'A mi querida mamá, gracias, gracias': El rey Carlos III se emociona en su primer discurso y agradece a su madre su vida de servicio

·2 min de lectura
Rey Carlos III credit:Bang Showbiz
Rey Carlos III credit:Bang Showbiz

El rey Carlos III ha rendido un homenaje a su "querida mamá", la reina, y ha prometido "renovar" su "promesa de una vida de servicio" en su primer y emotivo discurso a la nación de Reino Unido.

El monarca, conteniendo las lágrimas, dijo: "A mi querida mamá, gracias, gracias", al tiempo que elogiaba a Isabel II como una "inspiración y un ejemplo para mí y para toda mi familia" tras su fallecimiento a los 96 años en el castillo de Balmoral.

En un emotivo discurso que se proyectó en un servicio de oración y reflexión en la catedral de San Pablo, el rey habló de un "tiempo de cambio para mi familia", mientras elogiaba a su "querida esposa Camilla", quien se convertirá en reina Consorte "en reconocimiento a su propio y leal servicio público desde nuestro matrimonio hace 17 años".

El rey dijo de su "amada madre", la difunta Isabel II: "Tenemos la deuda más sincera que cualquier familia puede tener con su madre; por su amor, afecto, guía, comprensión y ejemplo".

Y añadió: "A mi querida mamá, ahora que comienza su último gran viaje para reunirse con mi querido y difunto papá, quiero simplemente decir esto: gracias. Gracias por tu amor y devoción a nuestra familia y a la familia de naciones a la que has servido con tanta diligencia todos estos años. Que 'vuelos de ángeles te canten hasta tu descanso'".

El rey prometió toda su vida de servicio como nuevo soberano al igual que la reina, diciendo: "Esa promesa de servicio de por vida la renuevo hoy a todos ustedes".

Carlos también aprovechó su discurso para mencionar a su hijo Guillermo, príncipe de Gales, con Kate, princesa de Gales, y expresar su "amor por Harry y Meghan mientras siguen construyendo sus vidas en el extranjero", un símbolo de su apuesta por la reconciliación en medio de los problemas del pasado con los Sussex.

También rindió homenaje a su "querida esposa" Camilla, llamándola "mi reina Consorte" y diciendo que puede "contar con su amorosa ayuda": "Sé que aportará a las exigencias de su nuevo papel la firme devoción al deber en la que tanto he confiado".