Quentin Tarantino se posiciona en la "guerra" contra Marvel y 'Star Wars'

Quentin Tarantino no quiere seguir callado y declara la guerra a Star Wars Marvel. El veterano director de Malditos bastardos Kill Bill vuelve a estar en boca de todos gracias al éxito de su película Érase una vez en… Hollywood, que tras hacerse con numerosos premios –como los Globos de Oro a Mejor Película Musical o de Comedia, Mejor Guion y Mejor Actor de Reparto (para Brad Pitt)–, parte a los Óscar 2020 con nada menos que 10 nominaciones.

Quentin Tarantino se ha posicionado en la "guerra por las películas" sobre la que ya opinaran Martin Scorsese o Francis Ford Coppola. (Imagen: Brian Dowling © 2019 CTMG, Inc. All Rights Reserved. / Image.net)

Todo este reconocimiento de la industria, quizá el mayor vivido por Tarantino, podría haber envalentonado al cineasta de 56 años –aunque, por otro lado, nunca se ha mordido la lengua a la hora de opinar sobre el cine de su época. O quizá se deba a que está al borde de una autoimpuesta jubilación –que alcanzaría con su décima película– y ya no tiene nada que temer. Sea como sea, la voz de Quentin sigue siendo tan relevante como cuando debutara en 1992 con Reservoir Dogs y solo dos años después ganara la Palma de Oro con Pulp Fiction.

Gracias a una entrevista de Tarantino con Deadline hemos sabido que el cineasta considera que en 2019 tuvo lugar una “guerra por las películas”. En pocas palabras, su opinión –que hasta cierto punto podría estar alineada con las de Martin Scorsese y Francis Ford Coppola–, no es particularmente benévola con las adaptaciones de cómics y otras grandes propiedades:

Realmente creo que el año pasado tuvo lugar una guerra por las películas”, asegura.

Por lo que puedo ver, el producto comercial cuya propiedad es ostentada por los conglomerados, los proyectos que todo el mundo conoce y lleva en su ADN, sean los cómics de Marvel, Star Wars, Godzilla o James Bond, esas películas nunca tuvieron un año mejor que 2019. Podría haber sido el año en que su dominio fuese completo. Pero en realidad no lo fue”.

Porque salieron muchas películas originales que pedían ser vistas, y ser vistas en las salas de cine. Y eso lo convirtió en un año muy, muy fuerte. Estoy muy orgulloso de estar nominado junto a esas otras películas. Creo que si hay que resumir lo más destacado del año, se trata del cine que no cae en esa categoría de blockbuster de propiedad, que tuvo una última resistencia este año”.

Enfrentarse a cosas como Vengadores: Endgame, que durante el mes anterior a su estreno y el posterior fue lo único de lo que se podía hablar… Intentaron hacerlo con Star Wars y creo que no les funcionó del todo, aunque no podías subirte a un avión de United Airlines sin encontrarte con toda la promoción, hasta los anuncios de seguridad incluían una escena de Star Wars”.

Aunque Tarantino no llega a condenar explícitamente las películas de Marvel –como sí hicieron Scorsese, Coppola y otros directores–, sus declaraciones dejan bastante claro su posicionamiento dentro de esta lucha entre las películas originales y las de franquicia. Con todo, cabe recordar que hasta hace no mucho el cineasta consideraba seriamente la posibilidad de hacerse cargo de una secuela de Star Trek (hasta que la más apetecible idea de realizar una tercera entrega de Kill Bill se impuso entre sus prioridades). Por otro lado, incluso los fans más acérrimos de Tarantino reconoce que a lo largo de sus casi 30 años de carrera se ha dedicado a “tomar prestado” de infinidad de títulos clásicos –y no tan clásicos– del cine. Pero al mismo tiempo, es innegable que su cine es mucho más que un simple remix, y que su cinefilia le ha servido para conformar un inconfundible “estilo Tarantino” que le sigue haciendo relevante a sus 56 años. 

Más historias que te pueden interesar: