Qué son las células T y por qué su hallazgo supone la mejor de las noticias de cara a una futura vacuna contra el Covid-19

Qué son las células T y por qué su hallazgo supone la mejor de las noticias de cara a una futura vacuna contra el Covid-19

Poco a poco van llegando buenas noticias sobre la COVID-19. Una de ellas se explica en un artículo reciente: pacientes recuperados de la enfermedad provocada por el coronavirus desarrollan células T, algo fundamental para que la inmunidad exista a largo plazo.

Pero ¿qué son estas células T y por qué son importantes? Son un tipo de células del sistema inmune que participan en la defensa contra los virus. El sistema inmune es realmente complejo, formado por compuestos y células que actúan de manera coordinada, pero en distintos momentos.

A grandes rasgos, y por empezar a explicarlo, existen dos tipos de respuesta: humoral y celular. La respuesta humoral es de la que hemos estado hablando, y mucho, los últimos meses: anticuerpos e inmunoglobulinas pertenecen a este tipo de respuesta.

La respuesta celular es otra rama. Y en esta, las células T son fundamentales. Y lo son porque cumplen, entre otras, dos funciones: ayudan a las células que producen anticuerpos a producir más, pero también atacan directamente a las células infectadas por virus acabando con ellas.

Por todo esto, los investigadores decidieron comprobar si se habían generado este tipo de células en pacientes que hubiesen pasado la COVID-19. Pero para asegurarse de que lo que encontraban era lo que realmente buscaban, tenían que comparar también con personas que no se hubiesen contagiado.

Al analizar las muestras, encontraron células T específicas para el SARS-CoV-2 causante de la COVID-19 en pacientes que se han recuperado es una buena noticia. Significa que, en respuesta a la infección, nuestro cuerpo desarrolla toda su batería de respuestas. Y que haya células T implica que la inmunidad pueda ser a largo plazo.

También es interesante porque significa que las vacunas que se puedan generar crearán inmunidad a largo plazo. Para que nuestro cuerpo se proteja de patógenos como el coronavirus se tienen que crear células B de memoria, que almacenen los anticuerpos específicos y sean capaces de generarlos en grandes cantidades cuando hagan falta. Y aquí las células T también participan. Unas células T especiales, denominadas “Th” o colaboradoras – h por helper, ayudante en inglés.

Queda un detalle más, uno interesante… pero que se puede malinterpretar. Los investigadores encontraron células T que ayudarían a parar al virus de la COVID-19 también en personas que no habían pasado la enfermedad, parece que como resultado de inmunidad cruzada – si has “pillado” algo parecido, te protege hasta cierto punto. Pero este hecho aún tienen que confirmarlo y estudiarlo con más detenimiento.

Más historias que te pueden interesar: