanto así, que el obituario que le dedicaron a Theo apenas revelaba su afición por coleccionar máquinas de escribir y orquídeas salvajes, y por jugar al golf.

En 1979, un fideicomiso de la familia Albrecht compró la tienda especializada Trader Joe's. Sin embargo, desde esta compañía dicen no saber quién es el dueño y se niegan a comentar sobre los Albrecht.

A la sombra de esta familia, Trader Joe's se convirtió en una cadena con casi 500 tiendas en todo Estados Unidos.

En 2010, Theo Albrecht murió, dejando un patrimonio neto que se calcula en casi 17,000 millones de dólares. Tenía 88 años, una esposa que murió en 2018 y dos hijos, Berthold y Theo Jr.

En 2016, el último hijo de Berthold devino centro de atención tras excluir a Babette, su cuñada, y a sus hijos, del control de Aldi Nord. Ella, por su parte, batalló en la corte con el argumento de que su difunto esposo no era lo suficientemente competente como para hacer un testamento ya que padecía de una “enfermedad relacionada con el alcohol”.

Theo Jr. ofreció poner fin a la disputa pública, otorgándole a Babette y a sus hijos más de 36 millones de dólares al año del fideicomiso familiar.

Por su parte, Karl Albrecht, que llegó a ser el hombre más rico de Alemania con un patrimonio neto personal de casi 26,000 millones de dólares, murió en 2014 a los 94 años de edad.

Sus hijos Karl Jr. y Beate heredaron la mitad de la fortuna Aldi y un estilo de vida poco social, solitario y discreto. Su patrimonio neto combinado se estima en 36,100 millones de dólares. Ambos hermanos tampoco son dados a exponer sus vidas y sus experiencias ante la prensa.