Qué comer durante el embarazo para proteger a tu hijo de la diabetes y el sobrepeso

La dieta para embarazas del Dr. Dukan, referente mundial en el campo de la dietética y la nutrición

Es importante que cambies el chip y empieces a consumir alimentos frescos y en buen estado. No le tengas miedo a la fruta y la verdura. (Foto: Getty)

Durante mucho tiempo, a la actual crisis de sobrepeso, obesidad y diabetes se la ha despojado de la importancia que se merece, ya sea por miopía o por interés. Sin embargo, hoy en día sabemos que se trata de una verdadera epidemia que contamina, arruina y afecta la vida y el bienestar de uno de cada diez adultos en Occidente.

Los cálculos realizados arrojan cifras macabras: más de 75 millones de personas fallecerán, directa o indirectamente, a causa de estas tres afecciones, directamente relacionadas con el consumo excesivo de azúcar y harinas blancas refinadas.

Si nos concienciamos de que lo que comemos durante la gestación puede cambiar profundamente la vida de nuestros hijos y que gran parte de los alimentos que se consumen son tolerables para la madre pero pueden no serlo para el feto, como los azúcares y harinas refinadas, esta tendencia podrá modificarse.

“El embarazo es una ventana de oportunidad única para poder prevenir muchas enfermedades del adulto. Si el ambiente del feto y el bebé son los adecuados, la salud de los posteriores adultos será óptima; uno de los elementos más determinantes en este escenario es la dieta y los suplementos nutritivos que la madre adquiera durante la gestación”, nos cuenta el profesor Dr. Lluís Cabero Roura, jefe de Servicio y Catedrático de Obstetricia y Ginecología y Centro de Medicina Reproductiva y Perinatal del Hospital Vall d’Hebron y el Hospital Quirón de Barcelona.

No te dejes llevar por falsos mitos ni creas que debes permitirte todos los antojos; procura seguir unas pautas nutricionales más acordes con lo natural. (Foto: Getty)

Concretamente, el cuarto y el quinto mes de embarazo son los más cruciales, puesto que es en estos meses cuando el páncreas del bebé se forma y aprende a secretar insulina. Basándose en los estudios realizados por la epigenética, una rama científica que ha revolucionado los conceptos de la genética, el médico nutricionista Pierre Dukan nos propone un plan que, desde el embarazo, puede cambiar el mundo.

“Estoy seguro de que este plan podrá cambiar el mundo a lo largo de la próxima generación, un mundo que lleva sufriendo esta epidemia durante dos generaciones”, explica el doctor.

Cada mujer embarazada debe evitar y convencerse de que lo que come durante la gestación puede cambiar profundamente la vida de su hijo o hija, y concienciarse de que gran parte de los alimentos que consume en la actualidad son tolerables para ella, pero pueden no serlo para el feto.

Son seis meses, los seis últimos meses de embarazo; más concretamente, el cuarto y el quinto mes – sesenta días cruciales—, durante los cuáles el páncreas del bebé se forma y aprende a secretar insulina.

El consumo de los alimentos glucídicos transformados por parte de las mujeres embarazadas expone al páncreas del bebé al exceso de glucosa en sangre demasiado pronto y le expone a una gran vulnerabilidad: peso superior al normal, tendencia al sobrepeso, resistencia a la insulina y tendencia en el futuro a desarrollar obesidad y diabetes.

Si llevas una vida activa y no tienes ningún problema de salud lo normal es seguir una dieta variada sin necesidad de renunciar a nada. (Foto: Getty)

Para evitarlo, conviene recordar que la gestación de un bebé se ha realizado en épocas en la que no existían:

  • Las pastelerías.
  • Ni el azúcar.
  • Ni la harina blanca.
  • Ni nada de lo que la maquinaria industrial es capaz de generar.
  • Ni los refrescos.
  • Ni el pan de molde industrial.
  • Ni siquiera los Corn flakes.
  • Ni la inmensa gama de alimentos que eran inconcebibles en una época en la que nuestras abuelas llevaban a nuestras madres en su vientre.

Ahora la mujer embarazada come menos que en el pasado, pero lo hace de manera diferente: los alimentos industriales transformados, procesados, concentrados y refinados forman parte de su dieta. En la jerga médica, estos se conocen como glúcidos invasivos, ya que se digieren y se asimilan a la velocidad del rayo.

El plan que propone el Dr. Dukan es sencillo y está pensado para evitar los sentimientos de privación o de frustración. Para que las futuras madres lo puedan tener siempre a mano ha recogido sus consejos en un nuevo libro ‘Los 6 meses que pueden cambiar  el mundo y el futuro de mi hijo’ (Cúpula) donde indica mes por mes, los alimentos más recomendados y también todos los que conviene evita.

Y todo partiendo de cinco principios básicos de alimentación:

1. Sustituir el azúcar blanco (sacarosa) por un edulcorante recomendado por el ginecólogo.

2. Sustituir el pan blanco (hecho con harinas blancas) por el integral.

3. Sustituir el arroz blanco por el arroz integral.

4. Sustituir la pasta blanca por pasta integral.

5. Sustituir los zumos de frutas envasados por piezas de fruta.

Entre los alimentos ricos en carbohidratos que hay que eliminar, sobre todo durante el cuarto y el quinto mes del embarazo: la cerveza, las patatas, los panes y galletas hechas con harina blanca, el maíz, los arroces agresivos (de cocción rápida, inflado, galletas de arroz), el azúcar blanco o sacarosa, todos los caramelos y refrescos azucarados, los sorbetes dulces, los fideos de trigo blanco o los dátiles.

También se deben evitar durante esos meses: el arroz blanco normal, el cuscús blanco y fino, la sémola normal, los helados, los plátanos maduros, el maíz en conserva, las habas cocidas, la harina de trigo sarraceno, la piña en conserva, los espaguetis, el kétchp, el bulgur muy cocido, el arroz rojo, la Nutela, el pan integral, las pastas integrales, el pan Wasa light, el boniato, la pizza industrial, el arroz basmati largo, la miel o los gofres.

Con este método reduces las posibilidades de la aparición de la diabetes gestacional que presenta muchos riesgos para el bebé: además de nacer con más peso, aumenta las probabilidades de que, en edad adulta, sea obeso, desarrolle intolerancia a la glucosa y diabetes son mayores.

También te puede interesar:

Las 3 ‘infecciones fetales’ que deberías evitar si te quedas embarazada

Esa copa podría provocar un defecto congénito a tu bebé, ¿te la vas a tomar?