Quién es quién en el entorno íntimo de Sara Carbonero

·9 min de lectura

El martes por la noche saltaba la noticia. El diario Abc publicaba en exclusiva que Sara Carbonero había tenido que ser ingresada de urgencia en la Clínica de la Universidad de Navarra en Madrid para ser sometida a una intervención quirúrgica. Aunque en un primer momento dicho medio habló de una recaída en el cáncer de ovario que le fue detectado en mayo de 2019, horas más tardes, algunas fuentes cercanas a la periodista aclaraban que la operación no se debía a dicho motivo, algo que por el momento ni la periodista ni su marido han querido confirmar ni desmentir. En el que parece ser un momento delicado de salud de la presentadora ha tenido cerca a su círculo más íntimo que no han querido separarse de ella ni un momento cumpliendo obviamente las normas sanitarias que hay impuestas en la actualidad en la capital.

MADRID, SPAIN - APRIL 11: Sara Carbonero presents 'Flash' Collection sunglasses By polaroid at Train Museum on April 11, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Eduardo Parra/Getty Images)
MADRID, SPAIN - APRIL 11: Sara Carbonero presents 'Flash' Collection sunglasses By polaroid at Train Museum on April 11, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Eduardo Parra/Getty Images)

Lejos de los rumores de una supuesta crisis matrimonial entre la pareja, el marido de Sara no se ha separado de ella estos días. Iker Casillas ha permanecido a su lado y además ha estado al cuidado de los dos hijos de la pareja, Martín, de siete años, y Lucas, de cuatro. El miércoles, el que fuera portero del Real Madrid llevaba a los pequeños al colegio y poco después se dirigía de inmediato a la clínica para estar junto a la periodista, que era intervenida con éxito, según publicó la web de ¡Hola!. Iker y Sara son una de las parejas más queridas del mundo del espectáculo. Se conocieron en el año 2010 mientras ella era presentadora de Deportes en Informativos Telecinco y él capitaneaba el club blanco.

Ese mismo año comenzaron los rumores sobre una relación sentimental entre ellos, algo que se confirmaba poco tiempo después cuando en la final del Mundial de Fútbol de Sudáfrica la Selección Española se hacía con la victoria. Pocos instantes después, Casillas era entrevistado por Sara, que cubría el Mundial como reportera para Mediaset, y con la emoción del momento, el portero le plantaba un romántico beso a su chica en pleno directo que confirmaba que lo suyo era amor verdadero. Su beso pasó, sin duda, a la historia como uno de los más tiernos que se han visto nunca.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Habíamos sufrido bastante y ella lo pasó mal con las críticas sobre que me distraía. Aquel momento era el broche ideal para poner punto final al campeonato. Fue un bonito final para todos. Ella no lo sabía, actué sin más y surgió", explicó el deportista en el programa presentado por Bertín Osborne. "A veces la gente piensa que solo somos un personaje, pero detrás tenemos a mucha gente que sufre por nosotros: tíos, abuelas, amigos, vecinos…. La gente piensa que es gratuito meterse con uno o con otro, y todo el mundo tiene su corazoncito", añadía haciendo referencia a la ‘persecución’ que vivieron entonces y a las duras (y machistas) críticas que recibió Sara.

MADRID, SPAIN - DECEMBER 13:  (L-R) Iker Casillas and his wife Sara Carbonero attend the 80th Anniversay of 'Marca' Newspaper at Royal Palace on December 13, 2018 in Madrid, Spain.  (Photo by Paolo Blocco/WireImage)
MADRID, SPAIN - DECEMBER 13: (L-R) Iker Casillas and his wife Sara Carbonero attend the 80th Anniversay of 'Marca' Newspaper at Royal Palace on December 13, 2018 in Madrid, Spain. (Photo by Paolo Blocco/WireImage)

Su amor fue más fuerte que las críticas y el 3 de enero de 2014 daban la bienvenida a su primer hijo, Martín, que colmó de felicidad a la pareja. Poco después, Iker abandonaba el Real Madrid, sería en julio de 2015, y fichaba por el Oporto, ciudad portuguesa en la que se instaló la familia (Sara pidió una excedencia en Mediaset). El 2 de junio de 2016 Sara dio a luz a su segundo hijo, Lucas, y el 20 de marzo de 2016 contrajeron matrimonio en secreto en Boadilla del Monte en Madrid, en una ceremonia íntima a la que únicamente asistieron los padres de ambos y sus dos hijos.

Su vida parecía plenamente feliz. Lo tenían todo cuando en mayo de 2019 vivieron sus peores momentos: Iker sufría un infarto de miocardio en pleno entrenamiento con el Oporto y pocas semanas después a Sara le detectaban un tumor maligno en un ovario en una revisión rutinaria. Iker permaneció algunos días ingresado y en ese momento se replanteó su futuro profesional. Por su parte, Sara tuvo que ser intervenida en Madrid y pasó por un tratamiento de quimioterapia que terminaba seis meses más tarde. Esto unió a la pareja pero también provocó que el estrés hiciera que en algunos momentos se alejaran, como el propio Casillas reconoció después en una entrevista. Ahora, con este nuevo trance de salud en su vida y afincados de nuevo en Madrid, donde viven en la casa que ya tenían en la exclusiva urbanización La Finca, parece que ese distanciamiento ha quedado a un lado y están más unidos que nunca.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La compañía de su madre

Junto a Iker, en la Clínica de la Universidad de Navarra en Madrid hemos visto estos días a la madre de la periodista, Goyi Arévalo, a la que Sara está muy unida. Es habitual que la presentadora visite a su madre con sus dos retoños y ella siempre ha vivido en un segundo plano la gran fama de su hija mayor. El pasado mes de mayo, durante la celebración del Día de la Madrid, Sara subía a su perfil de Instagram una tierna foto junto a Goyi en la que podíamos verla de pequeña en sus brazos en la playa. En la fotografía, la periodista aseguraba echar mucho de menos a su progenitora a la que hacía meses que no podía ver debido a las restricciones por el coronavirus tanto en España como en Portugal. Ante este tierno mensaje, su madre le contestaba que estaba deseando abrazarla de nuevo, dando buena muestra del gran amor que las une.

Su hermana menor: su gran apoyo

Otra de las personas que no se ha separado de Sara estos días es su hermana Irene, con la que Iker y la madre de la joven se han turnado para pasar tiempo al lado de la periodista e influencer. Irene tiene 32 años, cinco menos que Sara, y siempre ha visto en su hermana mayor a una gran amiga y referente vital. La joven estudió Psicología y trabaja en el departamento de Recursos Humanos de una compañía. Siempre ha querido mantenerse alejada de los focos y hasta mantiene sus redes sociales cerradas y a salvo de curisoso. Incluso la propia Sara bromeaba el día de su cumpleaños al subir una foto de su hermana pequeña y comentar que le había costado encontrar una foto de ella porque nunca le ha gustado posar. “La vida nos hizo invertir los papeles y que tuvieras que cuidarme tú a mi, a nosotros, siendo la hermana pequeña. Una prueba que no te tocaba vivir pero que te ha hecho todavía más grande”, escribía la periodista sobre su hermana el día de su aniversario.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Este último año hemos compartido ratos de todos los colores y salvo dos veces contadas nunca has perdido la sonrisa de la cara, esos ojos que brillan más que ningunos y se ríen aunque por dentro estés rota”, comentaba agradeciéndole su apoyo en los momentos más difíciles de su enfermedad. “Nunca te has quejado de nada, siempre al pie del cañón con una palabra positiva y un buen gesto, aun cuando la espalda se resentía de las noches de sofá en el hospital, o cuando el mismo día que empezabas un nuevo trabajo llena de ilusión, me operaron y tuviste que cambiar tus planes”, añadía emocionada. “Dicho todo esto, prepárate de nuevo para mis regañinas de hermana mayor, mis consejos aunque no me los pidas, mis WhatsApp para ver si has llegado bien a casa, para que dejes de fumar, de morderte las uñas y un montón de cosas más. Ya no te libras de mi, no pienso soltarte la mano nunca”, bromeaba con cariño la periodista en su faceta de hermana mayor. Ahora, Irene vuelve a demostrar que adora a su hermana mayor y está a su lado en otro momento difícil del que esperemos que salgan victoriosas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su ‘comadre’ y mejor amiga

La cuarta persona que no se separa de Carbonero es su mejor amiga, la periodista Isabel Jiménez. Sara e Isabel se conocieron hace diez años cuando la primera ya era presentadora de los Deportes de Informativos Telecinco e Isabel aterrizaba en la redacción para ponerse al frente de la edición de mediodía junto a David Cantero. Enseguida surgió la complicidad entre ellas y se hicieron inseparables. La periodista almeriense comenzó como becaria en Telecinco al terminar la carrera de Periodismo en Madrid y mientras estaba estudiando un master en Roma, donde le tocó cubrir la muerte del Papa Juan Pablo II durante ocho meses. De ahí pasó a Antena 3 como reportera del programa de investigación A fondo y sustituyó a Matías Prats presentando los informativos de la cadena durante un verano. En 2011 fichaba por Mediaset y desde entonces es el rostro de la información diaria en Telecinco.

Isabel está casada con un ingeniero almeriense, Alejandro Cruz, y con él comparte viajes y el amor por su tierra, donde veranean cada año y donde han ejercido de anfitriones algún verano con Iker Casillas y Sara Carbonero. Además, los dos matrimonios han compartido vacaciones en Menorca e Isabel ha visitado a su amiga del alma en varias ocasiones durante sus años en Oporto. El 3 de abril de 2019 Isabel y Alejandro daban la bienvenida a su primer hijo, Hugo, y Sara se convertía en la madrina del pequeño. Hace poco más de un mes, la almeriense daba a luz a su segundo hijo, Daniel. Curiosamente, el bebé nació el mismo día que el primer hijo de Sara e Iker, Martín, una preciosa coincidencia para las ‘comadres’, como suelen llamarse de manera cariñosa. Isabel adora a los dos hijos de Sara y ahora que los Carbonero-Casillas están de nuevo en Madrid suelen hacer planes familiares juntas, como en Navidad cuando estuvieron paseando por el Jardín Botánico para ver el montaje navideño de luces instalado en el bonito rincón de la capital.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Además de la amistad, Sara e Isabel son socias. Hace 2015, en el comedor de Telecinco, las periodistas gestaron la fundación de Slow Love, una firma de moda sostenible que además cuenta con una web en la que dan consejos para una vida saludable y teniendo como base la filosofía Slow. Comenzaron el negocio junto a una tercera socia, Mayra del Pilar, que un par de años después abandonaba la empresa. Hace apenas unos días lanzaban una nueva colección y en Navidad las vimos bailar divertidas en un video que subieron a sus redes para animar las fiestas a sus miles de seguidores. Isabel también está al pie del cañón en estos duros momentos y aunque obviamente también tiene que atender a su familia, sobre todo a su bebé de apenas un mes de vida, ha sacado tiempo para estar junto a su amiga y ofrecerle esa sonrisa y ese buen rollo que la periodista siempre trasmite.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente