¿Qué le haríais a la persona, por llamarla de alguna manera, que ha escrito esto en el coche de una doctora?

·3 min de lectura

Empezaron con los chinos. Y por eso se le cambió el nombre al virus. Para que no le llamáramos neumonía china y estigmatizáramos a todo un país.

Siguieron con los abuelos. Es una enfermedad, dijeron, que mata sólo a viejos. Y algunos países como el Reino Unido llegaron incluso a proponer que imperara la ley del más fuerte, una especie de selección natural o un sobreviva quien pueda.

Y ahora les toca a los médicos. Sí, a los mismos que nos están salvado la vida.

Así ha aparecido el coche de una ginecóloga de Barcelona. Rata Contagiosa le han pintado con espray en el garaje de su bloque de viviendas.

El  coche de esta ginecóloga de Barcelona lo ha pintado, en el garaje, un vecino (fuente: Twitter / Risto Mejide)
El coche de esta ginecóloga de Barcelona lo ha pintado, en el garaje, un vecino (fuente: Twitter / Risto Mejide)

Rata contagiosa, le ha escrito un vecino. O vecina. Se lo ha pintado en el coche alguien que vive junto a ella y que tiene acceso al garaje, una persona con la que se ha cruzado multitud de veces, alguien que en el ascensor le sonríe, le da los buenos días o le pregunta por el tiempo. “Vaya, dicen que hoy va a llover, qué fastidio”.

Alguien que ha pasado de hablar de la lluvia a escribirle rata contagiosa en el coche. Risto Mejide confirmaba este miércoles la veracidad de la fotografía -es tan dura que pensábamos que era un fake- en su cuenta de Twitter.

El autor del grafitti se lo ha pintado en el coche, como una marca de la vergüenza, para que la doctora circule por la calle igual que los judíos durante el régimen nazi: marcada. A otros doctores también les han marcado con notas en sus portales.

O a trabajadoras de supermercado, como este caso en un bloque de viviendas de Cartagena.

¿Entre qué monstruos estamos viviendo?

Si fueramos monstruos como ellos, les desearíamos que enfermaran y nadie les atendiera, o que tuvieran hambre y nadie les vendiera comida. Se puede entender, porque lo tenemos todos, el miedo a coger el coronavirus. El miedo es normal. Pero ese miedo también lo tienen, multiplicado por mil, las personas que salen de casa cada día para intentar salvarnos la vida.

No sé vosotros, pero yo haría pública las caras de las personas que están dejando esos mensajes. Se creen con el derecho a marcar a los demás. Marquémosles también a ellos. ¿Qué os parece?

Más historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente