Pedir vacaciones en la pandemia no debe generar culpa

·5 min de lectura
Young businessman taking a conference call barefoot and while wearing shorts comfortably at home
Young businessman taking a conference call barefoot and while wearing shorts comfortably at home

Aunque los límites entre trabajo y vida personal se confunden más que nunca, muchos se dan cuenta de que los días que más ocupados están con su trabajo se disfrazan de “tiempo libre” por el hecho de hacerlo desde la comodidad de sus hogares. Este nuevo equilibrio entre trabajo y vida personal, o la falta del mismo, está haciendo que muchos empleados duden si aprovechar sus días de vacaciones ganados con tanto esfuerzo.

La colaboradora sobre temas de salud mental en Yahoo Life, Jen Hartstein, comparte las razones por las que tomarse un descanso es más importante que nunca.

“Estamos en este extraño momento en el que trabajo y vida personal se mezclan todo el tiempo. Y muchos sentimos que no es el momento adecuado para tomarse tiempo libre”, explica. “Tal vez no vayamos a ninguna parte, no vamos a viajar, así que pensamos: ‘¿Por qué molestarse?’”

Sin embargo, es importante que nos tomemos un tiempo de descanso, porque “cuanta más distancia tomemos, mejor y más rejuvenecidos volveremos a la oficina y al trabajo”, señaló.

“Si bien nuestro trabajo es un poco más flexible, en realidad podemos sentirnos culpables por pedir un descanso”, dice Hartstein. “Podríamos sentir que quizás no nos lo merecemos o que quizás no debemos hacerlo, y eso a pesar de que trabajamos más que nunca. La mayoría de nosotros probablemente estemos trabajando incluso más que antes”.

Hartstein dice que muchos estamos dejando de hacer los descansos naturales de los que disfrutábamos con nuestras rutinas anteriores a la pandemia. El tiempo de inactividad durante los desplazamientos para ir y venir del trabajo o la socialización con los compañeros de trabajo ahora se ha convertido en tiempo que dedicamos a trabajar en casa.

Hartstein sugiere que intentemos recrear conscientemente estos momentos de inactividad con los que contábamos antes.

Imita los desplazamientos al trabajo

“Hemos perdido el tiempo del viaje al trabajo, que podía servir para pensar en el trabajo. Hemos perdido el tiempo del viaje a casa, en el cual nos podíamos relajar y preparar nuestra mente para volver a casa”, dice Hartstein.

“Si normalmente tomo el metro y escucho un pódcast o un libro, entonces tal vez puedo sentarme y dedicarme un tiempo a mí misma antes de empezar la jornada laboral”, explica. “Tenemos que apuntar a algo, sea lo que sea, que nos ayude a tener tiempo personal, de modo que podamos encontrar el equilibrio y sentirnos más involucrados y comprometidos durante el día”

Planifica descansos ‘naturales’

Ocurre lo mismo con los momentos naturales de respiro de los que disfrutamos tomando un café con un compañero de trabajo o hablando sobre algún programa televisivo entre reunión y reunión. Hartstein dice que podría ayudar tomarse un descanso a propósito y alejarse del ordenador cada cierto tiempo como si estuvieras en la oficina.

“Estamos trabajando con mayor constancia y más duro. Así que está bien que estructures tu día para crear esos momentos y darte algo de espacio para respirar”, explica Hartstein. “Eso nos está permitido y necesitamos hacerlo para ser más eficientes”.

¿Y qué pasa con las vacaciones?

Aunque puede que te sientas culpable al pedirle vacaciones a tu jefe en un momento en el que no podemos viajar, Hartstein indicó que en realidad es más importante que nunca tomarse unos días de descanso.

“En momentos de estrés, es muy importante que creemos algo de distancia entre el trabajo y la vida personal”, le explicó Hartstein a Yahoo Life. “Cuanta más distancia tomemos, mejor y más rejuvenecidos volveremos al trabajo”.

Haz vacaciones en casa

Dado que muchos no estamos dispuestos a tomar un avión o ir a otros países debido a las restricciones de viajes, en este momento tenemos que pensar fuera de los parámetros habituales y ser creativos”, explica Hartstein. “Así que piensa en lo que puedes hacer en tu barrio o en tu ciudad para pasar las vacaciones en casa”.

Una idea que propone Hartstein es inclinarse por un viaje virtual y explorar lugares de vacaciones por internet. “Muchos sitios de viajes están creando aplicaciones interactivas para aprender cosas sobre distintos países a través de internet, como es el caso de museos del mundo entero”, dice. “Así que hay muchas formas de acceder a la cultura y de experimentar, incluso si no puedes ir”.

Hartstein sugiere dedicar varios días para sumergirse en otras culturas y emular las sensaciones que se experimentan al visitar un lugar nuevo. Quizás tú y tus seres queridos quieran planear un “día italiano” en el que aprendas cosas sobre Italia por internet y luego prepares recetas de comida italiana, o un “día tailandés” en el que puedas explorar y aprender cosas sobre Tailandia.

“Solo se necesita un poco de creatividad y algo de tiempo frente al ordenador para aprender y averiguar la forma de crear algo divertido incluso si no puedes ir a los lugares que quieras”, dice Hartstein.

Hagas lo que hagas, lo importante es que encuentres formas de aprovechar al máximo tus vacaciones de modo que vuelvas al trabajo con la mayor frescura posible.

“Es verano para muchos, un momento en el que la mayoría nos estaríamos tomando vacaciones y no lo hacemos porque es un momento muy extraño”, dice Hartstein. “Tenemos que tomarnos el tiempo de hacerlo. Es bueno para ti. Es bueno para tu cerebro. Es bueno para tu cuerpo. Así que acepta que estás trabajando duro. Eso también significa que te tienes que relajar”.

Noticias relacionadas

Jacquie Cosgrove

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente