El pápalo y otros quelites que podrían desaparecer porque en México pocos lo consumen

Rodrigo Neria Cano
Rodrigo Neria
Foto: LUIS ACOSTA/AFP via Getty Images

Desde tiempos prehispánicos en México se han consumido diversas especies de quelites como las verdolagas, el huauzontle, la flor de calabaza, el pápalo y los romeritos, porque contienen un alto valor nutricional, sin embargo en la actualidad, debido a su bajo consumo, están en peligro de desaparecer.

La aportación de estas plantas a la nutrición es muy alta, ya que según un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México, son una fuente muy importante de minerales y microminerales, vitaminas y fibra. Además cuentan con otras sustancias que ayudan a mejorar la Microbiota Intestinal que mejoran la salud de quien lo consume.

En ese mismo estudio de la UNAM, se menciona que los quelites ayudan a combatir la gastritis, debido a que tienen efectos positivos contra la bacteria Helicobacter pylori. Esa bacteria es la causante de la gastritis pero también está relacionada con otras patologías como las úlceras pépticas y el cáncer gástrico.

“La ingesta y cultivo de ésta y otras especies tradicionales se han reducido considerablemente, pues son subvaloradas y subutilizadas. ‘Ni los productores ni los consumidores las aprecian’.

“Se utilizan sólo de manera local, en asociación con una tradición cultural. Esas plantas crecen en sistemas agrícolas, como las milpas, pero han sido excluidas de las agendas de investigación y desarrollo.”

Así, pese a que en el país hay cerca de 500 especies de quelites ahora están por desaparecer y por esa razón, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) preparó para este 2020 un calendario con recetas para que las personas comiencen a integrarlos a su dieta.

En entrevista con Milenio, Mahelet Lozada, investigadora de la Conabio, explicó que en la Ciudad de México hay quelites hasta en las banquetas, pero que la gente ya no las reconoce como alimentos por desconocimiento.  

También explicó que, pese a que su consumo se da más en los lugares donde la actividad económica es el campo, también comienzan a ser desperdiciadas, “hay ciertas especies de recolección que con frecuencia son confundidos como malezas de otros cultivos; en el caso del maíz, echan herbicidas, plaguicidas y estas plantas ya no crecen y eso provoca que las poblaciones disminuyan. Así que dependiendo del quelite, son los diversos tipos de pérdida y sobre todo es el desprecio a estas especies”.

El calendario de estas especies realizado por la Conabio cuenta con 12 diferentes tipos de quelites y cada uno tiene varias recetas. Se puede comprar por 140 pesos, pero hay una mejor alternativa, ya que se puede descargar en formato PDF.