¿Qué 'glamuroso' hábito es tan tóxico y adictivo como el tabaco?

Los neumólogos españoles en contra de la tabacalera Philip Morris por presentar este producto como eficaz para la reducción del daño ocasionado por el consumo de tabaco. Esta es la realidad

Famosos como Carla Bruni han recurrido al cigarrillo electrónico para dejar de fumar pero la ciencia ha demostrado <span class><span class>cómo afecta el vapeo a la salud y los resultados son preocupantes.</span></span> (Foto: Getty)
Famosos como Carla Bruni han recurrido al cigarrillo electrónico para dejar de fumar pero la ciencia ha demostrado cómo afecta el vapeo a la salud y los resultados son preocupantes. (Foto: Getty)

Lo conocemos desde hace años porque al vapeo se le ha dado mucha coba desde todos los sectores, pero por mucho que nos digan que los cigarrillose son mejores que los convencionales y que nos pueden ayudar a dejar de fumar, hay datos (científicos) que lo niegan.

De hecho, como publica el diario ABC, el IQOS no evita la presencia de sustancias tóxicas que son nocivas para el organismo del fumador, ya que el humo de estos dispositivos tiene el 84 por ciento de la nicotina encontrada en los cigarrillos convencionales, así como sustancias tóxicas y cancerígenas.

<span class="st">En líneas generales, los médicos desaconsejan el recurso sustitutivo del cigarrillo electrónico<em>. </em></span>(Foto: Getty)
En líneas generales, los médicos desaconsejan el recurso sustitutivo del cigarrillo electrónico. (Foto: Getty)

Por eso la nueva estrategia de la industria tabaquera para promocionar y vender el dispositivo para fumar IQOS (I Quit Ordinary Smoking), iniciales en inglés de “dejo el tabaco habitual”, ha puesto en jaque a las autoridades sanitarias españolas que no están dispuestas a permitir más engaños ni burlas a los consumidores.

De ahí que la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) haya enviado un comunicado exponiendo su postura respecto para aclarar que es un producto que está basado en el calentamiento del tabaco, en lugar de en la combustión del mismo, como ocurre con el cigarrillo normal. Esta característica hace que el humo que se libera como consecuencia del consumo de IQOS contenga un menor número de sustancias tóxicas que el que se libera de los cigarrillos normales, por lo que Philip Morris presenta este producto como eficaz para la reducción del daño ocasionado por el consumo de tabaco”.

A las vista de los nuevos datos, lo mejor será<span class="st"> mantener una actitud crítica y cautelosa hacia los <em>e</em>–<em>cigars</em> y ser conscientes de los peligros potenciales de este producto. </span>(Foto: Getty)
A las vista de los nuevos datos, lo mejor será mantener una actitud crítica y cautelosa hacia los ecigars y ser conscientes de los peligros potenciales de este producto. (Foto: Getty)

5 zascas a la compañía tabaquera líder del mercado español
Esto es lo que dijeron en su día los responsables del invento. Sin embargo, los resultados de los pocos estudios independientes que se han realizado hasta el momento actual, teniendo en cuenta que “este es un dispositivo de muy reciente creación”, indican que la relidad es la siguiente:

  1. Sigue siendo un hábito nocivo y adictivo para quienes lo consumen, según un estudio publicado en Journal of Occupational and Environmental Health (Journal of UOEH) en 2017 y llevado a cabo por investigadores de Japón, y otro estudio publicado en JAMA Internal Medicine, por investigadores de Suiza.

  2. En cuanto a la cantidad de sustancias cancerígenas como nitrosaminas, componentes volátiles orgánicos y de hidrocarburos aromáticos policíclicos, también es menor a la encontrada en el humo liberado por los cigarrillos. No obstante, esta cantidad es suficiente para causar toxicidad en el organismo de aquellos que lo consumen, según el mismo estudio.

  3. Igual pasa con la cantidad de hicrocarburos aromáticos policíclicos presentes en el humo liberado por IQOS, que aunque es menor que la encontrada en el humo liberado por los cigarrillos normales es suficiente para causar toxicidad en el organismo de aquellos que lo consumen.

  4. Además, uno de estos hidrocarburos aromáticos policíclicos, el acenafteno, se encontró en el humo del IQOS en una concentración sensiblemente superior (más del doble) a la encontrada en el humo de los cigarrillos normales, según el mismo estudio en JAMA.

  5. Por otro lado, en el vapor de los cigarrillos electrónicos se han hallado metales como el níquel, el cromo y el plomo. “Es de destacar que los niveles de níquel hallados en el vapor de los cigarrillos electrónicos son más elevados que los detectados en el humo de los cigarrillos. La International Agency for Research on Cancer clasifica todas estas sustancias como carcinogénicas, sin determinar un umbral de seguridad para su consumo. Además, algunas de estas sustancias tienen capacidad para producir daño en el intersticio pulmonar”, advierte el doctor Carlos A. Jiménez Ruiz, presidente de Separ.

Con estas evidencias científicas, los expertos pretenden desemmascarar las mentiras de la campaña publicitaria que está desarrollando Philip Morris para la promoción y venta de este dispositivo. “El IQOS sigue siendo un dispositivo tóxico para la salud de aquellos que lo utilizan y, por supuesto, no sirve para ayudar a dejar de fumar”, concluye el doctor.

¿Consideras que el cigarrillo electrónico es realmente útil para dejar de fumar? ¿Qué piensas sobre los riesgos que conlleva?

También te puede interesar:

El nuevo (y doloroso) efecto de la nicotina en tu cuerpo

¿Qué sabes de la droga (ilícita) más consumida en el mundo?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente