Putin dice que el riesgo de guerra nuclear está creciendo, aunque aclara que no se han vuelto "locos"

El presidente ruso Vladimir Putin habla en el consejo de derechos humanos de Rusia a través de una videollamada en Moscú.
El presidente ruso Vladimir Putin habla en el consejo de derechos humanos de Rusia a través de una videollamada en Moscú.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo este miércoles que la amenaza de una guerra nuclear está en aumento, pero insistió en que su país no ha "enloquecido" y que no usaría sus armas nucleares primero.

El mandatario insistió en que su país solo usaría armas de destrucción masiva en respuesta a un ataque.

En una intervención realizada durante la reunión anual del consejo de derechos humanos de Rusia, Putin también dijo que la guerra en Ucrania podría ser un "proceso largo".

Autoridades occidentales creen que Putin planeó inicialmente una victoria rápida, algo que no sucedió. La guerra comenzó el 24 de febrero de este año y no se vislumbra un final pronto.

La capacidad de Moscú para usar armas nucleares ha sido objeto de un mayor escrutinio desde que Rusia invadió Ucrania.

"Tal amenaza está creciendo, sería un error ocultarla", advirtió Putin mientras hablaba sobre la posibilidad de una guerra nuclear.

Sin embargo, afirmó que Rusia "bajo ninguna circunstancia" usaría las armas primero y que no amenazaría a nadie con su arsenal nuclear.

"No nos hemos vuelto locos, somos conscientes de lo que son las armas nucleares", dijo, y agregó: "No vamos a correr por el mundo blandiendo esta arma como una navaja".

Casa destruida en Zaporiyia
Casa destruida en Zaporiyia

Putin también se jactó de que Rusia tiene las armas nucleares más modernas y avanzadas del mundo, y comparó su estrategia nuclear con la de Estados Unidos, de la que dijo que había ido más lejos que Moscú al ubicar sus armas nucleares en otros territorios.

"No tenemos armas nucleares, incluidas las tácticas, en el territorio de otros países, pero los estadounidenses sí, en Turquía y en varios otros países europeos", sostuvo.

Putin había señalado previamente que la doctrina nuclear de Rusia solo permite el uso defensivo de las armas nucleares.

Resultados "significativos"

El jefe de Estado ruso dijo que los resultados de la guerra ya son "significativos".

Se congratuló de que las anexiones hayan convertido al mar de Azov, que limita con el sureste de Ucrania y el suroeste ruso, en un "mar interno" de Rusia, y agregó que esta era una aspiración del zar Pedro el Grande, alguien con quien se ha comparado en el pasado.

El Kremlin reclamó nuevos territorios después de cuestionados referendos tildados de ilegales por la comunidad internacional en cuatro regiones de Ucrania -Jersón, Zaporiyia, Lugansk y Donetsk- aunque no controla gran parte de esas áreas.

El mes pasado, las fuerzas rusas se vieron obligadas a retirarse de la ciudad de Jersón, la única capital regional que habían tomado desde la invasión de febrero.

Casa destruida en Jersón
Casa destruida en Jersón

Los reveses en el frente han llevado a Rusia a apuntar a la red eléctrica de Ucrania con ataques aéreos masivos en todo el país que causaron daños generalizados a la infraestructura energética ucraniana y dejaron a millones sin calefacción ni electricidad durante horas, o incluso días, mientras las temperaturas caían por debajo de cero.

El alcalde de Kyiv, Vitali Klichkó, advirtió que la capital de Ucrania, que se ha visto muy afectada por los cortes de energía, podría enfrentar un "apocalipsis".

"Kyiv podría perder los suministros de electricidad, agua y calefacción. El apocalipsis podría ocurrir, como en las películas de Hollywood, cuando no sea posible vivir en casas dadas las bajas temperaturas", le dijo Klichkó a Reuters.

Aunque se instalaron refugios con calefacción en la ciudad, Klichkó admitió que no hay suficientes para todos los residentes y que la gente debe estar lista para evacuar si la situación empeora.

En Rusia, cualquier posible crítica a la invasión de Putin fue bloqueada ante el consejo de derechos humanos.

En el período previo a la reunión del miércoles, 10 miembros del consejo que habían expresado dudas sobre la guerra fueron destituidos. En su lugar pusieron gente a favor de la guerra.

Los temas a discutir durante la reunión también fueron examinados de antemano, según el medio de comunicación independiente ruso Verstka.

En las últimas semanas, la doctrina nuclear de Rusia ha sido objeto de un escrutinio minucioso sobre cuándo se podrían utilizar las armas nucleares, en particular, un arma "táctica" que podría ser desplegada en el campo de batalla de Ucrania.

Un arma nuclear táctica es para usar en combate, a diferencia de las armas "estratégicas" más grandes que están diseñadas para causar una destrucción masiva.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.