Qué puedes hacer para tener un corazón sano

Llevar un estilo saludable en la juventud marcará nuestra salud cardiovascular y nuestra calidad de vida el día de mañana. Así puedes controlar los factores de riesgo comunes a muchas patologías crónicas pero que son especialmente incisivos en las enfermedades cardiovasculares

(Foto: Getty)
Un 90 por ciento de las enfermedades cardiovasculares son evitables, por delante de los cánceres que lo son en un 40 por ciento. (Foto: Getty)

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo, con más de 17 millones de muertes anuales (incluidas las enfermedades del corazón y los ictus), y también en nuestro país, donde son las responsables de casi el 29 por ciento de las defunciones anuales por delante de los tumores y las enfermedades respiratorias.

Por otro lado, los especialistas advierten de que, en edades precoces, la cardiopatía isquémica y los infartos de miocardio son más típicos en hombres pero que cada vez estamos asistiendo a un aumento de casos en mujeres jóvenes, debido a los cambios en sus estilos de vida, como es su inclusión en el hábito tabáquico y otros factores de riesgo que también están en aumento como el sedentarismo o la obesidad.

Con motivo de la Semana Mundial del Corazón, Cardioalianza, miembro de la World Heart Federation (WHF), nos invita a unirnos a la campaña mundial “Sé un héroe del corazón” que tiene el objetivo de inspirar a personas de todo el mundo a que sean #HéroesDelCorazón mediante la promesa de cuidar su corazón y también el de sus familiares y amigos.

“Se trata de concienciar a la población sobre la importancia en la prevención de la enfermedad cardiovascular y del papel corresponsable que tenemos cada uno de nosotros sobre el cuidado de nuestra salud, porque tenemos un reto importante como sociedad y es nuestra responsabilidad actuar para mejorar la salud de todos”, señala Maite San Saturnino como presidenta de Cardioalianza.

Y es que tal y como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS) podemos prevenir la mayor parte de las muertes cardiovasculares mediante la práctica de pequeños cambios en nuestro estilo de vida diario como seguir una alimentación equilibrada e ingerir bebidas más saludables, realizar más ejercicio físico y dejar el consumo de hábitos nocivos para nuestra salud como son el tabaco o el alcohol.

La campaña consiste en pensar una promesa en beneficio de la salud de nuestro corazón y compartirla en las redes sociales, junto con una foto protegiendo nuestro corazón, bajo el hashtag #HéroesDelCorazón.

Estos pequeños cambios pueden hacer una poderosa diferencia en nuestra salud cardiovascular; de hecho, el 80 por ciento de las muertes prematuras por enfermedades cardiovasculares podrían evitarse mediante el control de los cuatro principales factores de riesgo: el consumo de tabaco, la dieta poco saludable, la inactividad física y el uso nocivo del alcohol.

Un dato relevante que destacan los expertos es que hoy en día se tiene mucha más capacidad de detectar y prever las enfermedades cardiovasculares que los cánceres. Solo un 40 por ciento de los cánceres son evitables, pero en la enfermedad cardiovascular este porcentaje asciende hasta el 90 por ciento.

De hecho, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) advierte que las enfermedades cardiacas son la primera causa de muerte en nuestro país y cuidando la alimentación se consigue prevenirlas.

Con respecto a los factores de riesgo y su nivel de incidencia sobre la enfermedad cardiovascular, los profesionales destacan la importancia del control del colesterol LDL (“colesterol malo”) sobre la cardiopatía isquémica, y del control de la hipertensión en el caso del ictus. En relación con los fumadores, los expertos fueron claros, para quien fuma, el tabaco es su mayor enemigo y su primer factor de riesgo”, quienes precisaron que el riesgo que se disminuye en un paciente fumador, que ya ha tenido una cardiopatía isquémica, al año de dejar de fumar es de un 50 por ciento, algo que ningún fármaco es capaz de lograr hoy en día, por ello es clave fomentar estrategias enfocadas a dejar este hábito nocivo.

El boxeo es uno de los ejercicios cardiovasculares más completos. (Foto: Getty)
El boxeo es uno de los ejercicios cardiovasculares más completos. (Foto: Getty)

El ejercicio físico diario y pasar poco tiempo inactivo (controlando las ‘horas de pantalla’) están entre las medidas más eficaces para fortalecer el corazón según ha contado a Menudos Corazones Marta Flores, cardióloga infantil del Hospital 12 de Octubre (Madrid), hay muchas maneras de mantenerse activo. Por ejemplo:

  • Caminando siempre que se pueda: aprovechar los parques, conversar caminando en lugar de hacerlo sentados, bajarnos del metro o autobús una parada antes, hacer recados por nuestro barrio, salir a andar un rato a paso ligero antes de la cena…

  • Desplazarse en bicicleta.

  • Elegir las escaleras en vez del ascensor.

  • Colaborar en las labores de casa: limpiar, pasear a mascotas, hacer labores de jardinería…

  • Limitar el uso de la televisión: no tener televisión en la habitación de los niños, no acostumbrarles a tenerla encendida durante las comidas, no verla más de 2 horas diarias y limitar el uso de videoconsolas.

  • Evitar estar sentado más de 1 hora seguida: levantarse al baño, a beber agua, a estirarnos o incluso cuando tengamos que hablar por el móvil.

  • Aprovechar internet: hay muchos vídeos con los que podemos hacer ejercicio en casa.

  • Apuntarse a alguna actividad física con un horario concreto para introducirla en nuestra rutina semanal.

Cardioalianza
Cardioalianza

Por su parte, José Manuel Moreno Villares, coordinador del comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría, aconseja prestar atención a lo que comemos y al entorno. Es más saludable reunirse para comer, en familia, que hacerlo solo frente al televisor o con el móvil”, apunta el experto.

En cuanto a lo que ponemos en el plato, la tendencia actual es ir hacia una dieta más verde y con menos carne y procesados. Lo ideal es optar por una dieta variada, rica en frutas, verduras y productos con cereal integral; recuperar las legumbres; moderar el consumo de carne (sobre todo, carne roja); tomar pescado al menos dos o tres veces a la semana; y lácteos suficientes (dos a tres raciones al día, alguna de ellas fermentadas); y, como bebida principal, el agua.

“De este modo se reduce el colesterol, un factor que vuelve a las personas propensas a un infarto, explica el doctor Carlos Fernández Newball, asesor médico de Bayer. Para evitarlo se recomienda el consumo de avena, pues contiene betaglucanos, un componente que, como parte de una dieta variada y equilibrada, actúa en nuestro organismo para mantener y/o disminuir el nivel del colesterol. De hecho, un bol de avena de 40g contiene el 47 por ciento de los betaglucanos necesarios al día para reducir el colesterol en la sangre”.

Y es que la prevención de este tipo de enfermedades está en la mano de uno mismo. Por eso es tan importante el control de los factores de riesgo (colesterol, hipertensión, diabetes, obesidad, tabaco, etc.) para poder retrasar al máximo la aparición de la enfermedad cardiovascular y lograr, además de una mayor longevidad, una mayor calidad de vida durante más tiempo.

Y tú, ¿cómo cuidas tu corazón?

También puede interesarte:

4 señales (en mujeres jóvenes) de que podrías tener la enfermedad del anciano

La enfermedad que lleva al infarto empieza a los 15 años de edad

4 cambios necesarios para que un adulto sedentario tenga un corazón sano