¿Qué pide ERC para hacer presidente a Sánchez?

El cuadro dirigente de ERC celebra los resultados obtenidos el 10-N. (Photo by David Zorrakino/Europa Press via Getty Images)

  

El 11 de noviembre trajo un pacto entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias que sorprendió a casi toda España. Tanto a muchos de los miembros de PSOE y Unidos Podemos como a los del resto de partidos. El caso es que el preacuerdo entre ambos está superando muchas de las adversidades con las que se está encontrando en el camino. Aunque aún le queda una. Descartado por el momento la abstención de PP o Cs para la investidura, ERC se convierte en una pieza clave que Pedro Sánchez debe atraer como sea. Un apoyo que en la oposición estarán mirando con lupa para poner el grito en el cielo dependiendo de las contrapartidas que conlleve.

De momento solamente se sabe que la negociación comenzará mañana martes con una reunión entre los equipos negociadores bajo la tutela de la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y el portavoz de los nacionalistas catalanes en el Congreso, Gabriel Rufián. ¿Pero qué es lo que pide ERC para hacer presidente a Sánchez? La pregunta no tiene una respuesta sencilla.

Para empezar, dependerá de lo que la militancia de ERC conteste esta noche a la pregunta que le ha planteado la dirección del partido: "¿Está de acuerdo con rechazar la investidura de Pedro Sánchez si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?". Una respuesta que los líderes del partido esperan que sea un ‘no’.

Y para seguir habrá que hacer hueco a las demandas de los políticos presos considerados poco menos que mártires de la causa. Pero ya podemos aventurar algunas peticiones que los de Oriol Junqueras llevarán a la reunión de mañana. 

  • ERC tiene previsto exigir que el PSOE se comprometa a una mesa de partidos entre ejecutivos con un calendario concreto. Si Sánchez no acepta esta mesa, ERC ya ha avanzado que su voto "será un 'no'". ERC quiere que se evidencie que “los dos gobiernos vuelven a estar sentados enfrente pero no enfrentados. Sentados y hablando".

  • Que la negociación sea de igual a igual, con un claro reconocimiento de legitimidad  "de los representantes de la mayoría en Cataluña y en España".

  • Los republicanos catalanes quieren que la mesa de partidos se inicie sin vetos previos. Es decir, que conceptos como la autodeterminación y la amnistía puedan ser debatidos en la misma. Pero en este apartado ya no existe el concepto de "exigencia".

  •  El líder de Esquerra, Pere Aragonès, también emplaza al Gobierno de Sánchez a aceptar someter a referéndum cualquier acuerdo al que en el futuro lleguen los ejecutivos gracias a esa negociación. Esta petición la justifican por lo que consideran "un histórico cúmulo de incumplimientos y de malentendidos".

¿Son todas estas medidas innegociables? Para nada. Desde el partido catalán ya han reconocido que se muestran abiertos a escuchar alternativas. Es decir, que hay predisposición a negociar entre lo que ellos plantean y lo que Moncloa proponga de su lado. En un artículo publicado ayer en La Vanguardia Aragonès asegura que "no es tiempo de reproches". La predisposición de ERC es total como demuestra el hecho de que han recuperado como punto de partida la declaración de Pedralbes, suscrita el 21 de diciembre entre Gobierno y Govern, donde se apuesta por encontrar una solución democrática bajo un marco de "seguridad jurídica".

En realidad, fuentes del entorno de la negociación son mucho más optimistas de lo que pudiera entenderse de estas exigencias y las enmarcan en la necesidad de ERC de mantener una postura firme de cara al electorado catalán. Una postura que no difiera demasiado de la cerrazón del PDeCAT para que los de Quim Torra -y las CUP- no les puedan atacar y erosionar como 'blandos' o 'traidores' a la causa de cara a las elecciones autonómicas de Cataluña que se esperan para primavera.

Más historias que te pueden interesar: