Qué tomar para que los antibióticos no te sienten mal

Los antibióticos generan resistencias y alteraciones de la flora intestinal, que tiene un importante papel regulador y estimulante del sistema inmunitario. Así reduces su impacto sobre tu salud intestinal

Los pepinillos en vinagre son una excelente fuente de probióticos, que juegan un papel esencial en el cuidado y prevención de la salud intestinal, conservando el equilibrio de la microbiota y favoreciendo así el correcto funcionamiento del sistema digestivo e inmune. (Foto: Getty)

El frenético ritmo de vida de la sociedad actual y los constantes cambios de temperatura exponen constantemente al contagio y contracción de enfermedades infecciosas. La solución ante una infección bacteriana se encuentra principalmente en los tratamientos antibióticos, aunque estos pueden acabar causando diferentes reacciones adversas tras su toma.

Introducir cambios en la dieta cuando estás tomando antibióticos (y unos días después) así como  seguir el tratamiento y las recomendaciones médicas te ayudará a minimizar los efectos secundarios.

Objetivo: conservar el equilibrio

La microbiota intestinal, compuesta por microorganismos vivos, desempeña un papel esencial para la salud pues favorece la síntesis de vitaminas, la absorción de nutrientes y el correcto funcionamiento del sistema digestivo.

Por su parte, los antibióticos actúan sobre todas las bacterias del organismo, sin distinguir entre las poblaciones beneficiosas o potencialmente patógenas, y es esta desaparición la que acaba favoreciendo posteriormente el aumento de cepas nocivas. Esta alteración en el ecosistema intestinal se manifiesta como diarrea y, en los casos más graves, puede acabar provocando otros trastornos que afecten al sistema digestivo e inmunológico.

¿Cómo se evita?

Para prevenir posibles complicaciones y minimizar el impacto del antibiótico sobre la población bacteriana intestinal, se aconseja acompañar la toma de antibióticos con productos probióticos, siempre bajo las indicaciones de un profesional médico. Estos medicamentos contienen en su composición cepas cuidadosamente seleccionadas que reemplazan a los microorganismos eliminados con el objetivo de minimizar y reparar el daño producido en la microbiota intestinal tras la toma de antibióticos.

Los casos leves, que no hacen interrumpir el tratamiento antibiótico, se tratarán con ingesta abundante de líquidos dulces y salados. Se aconseja beber más agua que de costumbre y tomar tisanas de menta o jengibre para mejorar la digestión y la mucosa intestinal.

El uso indiscriminado de antibióticos así como el incumplimiento de las pautas han reducido la eficacia de esta terapia,  facilitando posteriores recaídas infecciosas. (Foto: Foto: Getty)

La diarrea es uno de los efectos secundarios más frecuentes y son muchos los pacientes que lo sufren durante el tratamiento con antibióticos. Este trastorno se produce como consecuencia de un importante desequilibrio en lamicrobiota intestinal, provocado por la destrucción de ciertas poblaciones de bacterias que resultan beneficiosas para la salud.

Los síntomas más comunes de la diarrea asociada al uso de antibióticos son el aumento de la frecuencia de evacuación y de la fluidez de las heces; y suelen aparecer durante la toma del antibiótico o entre 1 y 10 días después de la suspensión del tratamiento.

Los médicos desaconsejan los protectores estomacales debido a la acidez que provocan. (Foto: Getty)

Se ha comprobado que la toma de probióticos (principalmente Lactobacillus), como el yogur u otras leches fermentadas, ayuda a contrarrestar más eficazmente la diarrea que suele aparecer tras la toma de estos medicamentos.

El kéfir, kombucha, kimchi, la sopa de miso y hortalizas fermentadas como el chucrut pueden ayudar a repoblar la flora intestinal y a restaurar la salud del sistema digestivo. Los pepinillos y las conservas en vinagre

La gelatina y la sopa de pollo casera contienen una gran cantidad de minerales y aminoácidos beneficiosos para el organismo, incluyendo la glutamina, que mejora el daño en enfermedades inflamatorias intestinales.

Otros nutrientes beneficiosos para reestablecer el funcionamiento del intestino son los ácidos grasosomega-3, la vitamina Ay el zinc. Y el regaliz, el vinagre de manzana o el aloe vera te ayudarán a combatir las incómodas reacciones de la acidez.

¿Qué tratamientos funcionan?

Uno de los tratamientos que más evidencia ha demostrado para prevenir la aparición de diarrea asociada a la toma de antibióticos es la levadura probiótica (Saccharomyces Boulardii i-745)

Esta cepa se comercializa en España únicamente bajo el nombre del medicamento Ultra Levura. Este tipo de medicamentos cuentan con principios activos que no solo ayudan a mantener el equilibrio y salud de la flora bacteriana intestinal, sino que también reducen la duración e intensidad de todo el proceso diarreico.

Hoy en día, se sabe que productos probióticos como Ultra Levura pueden ayudar a restablecer la flora intestinal y a mejorar los efectos no deseados de la toma de antibióticos cuando esta resulta imprescindible. Comercializado por la farmacéutica internacional Zambon, se trata del probiótico más vendido del mundo y su uso está indicado para todas las edades. Sus funciones buscan asegurar y mantener la salud de la microbiota intestinal, así como restaurar el bienestar de todo el sistema digestivo. Al tratarse de una levadura probiótica, presenta resistencia natural a los antibióticos, por lo que Ultra Levura permite continuar y finalizar el tratamiento inicial sin sufrir el efecto secundario de la diarrea y previniendo la alteración del ecosistema intestinal.

¿Tomas antibióticos a menudo? ¿Qué medidas tomas para que no dañe tu estómago? 

También puede interesarte:

¿Prestas (suficiente) atención a las bacterias que viven en tu intestino?

¿Pueden los probióticos ‘curar’ el autismo?

¿Dejarías vivir a una bacteria (terapéutica) en tu intestino durante seis meses o un año?

El yogurt que reduce el cáncer

Deja ya de darle antibióticos a tu bebé, le estás poniendo en peligro

A ver si nos enteramos de una vez: los antibióticos no curan la gripe ni el resfriado

Si te duele la garganta ésta no es la solución