¿Qué dice la teoría de Azor Ahai y por qué ha cobrado fuerza en el 8x03 de Juego de Tronos?

ATENCIÓN: CONTIENE SPOILERS DEL TERCER EPISODIO DE LA OCTAVA TEMPORADA

La octava temporada de Juego de Tronos ha llegado a su ecuador con un tercer episodio de infarto. Este capítulo, el de mayor duración de la serie hasta ahora, ha situado a Arya Stark en el centro de todas las miradas porque podría ser finalmente la “principe prometido” de la profecía que nos ayudaría a comprender el desenlace.

Juego de Tronos (©Helen Sloan/HBO)

Al comienzo del tráiler definitivo de la octava temporada los fans temieron por la vida del personaje interpretado por Maisie Williams, que aparece huyendo por los pasillos de Invernalia ensangrentada y muy asustada. Ahora por fin hemos descubierto que la valiente guerra se enfrenta a la muerte ya que era la destinada a matar al Rey de la Noche cuando se acerca a Bran Stark y acabar así con todo su ejército de no vivos que se desintegra de golpe.

Para entender el papel clave de la pequeña heroína en el cierre de la épica batalla primeramente debemos remontarnos al encuentro que la hija menor de Ned Stark vivió en el sexto episodio de la tercera temporada con Melisandre que vaticinó el regreso de este héroe mítico reencarnado en otra persona. La sacerdodita expresó: “Veo oscuridad en ti. Y en esa oscuridad, hay ojos que me miran – marrones, azules y verdes. Ojos que cerrarás por siempre. Nos encontraremos de nuevo”. Los ojos azules, por supuesto, hacen referencia al líder de los Caminantes Blancos.

Por tanto, la profecía que aparece en la saga de novelas de George R.R.Martin ahora sitúa a Arya Stark en el centro de la historia ya que podría ser Azor Ahai, el príncipe prometido puesto que la leyenda está escrita en Alto Valyrio y no especifica el género. Se trata de un salvador legendario que hace 8.300 años luchó contra el ejército de Caminantes Blancos.

Esta teoría cobró fuerzas al comienzo de la octava temporada cuando Arya le pidió al herrero Gendry, con quien acabó manteniendo un encuentro íntimo, que le creara un arma especial de vidriagón para acabar con el Rey de la Noche porque el fuego no hace nada, de hecho hemos podido comprobar cómo el Dracarys de la Reina Dragón ha sido en vano. La teoría desde luego no era nada descabellada ya que este personaje tan letal ha girado alrededor de la muerte y de su lista de venganza que todavía tiene pendiente de completar.

Según Hielo y Fuego Wiki, el texto completo de la leyenda explica que: Hubo un tiempo en que la oscuridad cubría el mundo con un manto pesado. Para enfrentarse a ella, el héroe necesitaba una espada de héroe, una hoja como no se había visto jamás. Así que durante treinta días y treinta noches, Azor Ahai trabajó en el templo sin descanso, forjando una espada en los fuegos sagrados. Calentaba, martilleaba, plegaba, calentaba, martilleaba, plegaba… y así hasta que tuvo la espada. Pero, cuando la metió en agua para templar el acero, saltó en pedazos. Como era un héroe, no podía encogerse de hombros y marcharse, de modo que empezó de nuevo. La segunda vez tardó cincuenta días y cincuenta noches, y la espada parecía aún mejor que la primera. Azor Ahai capturó un león para templar la hoja clavándola en el corazón rojo de la fiera, pero una vez más el acero se quebró. Grande fue su pesar y mayor aún su pena, porque comprendió lo que debía hacer. Cien días y cien noches trabajó en la tercera espada, y brillaba al rojo blanco en los fuegos sagrados cuando llamó a su esposa. Nissa Nissa, desnuda tu pecho y recuerda que te amo por encima de todo lo que hay en este mundo. Ella obedeció y Azor Ahai le clavó en el corazón palpitante la espada al rojo. Se dice que el grito de aflicción y éxtasis de Nissa Nissa abrió una grieta en la cara de la luna, pero su alma, su fuerza y su valor pasaron al acero. Tal es la historia de la forja de Portadora de Luz, la Espada Roja de los Héroes”.

A pesar de que otras teorías, sin embargo, apuntaban a que este príncipe prometido podía ser Jon Snow o Daenerys, ambos Targaryen, como hemos podido comprobar, cuando el largo verano llega a su fin, Azor Ahai se alza de nuevo, reclamando su espada para salvar al mundo otra vez de los Caminantes Blancos. Así, el tercer episodio se cierra con Melisandre caminando a través del campo de batalla, que ahora está vacío, tras haber cumplido su cometido.

¿Qué te parece que Arya sea la candidata que salvaría definitivamente Poniente del desastre?

Para seguir leyendo:
La despedida más dolorosa de Juego de Tronos: los fans rinden homenaje a “ese” personaje
El 8×03 de Juego de Tronos nos deja el mejor meme de toda la serie

Imagen: ©Helen Sloan/HBO