¿Quién es el fundador de Gab, Andrew Torba?

Noticias Internacional
Andrew Torba, izquierda, y Robert Bowers (Fotos: InfoWars / YouTube, Departamento de Transporte de Pensilvania a través de Reuters).
Andrew Torba, izquierda, y Robert Bowers (Fotos: InfoWars / YouTube, Departamento de Transporte de Pensilvania a través de Reuters).

El asesinato de once personas en una sinagoga de Pittsburg el sábado ha puesto todas las miradas sobre Gab, la red social que se presenta a sí misma como una plataforma a favor de la libertad de expresión y que sirve de lugar de encuentro en Internet para supremacistas blancos, neonazis y otros extremistas. Entre sus usuarios se sospecha que estaba el tirador Robert Bowers.

Poco antes de atacar la sinagoga Árbol de la Vida situada en Squirrel Hill, Pensilvania, Bowers publicó algo en Gab. “Preparen sus cámaras, allá voy”, escribía a un público entre quienes se hayan nacionalistas blancos, algunos de los cuales fueron expulsados de sitios de popularidad masiva como Twitter y Facebook, y se unió a Gab, que fue fundado en agosto de 2016.

Según la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, a fecha de 10 de septiembre de 2018, había 635 000 personas registradas en Gab. En contraste, Twitter tenía 326 millones de usuarios activos mensualmente durante más o menos el mismo período.

El perfil de Bowers en Gab fue suspendido rápidamente en cuanto los administradores del sitio fueron advertidos de que había una cuenta verificada que estaba vinculada con el sospechoso de haber perpetuado el tiroteo y, al responder negativamente, el lunes fue desconectado el alojamiento web en Joyent y el dominio de GoDaddy. PayPal bloqueó a Gab unas horas después del tiroteo alegando que estaban en “proceso de cancelar la cuenta del sitio tras los trágicos acontecimientos ocurridos hoy”; Stripe, otra plataforma de pago, también bloqueó la plataforma. Gab publicó su reacción inicial al tiroteo en Medium, pero el sitio también ha suspendido su cuenta.

Doliente agachado frente al memorial en recuerdo de los asesinados en la sinagoga Árbol de la Vida de Pittsburgh, el 29 de octubre de 2018 (Foto: Matt Rourke / AP).
Doliente agachado frente al memorial en recuerdo de los asesinados en la sinagoga Árbol de la Vida de Pittsburgh, el 29 de octubre de 2018 (Foto: Matt Rourke / AP).

“Gab no va a ninguna parte”, eso dijo en un comunicado publicado en la página de inicio del sitio web ahora desactivado, Andrew Torba, fundador y director de la empresa. “Haremos todo lo posible para mantener en línea a Gab y defenderemos la libertad de expresión y las libertades individuales para todas las personas”.

Torba tenía solo 25 años cuando fundó Gab. Antes había sido director ejecutivo de una empresa de tecnología publicitaria llamada Kuhcoon (renombrada más tarde como Automate Ads), que él mismo creó en 2011 desde su casa en Scranton, Pensilvania. Torba se mudó a California a finales de 2014, cuando su emprendimiento fue seleccionado para Y Combinator, una incubadora de talentos de Silicon Valley. Amigos suyos dijeron a Bloomberg News que, en tanto conservador político, se sintió fuera de lugar en Silicon Valley. En varias entrevistas, Torba ha explicado que sintió la motivación para crear Gab durante las elecciones presidenciales de 2016, luego de leer informaciones acerca de que las grandes redes sociales como Facebook podrían haber promovido publicaciones y temas debatidos por los liberales en lugar de los que interesaban a conservadores.

“No me propuse crear una ‘red social conservadora’ de ninguna manera, pero sentí que era hora de que un líder conservador diera un paso y ofreciera un foro en el que todo el mundo pudiera hablar sin miedo a ser censurado”, eso dijo Torba al Washington Post en noviembre de 2016.

“Todos los grandes medios de comunicación, todas las grandes redes sociales, son dirigidas, controladas y operadas por líderes progresistas, trabajadores progresistas de Silicon Valley”, dijo.

Poco tiempo después de las elecciones, Torba se alejó aún más de muchos de sus compañeros y fue expulsado de un grupo de alumnos online de Y Combinator por usar un lenguaje soez y antiinmigración contra otros miembros.

Torba, partidario de Trump que se define a sí mismo como “cristiano republicano conservador”, ha sostenido que la misión de Gab es facilitar la libertad de expresión en Internet y que son bienvenidos partidarios de todas las ideologías. No obstante, Gab atrajo inmediatamente a usuarios de extrema derecha, incluido una buena cantidad de miembros bien conocidos de la llamada derecha alternativa, extremistas y personajes marginales, como Richard Spencer, Milo Yiannopoulos y Alex Jones, que habían perdido sus cuentas en las grandes plataformas en el momento en el que Torba lanzó Gab.

“Me resulta difícil disociar a Gab de la razón por la que fue fundada, que fue una censura por la izquierda”, eso dijo Keegan Hankes, experto en extremismo en Internet en Southern Poverty Law Center. Hankes dice que Torba concibió Gab para ofrecer una plataforma a los “grupos de odio más extremos, a líderes y extremistas que habían sido expulsados de las principales redes sociales por un comportamiento descaradamente inapropiado y dañino”.

“Observó eso y creó un refugio para personas que existen y que él sabía que existían”, dijo Hankes. “El tipo de comportamiento por el que [Y Combinator] lo expulsó en definitiva es el núcleo fundamental de Gab”.

“Lo más importante es que básicamente no hay reglas. Puedes ir ahí y decir lo que quieras, sin importar cuán repugnante, mordaz o peligroso sea en última instancia”, dijo Hankes al tiempo que añadía que la rápida suspensión el sábado de la cuenta de Bowers “fue la primera vez que se lo vi hacer por voluntad propia, de forma proactiva”.

Hankes señaló que Torba ‒quien parece ser el único que toma decisiones en lo referido a la moderación del contenido de Gab‒ solo había eliminado publicaciones ofensivas o amenazantes del sitio un par de veces, y solo en respuesta a amenazas por parte de los proveedores de alojamiento web.

“Esto, creo, ilustra lo lejos a lo que está dispuesto a llegar este tipo de absolutismo de la libre expresión y, por supuesto, esa es la razón por la que los grandes grupos de odio están ahí, usándolo”, dijo Hankes.

Personas haciendo duelo en el Museo y Monumento a los Soldados y los Marineros durante un encuentro de la comunidad realizado tras el tiroteo del sábado en la sinagoga Árbol de la Vida en Pittsburgh, el 28 de octubre de 2018 (Foto: Matt Rourke / AP).
Personas haciendo duelo en el Museo y Monumento a los Soldados y los Marineros durante un encuentro de la comunidad realizado tras el tiroteo del sábado en la sinagoga Árbol de la Vida en Pittsburgh, el 28 de octubre de 2018 (Foto: Matt Rourke / AP).

El sábado fue “la primera vez en la que creo que hubo una conexión muy clara entre la actividad de alguien en Gab y efectos trágicos en la vida real”, dijo Hankes, a pesar de que, agregó, el sitio aún es joven. “No le llevó mucho tiempo a Gab encontrarse con un asesino de buena fe, supuestamente, en su plataforma”.

La mayoría de organizadores y figuras destacadas presentes en la manifestación Unite the Right del año pasado en Charlottesville, incluidos los que fueron detenidos por estar vinculados con los actos de violencia durante la marcha, tenían cuentas en Gab antes de que el sitio fuera desconectado.

Oren Segal, director del Centro sobre el Extremismo de la Liga Antidifamación, dijo que si bien no cree que Torba sea ni un supremacista blanco ni un nacionalista, el discurso de la libertad de expresión que adoptó en defensa de su plataforma es parecido al que defienden los grupos de extrema derecha.

“Creo que ha hecho algo más que ofrecer una plataforma, ha ignorado los llamados a la responsabilidad empresarial y social”, dijo Segal a Yahoo News.

El editor de Wired, Nicholas Thompson, se cuestionaba si el dilema moral de prohibir Gab y otros sitios similares debía invalidar el argumento de la libertad de expresión para, precisamente, mantenerla y si las empresas tecnológicas que tienen el poder de tomar tales decisiones lo están usando de forma inteligente.

“¿Debería haber sido bloqueado Gab? Si tu primer argumento es la libertad de expresión, por supuesto que no”, escribió Thompson el lunes. “El antisemitismo no es ilegal, así como tampoco es ilegal ofrecer una plataforma donde los antisemitas puedan publicar. Las amenazas de violencia sí son ilegales, pero Gab dice que hace todo lo posible para eliminarlas”.

Thompson también planteó una pregunta sobre las consecuencias del desmantelamiento de Gab. “Sacarlos de Twitter los llevó a Gab”, señalaba. “¿Cerraremos Gab y la gente se irá a Voat [un foro con políticas “sin censura” similar a Reddit], o qué será lo siguiente?”

Segal señaló que recientemente él y sus colegas en ADL han observado conversaciones entre extremistas sobre los próximos pasos a seguir a la luz de la eliminación actual de Gab en Internet, y si Gab encontrará un nuevo alojamiento o si tendrán que tomar su contenido e irse a otra plataforma que comparta su creencia en la expresión libre de censura.

“Este es el comienzo de la discusión”, dijo, en referencia al tema de los discursos de odio en Internet. “El sitio de Gab caído permanentemente no es el final de esta historia”.

Caitlin Dickson and Christopher Wilson