Por qué dormir 8 horas pero no del tirón podría beneficiarnos

·7 min de lectura
<strong>El sueño bifásico consiste en separar tus horas de sueño en dos o más partes</strong> (en ese último caso, sería polifásico) durante el día y la noche. (Foto: Getty)
El sueño bifásico consiste en separar tus horas de sueño en dos o más partes (en ese último caso, sería polifásico) durante el día y la noche. (Foto: Getty)

El sueño bifásico consiste en separar tus horas de sueño en dos o más partes (en ese último caso, sería polifásico) durante el día y la noche. Es un método bastante diferente al que estamos acostumbrados, también llamado monofásico, que consiste en dormir entre 7 y 9 horas (con suerte).

El método de sueño polifásico consiste pues en reducir las horas de sueño diario repartiendo a lo largo del día pequeños períodos de sueño. Los animales suelen hacerlo. Piensa por ejemplo en los perros, no duermen solo de noche sino que por la noche tienen períodos de vigilia y dan cabezadas a lo largo del día.

Pues resulta que este esquema tan peculiar es el que seguían nuestros antepasados. Si echamos la vista comprobamos que históricamente, tal y como señala la literatura científica, los seres humanos dormían de forma natural en dos fases distintas, con un período de vigilia que separa las dos fases. 

De acuerdo con varias investigaciones, antiguamente, el tiempo de sueño se desarrollaba en un lapso de 12 horas. Comenzaban con 3 o 4 horas de sueño, seguidas de 2 o 3 de vigilia y, finalmente, dormían de nuevo hasta el alba. Durante este período de vigilia, la gente estaba bastante activa. A menudo se levantaban, iban al baño o fumaban tabaco y algunos incluso visitaban a los vecinos. La mayoría de las personas se quedaban en la cama, leían, escribían y rezaban con frecuencia. Es más, hasta existían manuales que ofrecían oraciones especiales para llenar esos espacios entre sueños.

Además de para orar y reflexionar, ese lapsus de tiempo se utililizaba para interpretar los sueños, que eran más vívidos a esa hora que al despertar por la mañana. También era el momento favorito para que los eruditos y poetas escribieran ininterrumpidamente, mientras que otros visitaban a vecinos o aprovechaban para mantener relacionales sexuales.

Es decir, que la cultura de dormir una vez cada 24 horas es relativamente nueva. Algo que surgió con la iluminación artificial, la industrialización y la adaptación del estilo de vida moderno. Algunas teorías defienden que el 'sueño segmentado' es el que necesita el cuerpo humano de manera natural y que los problemas de sueño actuales tienen mucho que ver con la forma de dormir en la actualidad: al dormir de media 7 u 8 horas diarias seguidas, alteramos el organismo. Sin embargo, en los periodos del vigilia del sueño bifásico, el cerebro secreta altos niveles de prolactina, una hormona asociada con una sensación de calma y bienestar.

Esto nos hace plantearnos la pregunta de si deberíamos recuperar las rutinas de nuestros antepasados. Aunque no hay la suficiente evidencia como para cambiar los hábitos de toda la población mundial, podrían abrirse líneas de investigación en este sentido para corroborarlo.

Hoy en día, suelen recomendarse 8 horas de sueño para evitar problemas de salud, y la falta de descanso suele asociarse con trastornos médicos. Pero lo cierto es que la ciencia no ha sido capaz de decir con exactitud cuántas horas deben dormir los humanos ya que cada persona necesita unas horas de sueño diferentes. 

Con el sueño monofásico, hay gente que con dormir 6 horas del tirón se levanta con las pilas cargadas, mientras que otras personas necesitan al menos 9 para descansar correctamente. Y la privación de sueño se ha asociado con problemas como déficit de atención, dificultad en el aprendizaje, menor rendimiento físico, mayor riesgo de accidentes, ansiedad, depresión, etc., por lo que hay que tener mucho cuidado al reducir las horas de descanso. Pero hablamos de un problema crónico de insomnio, prolongado en el tiempo. Esto no tiene nada que ver con el sueño bifásico o segmentado, que sigue un patrón y respeta unas horas de descanso profundo y sanador.

Aquellos que practican el sueño bifásico también duermen durante mucho tiempo por la noche, de 5 a 6 horas, pero tienen un período de sueño prolongado durante el día. Y no, no estamos hablando de la siesta propiamente dicha (que por definición suele ser corta) sino de un periodo de tiempo necesario para que la persona tenga un ciclo completo de sueño: al menos 90 minutos.

Por otro lado, tal y como recoge Medical News Today, existe otra forma de sueño bifásico conocido como 'sueño segmentado', al que algunos pueden referirse como el más natural de todos los patrones de sueño. El sueño segmentado también incluye dos períodos de sueño, pero esta vez ambos de noche. Una persona que experimenta un sueño segmentado dormirá de 6 a 8 horas, pero en dos turnos durante la noche. Benjamin Franklin fue un ejemplo destacado de este patrón de sueño. También Charles Darwin, John F. Kennedy y el escritor francés Honoré de Balzac dormían así.

Los expertos como sugieren que el sueño bifásico (en cualquiera de sus modalidades) es un patrón de sueño más saludable que un patrón monofásico, y algunos países han adoptado un patrón de sueño bifásico como normal. Incluso hay gente que lo hace sin saberlo, simplemente porque les sale de una manera natural y su cuerpo lo pide.

"Muchas personas se despiertan por la noche y entran en pánico, les digo que lo que están experimentando es un retroceso al patrón de sueño bimodal", cuenta Nerd Russel Foster, profesor de neuroencia, en Mattress Nerd.

La sociedad moderna consiera que el sueño consolidado sin despertares es la forma normal y correcta para que los adultos duerman, y esto hace que la gente consulte al médico por temor a tener insomnio u otros trastornos del sueño.

Sin embargo, esos despertares son "algo completamente natural", según apuntaba el historiador Roger Ekirch, un profesor de Virginia Tech en Blacksburg (Estados Unidos) conocido internacionalmente por su investigación pionera sobre los patrones de sueño preindustriales. 

Se sabe que las civilizaciones preindustriales de todo el mundo han segmentado naturalmente su sueño en dos fases distintas, con una o dos horas de "vigilia tranquila" en medio de la noche. Hoy en día hemos eliminado esta práctica, pero según esta lógica, las personas que experimentan insomnio en medio de la noche simplemente tienen la necesidad natural de despertar. Si la hipótesis de Ekirch es correcta, la mejor manera de abordar tus preocupaciones es asegurándote de que tus horas de descanso se ajustan a los patrones de sueño históricamente naturales. Y es que, paradójicamente, puede que el insomnio de algunas personas se deba a que se fuerzan a dormir con un patrón (monofásico) que no es el que su cuerpo necesita; por lo que quizás se solucione con el sueño bifásico.

Pero, ¡ojo! Hay que diferenciar entre las personas que se despiertan en medio de la noche y luego se vuelven a dormir inmediatamente; esto no es un sueño bifásico ni da buenos resultados. Sin al menos una hora y media de vigilia entre los dos segmentos de sueño, el cuerpo lo interpreta como un sueño monofásico interrumpido. Por lo que el aumento hormonal y la regulación del sueño no ocurren entonces. 

Los beneficios del sueño bifásico incluyen mejorar la memoria, la capacidad de concentración/aprendizaje y nuestro estado de ánimo. Además contribuye a un mayor estado de alerta y un mejor estado de ánimo. Se ha argumentado que mantener ese patrón de sueño puede ser importante para regular el estrés. Por eso son muchos los estudiantes que lo ponen en práctica. En algunas profesiones también se lleva mucho este tipo de sueño debido a los horarios de trabajo.

Puede parecer algo loco reducir la cantidad de horas de sueño diario sin motivo aparente. Por eso es mejor que primero lo consultes con tu médico y que seas consciente de que no todo el mundo estaría capacitado para adaptarse a este esquema. Puede haber impedimentos, y la salud siempre va por delante.

Si a final te animas a probarlo, ten en cuenta que habrá un período de adaptación de aproximadamente 10 días en los que puede que no dies pi con bola. Después el cuerpo se acostumbra y es entonces cuando se puede empezar a notar una mejoría en ciertos aspectos y capacidades. 

Importante: dividir el sueño no implica dormir menos, de un modo u otra se cumplen las 7/9 horas diarias de sueño aunque no sean de un tirón. Y siempre presta atención a tu cuerpo. Si ves que los beneficios que mencionamos no aparecen, y sientes que con este cambio duermes peor, vuelve a tus viejos hábitos.

Más historias que pueden interesarte:

Por qué algunas personas pueden escuchar y responder preguntas mientras sueñan

Las razones médicas por las que no deberías dormir menos de seis horas, sobre todo si perteneces a estos grupos de riesgo

Por qué debes contarle al neurólogo que no duermes bien

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente