Nicolás Coronado, el hijo pródigo regresa a la televisión tras dos años de ausencia

Televisión Española (TVE) ha revelado quiénes son los 16 nuevos concursantes que se colgarán el delantal en las cocinas de MasterChef Celebrity. Y aunque la polémica está servida en esta quinta edición por la denuncia de Willy Bárcenas, que ha revelado que habría sido vetado del casting por ser hijo del extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas, una vez más la entrega se promociona cargada de personalidades de diferentes ámbitos: desde presentadores, periodistas, humoristas y modelos hasta actores, deportistas y políticos.

Aunque si hay un fichaje con el que especialmente me he quedado a cuadros ha sido el de Nicolás Coronado, el hijo del actor José Coronado, que se asomará a los fogones del programa de La 1 después de que muchos espectadores le perdiéramos el rastro tras su última aparición en Servir y proteger hace dos años.

(©Gtres autor Daniel Gonzalez)

Qué ganas tengo de que se estrene MasterChef Celebrity 5 para descubrir cómo Lucía Dominguín se las trae en la cocina con su sobrino Nicolás Coronado que es otro de los grandes desconocidos del clan. Un actor con pedigrí que ya ha expresado su emoción por participar en el talent culinario: “Tengo el gusto y el placer de caminar con vosotros en esta nueva edición. Ojalá que nos lo pasemos muy bien todos, vosotros y nosotros. Que no nos hagan muchas perrerías y si nos las hacen por lo menos que nos enseñen a cocinar de paso”.

Eso sí, ha dejado claro que conserva una relación muy básica con la cocina, vamos que parece que no tiene ni la más remota idea: “Yo vivo solo, bueno con mis 20 animales, y tengo que cocinar todos los días pero muy de supervivencia, muy de guerrilla. Nada de alta cocina elaborada, espumas y cosas de esas. Entonces, me pueden pillar por donde quieran y cuando quieran. Yo solo prometo dar mi 100%, mi buen rollito siempre y ojalá que sean muchos programas y largo el camino que compartamos”.

Pero a diferencia de su tía, la empresaria Lucía Dominguín, comprobamos que Nicolás Coronado ha continuado el legado artístico que conllevan sus apellidos. Y es que si hablamos de un descendiente de famosos que ha seguido los pasos de sus progenitores este madrileño de 32 años recién cumplidos se lleva la palma. A pesar de que el guaperas del casting de MasterChef Celebrity 5 lleva en activo desde 2010, la realidad es que el hijo del actor José Coronado y de la diseñadora de moda Paola Dominguín debutó como modelo siendo un bebé. Un primer trabajo muy especial ya que posaba acurrucado en los brazos de su tío Miguel Bosé en la portada del disco Los chicos no lloran publicado en 1990.

Si bien el nieto del torero Luis Miguel Dominguín y de la actriz Lucia Bosé (fallecida el pasado 23 de marzo a los 89 años) estudió Bellas Artes y Comunicación Audiovisual en la Universidad Europea de Madrid lo cierto es que en los últimos diez años ha trabajado de forma continuada en cine y televisión. Así, además de hacer sus pinitos como modelo gracias a su buena planta -debutando con 21 años con trajes de novio de la firma Fuentecapala en la pasarela nupcial Barcelona Bridal Week-, se ha colado delante de las cámaras para probar suerte como actor.

Tras participar en los dos episodios de la película para televisión No soy como tú, emitida en Antena 3 allá por 2010, el sobrino de Miguel Bosé obtuvo su primer personaje de relieve en la ficción de Telecinco Tierra de lobos. El intérprete apareció en 15 capítulos encarnando a Félix que era el médico local del pueblo e hijo del alcalde en esta historia ambientada en el siglo XIX. Durante las dos primeras temporadas este personaje fue clave en la trama central ya que se casaba con la protagonista, Almudena Lobo (Silvia Alonso), y enloquecía tras descubrir el romance de esta bella joven con César Bravo (Álex García). A mí personalmente me enganchó la evolución de este hombre urbano que acababa maltratando a su esposa con amenazas y torturas constantes.

Tras este papel dio el salto a la gran pantalla como protagonista de El amor no es lo que era en 2013 en la que, todo sea dicho, también participó su padre José Coronado pero no compartieron ningún plano. Un año después formó parte de un episodio de la serie de Antena 3 Cuéntame un cuento como Fran, el lobo de Caperucita, y en 2015 trabajó en cuatro capítulos de la aclamada serie de Televisión Española Águila Roja.

Si bien en 2016 protagonizó la cinta Pasaje al amanecer, ese mismo año demostró que la televisión se había convertido en su principal medio de trabajo grabando siete episodios de la serie La sonata del silencio que adaptaba la novela homónima de Paloma Sánchez-Garnica. Ahora que, tras este rol más secundario en la ficción de Televisión Española, conseguiría su gran papel en la pequeña pantalla que no es otro que Sergio Mayoral en la serie Servir y proteger, encarnando a dicho personaje durante 269 episodios ¡que se dice pronto!

Uno de los momentos más esperados para los seguidores de su carrera se produjo en 2017 cuando defendió un papel secundario en Oro, la película dirigida por Agustín Díaz Yanes. Esta producción basada en un relato breve escrito por Arturo Pérez Reverte cuenta entre el reparto principal con José Coronado, el padre del protagonista de esta historia, que se deduce (sobre todo a raíz de su entrevista conjunta en Planeta Calleja) ha sido su maestro y su mejor crítico durante su breve pero intensa andadura delante de los focos.

El fichaje de Nicolás Coronado en MasterChef Celebrity 5 marca un revulsivo en la trayectoria de este madrileño cuyo último trabajo en la pequeña pantalla fue Servir y proteger en 2018, un año en el que también colaboró en dos episodios de Looser para Flooxer. Desde entonces no habíamos vuelto a verle ni en la pequeña ni en la gran pantalla, pero parece que 2020 le recibe con trabajo por partida doble. Y es que además de probar suerte en las cocinas de TVE también le veremos en Pepe Cáceres, una película sobre el matador de toros colombiano que perdió la vida a causa de la cornada de un toro en 1987 cuando ya había anunciado su retirada para el año siguiente. El actor interpreta nada menos que a su abuelo Luis Miguel Dominguín que falleció cuando el joven tenía 8 años.

Si bien el narrador del documental Kómoda. La vida sin energía protege su intimidad viviendo fuera del foco mediático es un artista en el sentido amplio del término que también expone cuadros con el seudónimo Lando, nombre del protagonista de una historia que el mismo escribió. “Pinto el mundo animal, ya que envidio como estos están libres de la mente, se mueven por impulsos y gozan de plenitud como seres vivos, mientras el hombre ha de luchar y reeducar su mente. Intento reflejar esa naturaleza animal que todo ser humano  guarda en sí mismo, esa naturaleza inmutable pero subyugada por el raciocinio y el pensamiento científico empírico”, asegura en su página web donde exhibe sus creaciones y ya adelanta que “mi meta en la vida es llegar a sentirme en plenitud como ser vivo. Transmitir limpias y poderosas energías en forma de palabras, de cuadros, de miradas, de besos...”.

Si echamos un vistazo a las redes sociales de Nicolás Coronado, además de mostrar una conexión especial hacia los animales y la naturaleza en general, nos encontramos muchas frases de autoayuda, descubriéndonos su faceta más espiritual. Y es que como se puede comprobar de un vistazo rápido por su perfil, se nota que el joven predica con el ejemplo y a diario busca la manera de desconectar y de alimentar su paz interior.

En resumidas cuentas, Nicolás Coronado es un actor polifacético muy consciente de que sus apellidos le sirven de poco si no se gana a pulso su sitio en la profesión. Y en los últimos años ha demostrado no sólo que lleva el arte en las venas sino que la interpretación es el camino que espera recorrer toda la vida despacito y con buena letra con un espejo en el que mirarse como es José Coronado.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Gtres (autor Daniel Gonzalez)