El mundo casi se pierde al protagonista de 'Perdidos' por culpa de Charlie Sheen

Gracias a Perdidos (Lost), Matthew Fox se convirtió en una de las personalidades televisivas más destacadas de los 2000. Su papel como Jack Shepard, sumado al éxito que arrastraba de series de los 90 como Cinco en familia, le hicieron destacar entre el público y permanecer en la memoria de todos aquellos que siguieron este mítico título de aventuras y misterio creado por J.J. Abrams en 2006. Sin embargo, su destino profesional pudo haber sido muy diferente.

Y es que, antes de adentrarse entre cámaras y focos, no tenía intención de convertirse en actor, sino que buscó convertirse en un as de las finanzas. La culpa de esta motivación fue de Charlie Sheen, quien gracias a su personaje en el clásico Wall Street que coprotagonizó junto a Michael Douglas en 1987 motivó al actor de Perdidos a convertirse en todo un magnate económico. Así lo reconoció el propio Fox en una entrevista con Playboy en 2010 (recogida en Livejournal).

“Lo juro por Dios, aunque suene patético, creo que ver Wall Street fue parte de la razón. De repente pensé, voy a ser Bud Fox [el personaje de Charlie Sheen] y voy a ganar mucho dinero, afirmaba Fox en referencia a la carrera en Ciencias Económicas con la que se graduó en la Universidad de Columbia.

Por suerte, la madre de su novia trabajaba en una agencia de modelos, le hizo cambiar de opinión, le abrió las puertas a empezar protagonizando anuncios y desde ahí fue ascendiendo hasta convertirse en la gran estrella de Lost. A este papel le siguieron títulos como Equipo Marshall, Speed Racer o Guerra Mundial Z, y aunque a mediados de la década de 2010 decidió tomarse un descanso, este 2022 ha vuelto a nuestras pantallas con la serie Last Light en Peacock.

Más historias que te pueden interesar: