Purax, la salvación para poner fin a la sudoración excesiva

El exceso de sudoración se ha convertido en uno de los problemas que más afecta a la sociedad. Ello se conoce científicamente cómo hiperhidrosis, una afección que provoca que la persona sude de manera desmesurada e impredecible, incluso cuando la temperatura es baja o no se está realizando ninguna actividad física.

En este contexto, Purax se ha convertido en uno de los productos estrella. Se trata de un desodorante antitranspirante, que al igual que otras cremas que se recetan, funciona para neutralizar el sudor e inhibir la transpiración. Este tipo de desodorantes contienen sales de aluminio en mayor o menor concentración, que efectúan un bloqueo temporal de un gran número de glándulas sudoríparas. Estas glándulas, que se encuentran en la superficie de la piel, segregan en menor cantidad, logrando una disminución considerable de la sudoración.

La diferencia de un desodorante antitranspirante como Purax respecto a un desodorante normal y corriente, consiste en que éstos no contienen sales de aluminio, por lo que no bloquean los conductos de las glándulas sudoríparas y no reducen la producción de sudor. No obstante, sí disminuyen el mal olor porque contienen sustancias antimicrobianas y cuentan con un pH bajo que impide el desarrollo de bacterias. Por otra parte, Purax contiene una fórmula equilibrada con varios ingredientes activos desodorantes y sus emulsionantes no contienen PEG (derivados de hidrocarburos utilizados para estabilizar las formulaciones en el proceso de producción de un producto).

No obstante, es importante tener en cuenta que los médicos recomiendan que, si una persona padece una sudoración excesiva y continuada a lo largo del tiempo, debe acudir a un especialista, pues puede ser un indicador de otras enfermedades o patologías como diabetes o infecciones en la piel. El uso de desodorantes antitranspirantes está recomendado para aquellas personas que simplemente sudan más, llegando a resultar molesto desde un punto de vista estético. Hay que puntualizar que nunca se debe abusar del uso de este tipo de productos, pues pueden producir sensibilidad o eccemas en la piel.