¿Qué problema (serio) de salud se puede curar con humor?

Confirmado: la risa es la mejor medicina

Reírse ante las adversidades nos ayuda a llevarlas mejor e incluso a superar muchos malos tragos y enfermedades. (Foto: Getty)

El humor es un extraordinario catalizador de las relaciones personales y, sin duda, es fundamental para afrontar cualquier revés en la vida.

Introducir el sentido del humor y la risa en educación en salud y en la relación terapéutica que se establece entre el médico, el enfermo y los familiares puede tener importantes consecuencias positivas para la salud. Así lo consideran de la Sociedad Española de Diabetes (SED)

Según el endocrinólogo Daniel Figuerola, “el humor es un ingrediente esencial del cóctel que debe tener una adecuada educación terapéutica, en la que no debe faltar pedagogía, psicología y biomedicina”.

La risa forma parte de nuestras raíces genéticas y es anterior al lenguaje. Para que sea auténtica y espontánea requiere de otras personas. (Foto: Getty)

Y es que, en opinión del presidente de la Fundació Rossend Carrasco i Formiguera de Barcelona (España), el humor es un poco como las vitaminas, los antioxidantes, la homeopatía, las flores de bach, los grupos de apoyo o los masajes, y se podría considerar una TAC (Terapia Alternativa y Complementaria)”.

Con todo, existen bases científicas y biológicas que avalan la utilidad de este económico recurso terapéutico e, incluso, se ha demostrado en estudios bien diseñados la eficacia del humor en algunos trastornos de salud.

En concreto, un estudio en Japón descubrió cambios positivos en la composición de la sangre de pacientes diabéticos. Estos cambios son relativos a niveles de proteína en la sangre estrechamente relacionados con ansiedad y depresión, lo que sugiere que hay un vínculo importante entre la enfermedad y los patrones depresivos y ansiosos. El estudio también sugiere que la risa puede disminuir el progreso de la neuropatía diabética y el impacto anímico en las personas de esta enfermedad.

La risa puede acelerar la “curación”:  tiene claros beneficios psicológicos, estimula el corazón, disminuye el dolor y crea vínculos entre personas

Además, al reírnos recargamos la energía positiva, manejamos mejor las situaciones estresantes, así como la producción de cortisol y otras hormonas suprarrenales asociadas con el estrés. La risa también favorece la circulación de la sangre y la regulación de la serotonina.

De hecho, el impacto de la risa es equivalente en este sentido al ejercicio moderado. Por ejemplo, un minuto de risa equivale a 10 minutos en una máquina de remo (ejercicio cardiovascular).

Algunos beneficios de la risa. (Foto: Pinterest)

Por el contrario, la frustración es la actitud “más peligrosa y endémica”. Ante una mala situación o una noticia desalentadora (como una enfermedad), el mejor remedio, en opinión de los expertos, es promover un “estado general de optimismo y esperanza” que ponga fin al abatimiento y la tristeza, porque esto “no va a resolver nada y que nos va a hundir”.

Según destaca la psicóloga clínica Gemma Peralta, de la Fundación Rossend Carrasco i Formiguera, “en diferentes estudios se ha evidenciado un poder terapéutico en cáncer, en trastornos de la memoria asociados con la tercera edad, en algunos trastornos mentales y en diabetes”.

Como resultado de todos estos efectos positivos, cada vez es más común el uso de la terapia de la risa, particularmente con niños. Se ha probado por ejemplo que la visita de un payaso antes de una cirugía es muy efectiva para reducir la ansiedad.

No obstante, la especialista reconoce que todavía“hacen falta estudios mejor diseñados, tanto a nivel metodológico como incorporando grupos control”.

Hay otros estudios que sugieren posibilidades interesantes sobre los efectos dela risa en el cuerpo. Además de los mencionados, la risa ha demostrado servir para reducir la percepción del dolor, aumentar la energía disponible, reducir los síntomas del asma y disminuir las alergias cutáneaa, ya la risa aumenta la producción de células T.

La idea de que la risa es terapéutica fue popularizada por Norman Cousins en un artículo publicado en 1976 por la revista The New England Journal of Medicine, que luego se convirtió en un libro. Su teoría es que todas las fuerzas positivas (la risa es la mayor de todas ellas) son poderosos antagonistas de la depresión.

Cousins curó su propia enfermedad “incurable” (Spondylitis Anquilosante, una degeneración de la columna vertebral), recetándose una dieta de películas y libros cómicos.

Cousins describe su aflicción con una enfermedad degenerativa dolorosa y potencialmente mortal (espondilitis anquilosante), que trató exitosamente con vitamina C, los Hermanos Marx y episodios de la vieja serie de televisión. Y es que al escuchar chistes o ver comedias se tolera mejor el dolor y calificaban la experiencia como “menos desagradable”.

El humor ayuda a liberar endorfinas, dopamina, serotonina y también adrenalina, hormonas que contribuyen a mejorar la salud y que refuerzan el bienestar físico. También activa la llamada “vis curatrix” o fuerza curativa, reduciendo hasta en un 60% el tiempo de recuperación de los pacientes.

También te puede interesar:

El archifamoso ‘Let it go’ que Elsa canta en Frozen es el mejor consejo de salud

18 pasos para recuperar la alegría (por la ‘coach’ más famosa de la tele)