'Mi querida cofradía': una comedia religiosa

Por Ignacio Herruzo Martínez

From Diez Minutos

Carmen, católica, apostólica y malagueña, va a convertirse en la presidenta de su cofradía. Pero se lleva un gran chasco cuando el grupo elige a Ignacio, su máximo rival. Lejos de aceptarlo, se mete en un lío que parece no tener fin. Pastillas, torrijas, su hija, la nieta y la vecina. Tiene medio pueblo en casa, la otra mitad en la calle y todos la necesitan. Pero ella solo quiere que las cosas cambien y se va a encargar de conseguirlo. Así es Mi querida cofradía, la película que La 1 estrena este sábado.

Ganadora del Premio del Público y la Biznaga de Plata a la Mejor Actriz de Reparto (Carmen Flores) en el Festival de Málaga. Premio del Público a la Mejor Comedia en el BCN Film Fest. Ópera prima de Marta Díaz de Lope Díaz producida por la ESCAC. Protagonizada por Gloria Muñoz (“El Bola”), junto a Pepa Aniorte (“Cuerpo de élite”), Juan Gea (serie “El ministerio del tiempo”) y Manuel Morón (“Celda 211”).

Feminismo y torrijas

El mundo de las cofradías y la fé es mucho más que un mero escenario en el que se desarrollan los acontecimientos de Mi Querida Cofradía. La película se atreve a reflexionar sobre el papel de la mujer en estas organizaciones sin meterse a cuestionar el arraigo o la importancia que tienen para un buen número de ciudadanos de nuestro país. Es más: Díaz de Lope Díaz se deleita en toda la parafernalia religiosa.

En las flores, las velas, las vírgenes, las mantillas… incluso se permite, en uno de los mejores momentos de la película, rodar la preparación del séquito de mujeres de luto que acompañarán a la Virgen en su dolor durante el recorrido de la procesión, las llamadas “mantillas”, casi como si de superheroínas vistiéndose para la batalla se trataran.

Ronda como escenario monumental y la riqueza de detalles con la que se retrata el día a día en una cofradía hacen el resto para que, incluso quien no tiene el más mínimo interés en estos asuntos, se sienta fascinado