Una ‘pecera’ basada en la ciencia ficción de mitad del siglo pasado para protegerse frente al coronavirus

Las mascarillas han llegado para quedarse durante mucho tiempo a tenor de las declaraciones y estudios de expertos. Son uno de los instrumentos para frenar el contagio del coronavirus y la recomendación de autoridades y sanitarios es hacer uso de ellas. Sin embargo, no todo el mundo la utiliza correctamente, no son eficaces al 100% y, en muchos casos, son incómodas de llevar, además de ocultar dos tercios del rostro de quien la tiene puesta. Para paliar esos ‘peros’ y en busca de un diseño que proporcione seguridad y visibilidad, un colectivo artístico alemán ha creado el iSphere.

Baje este nombre tan sugerente puesto por los miembros de Plastique Fantastique, con sede en Berlín y con Marco Canevacci y Yena Young como directores, lo que se muestra es una esfera transparente de plástico que cubre la cabeza a modo de protector facial. La idea es sencilla y de uso gratuito, ya que sus creadores han explicado que se trata de un código libre que cualquiera puede descargase y usar. Es más, como recoge la revista Archiectural Digest, sus creadores animan a la gente a hacer sus propias versiones e introducir complementos.

“Es un proyecto de código abierto que todos pueden producir, desarrollar y mejorar. Pegamos dos hemisferios transparentes y huecos juntos y cortamos un agujero que se ajusta a nuestras cabezas. Todo el procedimiento tomó aproximadamente 30 minutos y el coste de los materiales fue de alrededor de 20 euros”, ha comentado Yena Young a la citada revista.

Sobre la inspiración, su compañero y también director Marco Canevacci, ha señalado que “el diseño está inspirado en la ciencia ficción y las creaciones de los movimientos utópicos de los años 50 y 60. El iSphere es un objeto divertido y serio que estimula la forma de abordar esta situación excepcional”.

Además de liberar el código, desde Plastique Fantastique, donde sus componentes están especializados en instalaciones plásticas transparentes, han publicado en sus redes sociales los pasos a seguir para que cada uno pueda hacer en su casa el iSphere.

Lo primero que se necesita es dos semiesferas de plástico, huecas y transparentes con un grosor de 0,5 milímetros y un diámetro de 35 centímetros. Se unen con cinta transparente, para no entorpecer la visión y, girando la esfera resultante 45 grados, se hace un círculo en la parte que quedaría hacia abajo para poder introducir la cabeza.

Este sería el modelo básico, por decirlo así. Luego cada uno, como apunta Canevacci, puede sumarle “dispositivos adicionales” como “una sombrilla, una capa espejada, un micrófono integrado, un altavoz, un ventilador o incluso un tubo respirador” que le den un toque personal.

Más historias que te pueden interesar:

Un colectivo con sede en Berlín ha ideado el iSphere, un protector facial contra el coronavirus con tintes de ciencia ficción retro. (Foto: Captura de Instragram / @plastique.fantastique)