¿Por qué NO puedes ver cine clásico en Netflix, HBO o Amazon Prime?

Paula M. Gonzálvez

No te esfuerces. Por más que busques ciertos títulos de cine clásico en las grandes plataformas de streaming, no los vas a encontrar. Si aun así accedes a la sección Clásicos que ofrecen la mayoría, te vas a encontrar principalmente con películas que nadie con un mínimo criterio cinéfilo definiría como tal. Entre ellas incluso ofrecen películas recientes o grandes blockbuster, pero no clásicos de toda la vida.

Jurassic ParkLa lista de Schindler o Pesadilla antes de Navidad figuran en la pestaña de ‘cine clásico’ de Netflix. Y que no te la cuelen: aunque tengan otras como Espartaco, jamás encontrarás largometrajes como De repente, el último verano (por mucho que Nuestro último verano se le parezca), Casablanca o Solo ante el peligro.

 

No es una cuestión de derechos. Una compañía con un presupuesto anual para inversión de 13.000 millones de dólares no se plantea un problema así. Según indican expertos de la industria a El HuffPost, las plataformas se han dado cuenta a través de sus algoritmos de que el cine clásico no se ve. Y aunque nos vendan la moto de que se puede encontrar cualquier contenido en ellas, el clásico tiene una representación muy escasa en su catálogo. Esto ha hecho que se fomente un gran problema cultural: que no se valore una gran parte del patrimonio cinematográfico y que, incluso, corra el riesgo de perderse con el tiempo.

En otras como Filmin sí se puede encontrar mucho y muy buen cine clásico, además de producciones variadas y títulos que se están recuperando: de Francia, Italia, Japón... pero es una excepción.

Qué harán Disney+ y Warner

Netflix, HBO y Amazon Prime tienen otro tipo de público y se decantan por un cine más comercial. Eso sí, habrá que ver qué hacen cuando salgan al mercado Disney+, Apple TV o Warner. “Esta última también prepara una plataforma mucho más amplia. Estas dos distribuidoras tienen mucho más catálogo de cine clásico y sí que ofrecerán una serie de...

Sigue leyendo en El HuffPost