Qué ha sido de Estíbaliz Sanz, la primera chica Playboy española que no llega a fin de mes

Quién la ha visto y quién la ve. La vida de Estíbaliz Sanz, la que fuera una de las principales Sex Bomb de España a mediados de los noventa, ha experimentado un giro de 180 grados. La exmodelo y actriz nacida en 1973 se alejó de los focos y actualmente vive arrastrando una precaria situación económica.

Estibaliz Sanz en un acto de Madrid en mayo de 2001 (PS/©KORPA, Fuente: Gtres)

Estíbaliz Sanz saltó a la fama tras convertirse en la primera chica Playboy española. Tras sus pinitos como modelo, y ganar títulos como Miss top model mundial en el año 1995, probó suerte en el mundo de la interpretación trabajando en la compañía artística de Juanito Navarro con la obra Contactos, además de participar en la película Tiempos mejores de Jorge Grau.

La de Vizcaya alcanzó la fama televisiva como colaboradora del mítico programa Crónicas marcianas donde se convirtió en todo un sex-symbol, digna protagonista de las portadas de la extinta revista Interviú. Sin embargo, tras esta etapa tan exitosa y mediática, la que años atrás fue un icono de belleza y desfiló por las mejores firmas a nivel internacional tocó fondo.

Su participación en el reality de Telecinco Hotel Glam en 2003 marcó un punto de inflexión en su carrera a pesar de que se convirtió en la segunda expulsada. Un formato que, como recordarás, era una especie de Gran Hermano pero con una vuelta de tuerca ya que los concursantes, de perfil bajo como Dinio, Yurena o Aramís Fuster, convivían en un hotel de lujo.

La notable fama de entonces quedó reducida a añicos. Su imagen pública se fue desvirtuando protagonizando más chismes que triunfos profesionales como los numerosos escándalos que desempeñó junto a Pocholo Martínez Bordiú a quien acusó de malos tratos. De hecho, en una entrevista con la revista Lecturas en 2017 confesó que el sobrino de Cristóbal Martínez-Bordiú le había llevado por mala vida: “No he vuelto a tener ningún trato, ni tampoco querría tenerlo. Fue una experiencia en mi vida muy negativa. Dejé la relación cuando más fuerzas tenía”.

A pesar de que antaño ganaba 500.000 euros mensuales por su trabajo en el programa liderado por Javier Sardà, la cadena de Fuencarral recogió en mayo de 2014 que la exmodelo se encontraba trabajando como barrendera interina en un municipio de Cataluña.

Una vez más nos encontramos ante otro juguete roto para quien haber salido en la caja tonta le ha perjudicado a la hora de buscar empleo alejado de este medio, como también le sucedió a Jorge Berrocal. “Este alumbramiento televisivo y mediático ha condicionado mi vida profesional y personal en los últimos dieciocho años. Pero todo tiene un precio. Cuando esto de la telerrealidad acabó por explosionar acaba salpicando a todo el mundo y entonces es cuando se generan los estigmas”, se sinceraba en Chester este mismo año el participante de la primera edición de Gran Hermano.

En 2015 la propia protagonista aseguraba en la revista Cuché, como se hicieron eco otros medios como El Comercio, que se encontraba en tratamiento psiquiátrico a causa de una fuerte depresión que le había hecho pensar en el suicidio en más de una ocasión. "Estoy muy medicada. Tomo nueve pastillas en el desayuno, tres a la hora de comer y siete antes de dormir”.

EL CALVARIO DE ESTÍBALIZ SANZ

Todavía recuerdo cómo en 2017, años después de caer en el olvido, reapareció en el desaparecido programa Cámbiame motivada para cambiar de imagen de la mano de los estilistas. En ese preciso instante la audiencia comprobó cómo su antigua vida de excesos y repleta de baches le había pasado factura. “Estoy cansada de ir siempre con tejanos, zapatillas de deporte y mal peinada. Tengo la autoestima muy baja”, confesaba en el formato producido por La Fábrica de la Tele.

Actualmente hay más sombras que luces en la vida de Estíbaliz Sanz como ella misma admitió el pasado mes de julio ante las cámaras de Sábado Deluxe , confesando que necesita la ayuda económica de sus padres para llegar a fin de mes ya que subsiste a duras penas con 426 euros con los que mantiene a Kyle, su hijo de 10 años. Y es que según relató en el programa, su expareja únicamente le ingresa una manutención de 250 euros por el menor que tienen en común y que invierte en los gastos del colegio, uniformes y libros.

Sorprende además la mala relación entre ambos progenitores ya que el aludido, Antonio Molina, contactó con la periodista Gema López para desmentir las acusaciones. Estíbaliz Sanz se defendía y contratacaba con una dura acusación: "Ayer cuando me entregó a mi hijo me dio una nota para que dijera todo lo que tenía que decir sobre él". De cualquier manera, la actriz rehizo su vida sentimental con el exnovio de Antonio Canales que, todo sea dicho, es conocido por haber sido pillado en una playa manteniendo relaciones sexuales con el bailaor.

En la misma entrevista la vedette culpaba a las drogas de su caída del mundo del espectáculo. "Con problemas estuve un par de años y recuperarme sólo dos meses. Dije: hasta aquí, no puedo más, me voy a morir y no me quiero llevar por delante a mi familia. Me arrepiento muchísimo de lo que pasó hace 15 años”, zanjaba. Cabe recordar que en 2014, también en Sálvame Deluxe, se abrió en canal con Jorge Javier Vázquez para abordar esta miseria, revelando que “me podía pasar algo. De un día para otro me podía morir”.

La triste historia de Estibaliz Sanz, que fue perdiendo poco a poco la popularidad, nos recuerda que la fama es efímera.

Para seguir leyendo:

Alicia Senovilla, la presentadora que nos descubrió a Belén Esteban y que ahora vende pantalones vaqueros

Furor, el concurso que sigue más presente en nuestras vidas de los que creeríamos