Quédate en Casa con Salud

(Getty images)

Todos estamos viviendo una etapa muy diferente de nuestras vidas, la mayoría de nosotros confinados en casa durante la pandemia del COVID-19. No podemos escaparnos al gimnasio, a la piscina o a un parque para hacer nuestro ejercicio habitual, y teletrabajar implica además estar sentado más tiempo del que solíamos.

Es un periodo estresante para la mente, que se está adaptando a un cambio sustancial en nuestro estilo de vida. Es natural que estemos preocupados por nuestra familia, por amigos que puedan ser vulnerables o estar aislados, por nuestra propia salud, nuestro trabajo, nuestros trabajadores esenciales o el futuro.

En este momento debemos preocuparnos tanto de nuestra salud física como de la mental. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado su campaña #HealthyAtHome para motivarnos a hacer justamente eso.

Estos son algunos de sus útiles consejos y sugerencias:

Estar físicamente activos

Para mantener la salud cardiovascular, la fuerza muscular y la flexibilidad, la OMS recomienda que todos los adultos sanos hagan 30 minutos de actividad física diaria; los niños deberían estar físicamente activos durante una hora. Incluso confinados en casa hay múltiples maneras de conseguirlo, y con las tecnologías de videoconferencia pueden sumarse amigos y familiares desde cualquier parte del mundo. Prueba:

●      Clases de ejercicio físico en Internet Desde las múltiples clases disponibles en YouTube sobre cualquier disciplina de ‘fitness’ a las sesiones en ‘streaming’ de tu profesor local de Pilates, hay una variedad enorme de contenido en Internet para hacer ejercicio aeróbico, de fuerza o de flexibilidad.

●      Bailar con música Basta montar una discoteca en el salón, pero si echas de menos los clubes nocturnos y los festivales, echa un vistazo a United We Stream – sesiones de DJs emitidas cada noche por ‘streaming’ desde los clubes más sofisticados de Berlín – o al canal del Festival Primavera Sound, que ofrece una selección de conciertos de los últimos años.

●      Jugar a videojuegos activos Límpiale el polvo a esa Wii Fit que tienes en el fondo del armario para ponerte competitivo y en forma delante del televisor.

●      Saltar a la comba Esta herramienta de entrenamiento, la favorita de muchos boxeadores profesionales, aumenta la resistencia, la velocidad, la coordinación y el ritmo en un espacio limitado.

●      Fuerza muscular y entrenamiento del equilibrio Todo lo que necesitas es una esterilla y unas pocas instrucciones ‘online’ para aumentar tu fuerza muscular y mejorar tu equilibrio. Subir y bajar escaleras y hacer ejercicios de estiramiento también ayuda.

Con muchos de nosotros trabajando desde casa en sillas de cocina o comedor inadecuadas, y viendo también probablemente mucha televisión, es importante recordar que estar demasiado tiempo sentados es perjudicial para nosotros. Siéntate frente a tu mesa correctamente (o trabaja de pie) y asegúrate de que te levantas, te mueves un poco y haces algunos estiramientos cada 30 minutos. Pon una alarma en tu teléfono y levántate cuando suene.

 

(Getty)

Proteger nuestra salud mental

La OMS señala que hay a nuestro alcance numerosas formas de cuidar nuestra propia salud mental y de ayudar a otras personas que puedan necesitar apoyo y cuidados extra:

●      Mantenerse informado, pero minimizar los canales de información Es importante escuchar los consejos de las autoridades nacionales y locales y seguir las noticias a través de medios de comunicación fiables, incluidas las redes sociales de la @OMS. Pero demasiada exposición diaria a las alertas de noticias, comentarios, especulaciones y ‘chats’ pueden dejarnos ansiosos, afligidos y con sensación de impotencia. Consulta las noticias sólo en determinados momentos, quizá sólo una o dos veces al día.

●      Mantén una rutina Por tentador que resulte estar en pijama todo el día comiendo patatas fritas y acostándose a las dos de la mañana, atenerte a tu rutina pre-COVID es beneficioso para tu salud mental. Levántate y acuéstate a la hora a la que lo harías normalmente, dúchate y vístete, haz comidas regulares y saludables, no olvides el ejercicio diario. Respeta el fin de la jornada laboral e incluye algunas actividades disfrutables en tu día.

●      Contacto social El confinamiento puede hacer que nos sintamos solos, aislados y tristes. Es importante comunicarse regularmente con los seres queridos por teléfono, mensajes o videollamadas, y preguntar por personas de las que no hemos sabido nada durante un tiempo.

●      Controla tu ingesta de alcohol Es una tentación beber de más para lidiar con la ansiedad de la pandemia, el miedo, el aburrimiento o la soledad. La OMS recomienda que limitemos o evitemos el alcohol; beber no protege contra los virus y puede aumentar tu riesgo de infección, y quizá olvides tomar precauciones como lavarse las manos. Ni que decir tiene que tampoco se recomienda el uso de drogas recreativas.

●      Tiempo de pantalla y videojuegos Mientras que puede ser una actividad relajante y divertida cuando se hace con moderación, pasar demasiado tiempo delante de la pantalla sin descansos puede afectar a la salud mental. Busca cuentas de redes sociales que sean positivas y te hagan sentir bien o reír; silencia las negativas y denuncia las noticias falsas.

●      Ayuda y aprecia a los demás Nuestro estado de ánimo mejora cuando hacemos la compra a un vecino que está en cuarentena (si podemos, claro), y también si participamos en el aplauso de las ocho de la tarde a nuestros profesionales sanitarios y esenciales  – verdaderamente les refuerza.

●      Si tienes un problema de salud mental Continúa tomando tu medicación habitual y estate en contacto con personal especializado para obtener apoyo durante el confinamiento en casa.

Para más información sobre cómo mantenerse bien durante el confinamiento por la pandemia del COVID-19, visita #HealthyAtHome.