La puntada de Carles Francino a la clase política en 'Late Motiv'

·2 min de lectura

El pasado 10 de mayo el director de La Ventana, Carles Francino, regresó al programa mes y medio después de su marcha. Y es que si bien al principio se ausentó de su cita con los oyentes como medida de precaución tras haber mantenido contacto con una persona que había dado positivo en coronavirus, poco después comenzaron los síntomas y tuvo que ingresar en el hospital de urgencia. El regreso a las ondas del locutor corrió como la pólvora, pues relató en primera persona cómo ha vivido la enfermedad y compartió varias reflexiones desde la emoción que derivaron en un homenaje de su gran amigo y compañero, Andreu Buenafuente, en Late Motiv. Y precisamente en el programa de Movistar+ ambos han mantenido una charla que ha resultado muy significativa por la puntada del periodista de 63 años a la clase política.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Tras compartir un testimonio revelador en su regreso a la cadena SER después de 47 días apartado de las ondas por el coronavirus y recibir un aluvión de mensajes de cariño, Carles Francino vuelve a dar qué hablar tras su paso por Late Motiv como invitado de honor del último programa de la sexta temporada. En una terraza de Lavapiés el periodista catalán se ha reencontrado televisivamente con Andreu Buenafuente a quien le abrió la puerta de la radio cuando apenas tenía 18 años, como bien ha rememorado una fotografía de ambos posando frente a la cámara durante una de sus primeras etapas profesionales.

Los dos comunicadores han recordado algunos de los momentos que vivieron en Radio Popular, emisora local de Reus. Pero en la charla el periodista de la SER también ha aclarado que se encuentra en plena forma tras superar el coronavirus: "Estoy muy bien. El neumólogo me ha dicho que tengo los dos pulmones absolutamente limpios, capacidad respiratoria por encima de lo normal. El corazón, que me pusieron un holter durante 10 días, también está perfecto y la cabeza tiene las limitaciones de antes del covid. Pero eso es irremediable. Yo físicamente me he recuperado muy bien, mi mujer todavía tiene secuelas, su madre también tiene secuelas, a cada persona le da de una forma distinta".

En este marco, Carles Francino ha subrayado que "es un año para celebrar cosas. Mañana terminamos temporada los que lo hacemos todo los nueve meses. Voy a hacer la última ventana en la Fundación Jiménez Díaz donde estuve ingresado porque es una forma de volver a dar las gracias a los sanitarios de los que nos hemos olvidado porque somos así de gilipollas en general. Vemos que esto se está terminando, estamos oliendo meta y todo lo que han dejado atrás de curro, de muerte, de miedo sigue ahí y siguen cada día dando el callo".

A continuación, el veterano periodista ha querido lanzar un alegato sobre dar oportunidades a las nuevas generaciones. “Yo creo que somos un poco tapón en general. Yo tengo 63, tú tienes 56, pero no solo en el periodismo, la televisión o la radio. En todas las facetas de la vida tiene que haber gente de treinta y pico años que haga lo que hacemos nosotros ahora. Y deberíamos apartarnos un poquito. No digo que nos den una patada en el culo y nos manden al vertedero”, le ha espetado a Buenafuente a la par que ha añadido que “debemos tener la mirada y la generosidad para dar relevos antes de que nos empujen”.

Ahora bien, el momento más significativo de la entrevista se ha producido cuando el conductor de La ventana ha reflexionado acerca del papel de los políticos durante estos meses tan complicados para la sociedad. Carles Francino ha confesado que nota el país muy encabronado, lanzado una pulla a la clase política sobre su responsabilidad en este ambiente de crispación que se respira en España: “Los políticos, no todos, pero en general dan un ejemplo absolutamente nefasto”.

Asimismo ha defendido el buen hacer de los ciudadanos y de los sanitarios durante la pandemia, haciendo un alegato sobre la necesidad de recapacitar colectivamente: Los ciudadanos han dado el do de pecho, los sanitarios han sacado matrícula de honor, y los políticos no han estado a la altura. No solo está aquí el problema. El problema está en las redes sociales, la desigualdad, la mala hostia, ese afán de tener cinco minutos de gloria aunque sea en Twitter insultando a alguien. Esto hace muchísimo daño, no sé cómo se puede rebobinar todo esto, pero es urgente que este país reflexione, se meta en el diván y pare. Porque cuando no son los indultos es la Chocita del Loro y, cuando no, es otra cosa. No puede ser. Es un país encabronado y España no es así. No sé por qué no sacamos pecho de un montón de cosas de las que podemos estar orgullosos”.

En suma, Carles Francino se ha mostrado enfadado con los políticos por no dar ejemplo.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente