Enric Escudé, el presentador de 'Megatrix' que cayó en el olvido y que ahora se gana la vida vendiendo ropa

Cine 54
·9 min de lectura

Si hay un recuerdo de mi infancia que tengo lúcido es el día que acudí con mis compañeros de clase a las grabaciones de Megatrix. Si bien este contenedor televisivo arrancó sus emisiones el 17 de mayo de 1995 yo tuve la oportunidad de presenciar una grabación en los estudios de Antena 3 situados en San Sebastián de los Reyes unos años después, concretamente durante la cuarta etapa del programa que pasó a ser presentada por la cantante Natalia Rodríguez junto a Enric Escudé.

Y precisamente quiero hacer una mención especial para el barcelonés dado que, por mucho que me pese, cayó en el olvido televisivo e incluso ha sido tildado como un juguete roto más de nuestra televisión. Pero el también modelo ha sabido reinventarse y en la actualidad se gana el pan con su propio negocio de ropa. Una cambio de vida radical que merece ser compartido.

Fuente: Instagram.com/enricescude/
Fuente: Instagram.com/enricescude/

Megatrix, también conocido como Club Megatrix, es uno de los programas que han marcado la historia de Antena 3 y, sin duda, uno de los formatos infantiles que han dejado huella en aquella generación que crecimos en los noventa y nos levantábamos con toda la ilusión para disfrutar con sus concursos, dibujos y series. Este contenedor televisivo, que ganó la Antena de Oro en el año 2000 y el TP de Oro al Mejor programa infantil y juvenil en 1996 y 2003, se mantuvo en la pequeña pantalla durante diecisiete temporadas (desde 1995 hasta 2013) contando con más de una veintena de presentadores a lo largo de sus dieciocho años en el aire.

Uno de los más memorables y que ha calado a multitud de espectadores, entre los que me incluyo, es Enric Escudé. Todavía recuerdo cuando le conocí entre bambalinas junto a otros escolares, me pareció tan simpático que para mí era lo más y todavía conservo un autógrafo suyo de aquella etapa profesional que lideró entre 2003 y 2005 acompañado de Andrés Caparrós (el hermano de Alonso Caparrós trabajó en Megatrix entre 2003 y 2004) y Natalia quien, por aquel entonces, vivía su época dorada tras su paso por la primera edición de Operación Triunfo en 2001.

(©Natalia y Enric Escudé)
(©Natalia y Enric Escudé)

Lo cierto es que Megatrix, al igual que sucedió con Club Disney, se convirtió en una cantera de estrellas en potencia que consiguieron ser todo un icono de la época. Ahí tenemos a Ingrid Asensio, Jorge San José, David Pérez, Ana Chávarri, Sandra Blázquez o Jordi Cruz (este último sustituyó a Enric Escudé en 2005) como ejemplo de los rostros más reconocidos del programa que alcanzaron la fama entre los más pequeños de la casa. Ahora bien, si nos centramos en el protagonista de este artículo, aunque su andadura televisiva despegó gracias al emblemático programa de Antena 3 su carrera ya había arrancado mucho antes. Exactamente como modelo en 1988.

Este barcelonés nacido el 13 de febrero de 1976 realizó su primer anuncio para la marca Nocilla a los 13 años aunque hay que decir que su adolescencia no fue un camino de rosas. El propio Enric Escudé compartió el pasado mes de julio a través de Instagram su intento de suicidio cuando apenas alcanzaba la mayoría de edad, mostrando una fotografía del lugar donde pensaba quitarse la vida. "Hace 26 años mas o menos me intenté suicidar en éste lugar tan bonito. Hoy he regresado para celebrar que no lo conseguí, que sigo vivo, y que mi vida ha dado un giro de 360 grados" escribía hace unos meses. "Quiero dar mi testimonio de que no hay que desanimarse, de que hay que ser valiente y luchar por encontrar tu camino, aunque tardes muchos años en encontrarlo. Yo hoy puedo decir en voz alta y no me importa gritarlo a los cuatro vientos, que ¡ADORO MI VIDA!"

Dejando a un lado su breve etapa como cantante, ya que en 1999 lanzó al mercado un disco titulado Principio tras ganar el concurso de una discográfica que buscaba talentos, más de un espectador recuerda sus primeros pinitos en el medio catódico en 2002 con una sección en Vitamina N donde, paradójicamente, informaba de todas las novedades musicales del mercado nacional e internacional y además entrevistaba a los artistas invitados al programa que, todo sea dicho, estaba presentado por Jordi González (quien fue su mentor y, durante un tiempo, pareja sentimental).

A pesar de que Megatrix se convirtió en el auténtico trampolín a la fama de Enric Escudé, el barcelonés abandonó por voluntad propia el espacio matinal para cambiar de registro participando en TNT de Telecinco. En este programa nocturno presentado justamente por Jordi González el joven se encargaba de una sección sobre Operación Triunfo. Seguidamente trabajó de comentarista en El programa de Ana Rosa, como reportero en El buscador de noticias entre 2006 y 2007, y se puso al frente de varias galas del programa Gong Show junto a Paz Padilla en Televisión Española (TVE). Y en este punto de su trayectoria hay que hacer un paréntesis aunque posteriormente le hayamos visto liderando otros proyectos televisivos como ¿Perdona? TV Show junto a Elsa Anka entre 2015 y 2018.

El propio presentador publicó en 2013 el libro autobiográfico Qué fue del niño de la Nocilla donde, de forma muy honesta, compartió sin tapujos todo lo que tanto se esforzó por ocultar cuando triunfaba en las pasarelas y ganaba premios como presentador de televisión. Y es que estamos ante una de esas historias en las que la obsesión por triunfar a toda costa puede conducir a graves problemas de salud como relató ese mismo año en el programa Tenemos que hablar de Televisión Española. “Empecé a generar en mí un carácter obsesivo, ambicioso y competidor con trece añitos”, recordó primeramente sobre su adolescencia interviniendo en anuncios. “La gente de mi edad jugaba al balón o, a la hora del recreo, hablaba de cosas que que a mí no me interesaban. A mí solo me interesaba salir por televisión, hacer muchos anuncios y ser el primero de mi agencia de modelos”.

En este punto, Enric Escudé reveló que sufrió anorexia aunque no le puso fácilmente nombre a su enfermedad porque, según él mismo contó a Ana García Lozano, “en esa época no se hablaba tanto y no conocíamos la enfermedad. Yo acudí al médico porque me dolía mucho la cabeza, tenía fuertes migrañas, y el médico no supo detectar que tenía anorexia”. Asimismo compartió que este trastorno de la conducta alimentaria desencadenó en bulimia: “Al haber estado tanto tiempo sin comer cuando hice el cambio empecé a comer pero exageradamente sin hambre. Es decir, yo comía lo normal, lo que estipulábamos que era sano, pero después me iba al armario de los postres y devoraba los postres que comprábamos para toda la familia”.

Pero éste no es el único episodio vital que ha causado dolor en el protagonista. En agosto de 2017 Enric Escudé acudió a Viva la vida y relató que hubo un tiempo en el que creyó que una mano negra le apartó de la televisión. Vamos, que tenía la sospecha de que alguien le había vetado. “El último programa que hice, que fue en Televisión Española con Paz Padilla, se acaba el programa y ya nunca más. Yo siempre había ido empalmando un programa con otro y ese fue el último programa en el que ya no tenía nada más para hacer. Me cogió un poco de vértigo, no sabía qué hacer y, como soy una persona muy inquieta que no me puedo quedar en casa esperando a que caigan del cielo, busqué trabajo fuera de la televisión para pagar el alquiler, explicó a Toñi Moreno.

Su ausencia repentina en 2008 de los canales generalistas le obligó por tanto a ser un habitual del mundo de la noche trabajando como relaciones públicas de una discoteca de Madrid. Una etapa que se extendió por cinco años en los que atravesó varios altibajos: “Al cabo de tres años de no hacer nada en televisión me empecé a deprimir”, confesó en el citado magacín de Cuarzo Producciones donde también hizo balance de ese instante en el que pretendió volver a la televisión a cualquier precio.

Y es que la desesperación por regresar a primera línea y disfrutar de la repercusión televisiva de antaño provocó que Enric Escudé fuera acusado de montaje en 2017, fingiendo una boda con María Lapiedra. "Vino al bar y nos conocimos. Empezó a ser muy extrovertida al final y, no sé cómo salió, y dijimos: ‘¿por qué no nos casamos y hacemos tú y yo un montaje?’ Lo íbamos a hacer de verdad, fuimos al juzgado, yo le pedí la mano a su padre, todo era falso pero ya que lo hacíamos lo hacíamos bien", comentó a Toñi Moreno.

En una entrevista con Vanitatis hace tres años el barcelonés también abordó este escándalo: "Yo lo hice de forma inocente. Es más, fui engañado por esta chica, porque tenía conmigo un acuerdo de hacer según qué tipo de cosas. Ella le dio la vuelta a la historia para ganar más dinero y me dejó con el culo al aire y, por hacer un programa más, contó cosas que no eran ciertas que me dejaban mal a mí. Durante mucho tiempo el teléfono no sonó. Nunca lo he contado porque es algo de lo que me avergüenzo. Fue un error y lo confieso. Es lo que me ha cerrado muchas puertas y pido perdón a la profesión por haberlo hecho, pero tengo mis razones".

Pero, como dice el dicho, después de la tempestad viene la calma y de un tiempo a esta parte Enric Escudé ha demostrado que con fuerza de voluntad siempre se puede salir adelante. Así, desde hace cinco años, ha dado un giro radical a su vida y se gana los cuartos dirigiendo y gestionando su propia empresa, dos tiendas-una de hombre y otra de mujer- en Rubí (Barcelona) que llevan su nombre y que promociona en sus redes sociales con gran ilusión. “Moda y calidad a precio accesible” es el lema que reza en la página web en la que encontramos distintas prendas, así como accesorios y un apartado de outlet.

Su perfil de Instagram es una celebración constante del buen humor, rodeado de ropa y promocionando su trabajo con alegría.

En suma, tras desmitificar el mundo de los medios de comunicación y dejar atrás su etapa más oscura, Enric Escudé ha concentrado sus energías en su faceta de empresario, volcando toda su experiencia profesional y su madurez en sus propias tiendas de ropa. Entonces, ¿volverá algún día a la televisión nacional? Solo el tiempo conoce la respuesta, pero sea la que sea yo al menos me quedo con el buen recuerdo de sus años mozos como presentador de Megatrix.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Instagram.com/enricescude/