La protagonista de 'Matilda' reaparece para defender a Britney Spears: qué ha sido de ella todos estos años

Cine 54
·5 min de lectura

Por Alberto Cano.- Afrontar el peso de la fama nunca es fácil, y cuando eres una actriz de menos de 10 años que de la noche a la mañana se convierte en una nueva y prometedora estrella de Hollywood, mucho menos. Esto es lo que le pasó a Mara Wilson, la joven promesa de los 90 a quien vimos en Matilda y Mrs. Doubtfire, que decidió aparcar el éxito ante las cámaras con tan solo 13 años.

Ahora, con 33, reaparece para comparar su experiencia con la de Britney Spears, siendo víctima de la sexualización de la industria cuando era una niña.

Cartel de Matilda (TriStar-Sony Pictures); Mara Wilson (Instagram/MaraWilson)
Cartel de Matilda (TriStar-Sony Pictures); Mara Wilson (Instagram/MaraWilson)

A partir de los 2000, Mara desapareció por completo de la industria para centrarse en sus estudios, y salvo pequeñas intervenciones en documentales, webseries o trabajos de doblaje, no volvió a aparecer ante las cámaras. Sin embargo, nunca se ha cortado a la hora de hablar de su mala experiencia en Hollywood a finales de los 90, y aunque siempre se ha mostrado muy orgullosa de sus papeles más clásicos, escribió un libro en 2016 contando muchos de los problemas a los que tuvo que hacer frente.

Ahora vuelve a abordarlos en un artículo para The New York Times, donde a raíz del documental Framing Britney Spears y el despertar de la conciencia cultural del mundo alrededor del acoso que vivió la cantante, la actriz ha declarado sentirse identificada con su situación, la manipulación a la que le sometieron los medios y la sexualización de su figura.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y es que Mara Wilson, como bien relataba en su libro Where am I now?, con películas como Mr Doubtfire o Milagro en la ciudad se ganó una imagen de niña extremadamente tierna, un estereotipo con el que le fue imposible lidiar al alcanzar la adolescencia y por el que incluso llegaron a sexualizarla. En el libro se hacía eco de una reseña que la dejó en shock en la que un crítico, al verla sonreír, la veía tan adorable que llegó a decir que quería “zarandearla de sus pequeños y adorables hombros hasta que sus dientes chirreen”.

Tras rodar Matilda tuvo que enfrentarse a la muerte de su madre a causa de un cáncer, pero también a que desde Hollywood empezaran a rechazarla por sus cambios físicos en la pubertad. "Tu cuerpo ha cambiado. Nos dimos cuenta de esos cambios al revisar las tomas. Así que tal vez podrías usar un sujetador deportivo”, le decía la directora de Thomas y el ferrocarril mágico mientras su cuidadora le llenaba su habitación de dichas prendas.

El rechazo de la industria le quedó aun más claro cuando un director de casting le dijo con tono despectivo que tenía el perfil para interpretar a la “amiga gorda” en una película. "Fue entonces cuando entendí que las cosas habían cambiado. A los 13 años ser bonita era lo que importaba. Y no sólo en el mundo del cine y la televisión", explicaba Wilson en su publicación de 2016.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Con estas vivencias, que finalmente derivaron a su huida de los focos, Mara Wilson aborda el caso de Britney Spears calificando su historia como “un ejemplo sorprendente” y “terrible” de un fenómeno del que fue testigo durante años. “Nuestra cultura edifica a estas chicas solo para destruirlas. Afortunadamente, la gente se está dando cuenta de lo que le hicimos a la Sra. Spears y empieza a disculparse con ella. Pero seguimos viviendo con las cicatrices”, comenta en el artículo.

“Lo más triste del colapso de la Sra. Spears es que nunca tuvo que suceder. Cuando se separó de su marido, se afeitó la cabeza y atacó furiosamente al coche de los paparazzi con un paraguas, la narrativa se vio obligada, pero la realidad era que era una nueva madre que se enfrentaba a cambios importantes en la vida. La gente necesita espacio, tiempo y cuidado para lidiar con esas cosas. Ella no tenía nada de eso”,opina.

A Wilson muchos momentos de la vida de Britney Spears le resultan “familiares”, en especial la manipulación y sensacionalismo con el que los medios han tratado el caso. Sin embargo, reconoce que su vida fue “más fácil” porque a diferencia de la cantante siempre contó con el apoyo de su familia.

También habla de cómo Spears fue automáticamente calificada de “chica mala” por mostrar algún signo de sexualidad, reconociendo que cuando se encontraba publicaciones como una portada de Rolling Stone destacando sus virtudes físicas o mensajes en foros hablando de los pezones que sobresalían de su camisa en una fotografía, tuvo bien claro que nunca querría seguir ese camino en su carrera. Pero le fue imposible huir del sensacionalismo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pone el ejemplo de cuando un medio canadiense la calificó de "mocosa malcriada" durante la promoción de Thomas y el ferrocarril mágico y de las preguntas de la prensa sobre si tenía novio, qué actores le parecían guapos e incluso pedirle su opinión en temas polémicos como el arresto de Hugh Grant en los 90 por pedir una prostituta, cuando tenía 10 años. Además, también habla de las cartas donde hombres de 50 años declaraban estar enamorados de ella y de encontrarse fotos suyas en webs de fetichismo de pies y pornografía infantil.

“Hollywood ha decidido abordar el acoso en la industria, pero nunca fui acosada sexualmente en un set de rodaje. Mi acoso sexual siempre llegó por parte de los medios y del público, matiza la actriz de Matilda.

Además de volver a los medios en 2017 para revelar su condición bisexual, en los últimos años ha trabajado en webseries como Missed Connection, prestado su voz en series de animación como BoJack Horseman, Batman del futuro o Big Hero 6: La Serie, y participado en podcasts. Sin embargo, su gran pasión está en la escritura. Además de escribir una obra de teatro, varios artículos y su libro Where am I now?, Mara mantiene un blog donde vuelca historias e impresiones de manera periódica. Sus redes sociales están repletas de peticiones de ayuda al prójimo, nostalgia, fotos de su gato y momentos divertidos.

Sin embargo, ella sigue manteniéndose fuera del foco mediático y no parece que tenga intención de recuperar el estatus de estrella ni revivir la presión que experimentó siendo una niña.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Cartel de Matilda (TriStar-Sony Pictures); Mara Wilson (Instagram/MaraWilson)