El agua de mar es la última moda: aquí están los pros y los contras

Por si no tuviéramos suficiente con elegir entre miles de opciones de aceites, sales desde Álava hasta el Himalaya o, por poner otro ejemplo, un sinfín de bebidas vegetales, ahora resulta que ya podemos cocinar con agua de mar e incluso bebérnosla. Sí, agua salada. Esa misma que escupimos cuando una ola nos da un revolcón en la playa. Desde hace algún tiempo es un producto más que podemos adquirir en algunos supermercados españoles. La pregunta es ¿tiene algún sentido? ¿Es buena para nuestra salud?

Beber agua de mar puede ser perjudicial para nuestra salud. Foto: Pxhere

Esta moda actual empezó en algún momento de 2018, cuando distintos instagramers empezaron a contarle al mundo que habían empezado a tomar sole water, lo que en esencia era agua salada. Enumeraban un sinfín de beneficios que parecían convertir esta bebida en el nuevo maná, desde su capacidad para eliminar las toxinas del cuerpo humano hasta su carácter de bebida energética natural.

A esto se ha sumado que personalidades como el CEO de Twitter, Jack Dorsey, comenzó a compartir con el mundo algunos de los más insólitos secretos de su rutina de salud. Uno de ellos podría considerarse una variable del consumo de agua salada. Dorsey explicó que, cada mañana, se toma un cóctel a base de agua, sal del Himalaya y limón antes de entrenar.

Sin embargo, el origen de esta moda viene de bastante atrás. Ya en 2005, un libro llamado Water and Salt: The Essence of Life (Agua y sal: la esencia de la vida) trataba de vender las propiedades de consumir estos dos productos juntos. Entre sus argumentos, estaba el de que explicar que no todas las sales son iguales y que la del Himalaya en concreto tiene propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo.

Lo cierto es que estamos en 2019 y nos encontramos en el mercado con distintas marcas embotelladas de agua de marSol Natural es una de esas marcas y especifica en la botella que se puede utilizar “para beber y para cocinar”. Ciertamente, su precio es mucho más elevado que el del agua mineral normal y lo puede llegar a multiplicar por cuatro o por cinco. La pregunta que nos surge es, ¿es realmente beneficioso para nuestra salud beber agua marina -aunque sea tratada- o todo lo contrario? Esto es lo que dicen los expertos sobre esta nueva y polémica moda.

  • Beberla no tiene ningún sentido. Los expertos advierten de que cambiar el agua del grifo o el agua mineral habitual por el agua de mar no tiene ningún sentido. Es más, su alto contenido salino puede hacer que nos deshidratemos. Además, es posible que acabemos reteniendo líquidos, precisamente por esa proporción de sal que tiene y a la que nuestro cuerpo no está acostumbrado, tal y cómo explican en Maldita, una web que se dedica a desmontar bulos de todo tipo. Es decir, que no parece la mejor manera de mantenerse en forma.

  • En la mayoría de los casos, no es más que agua con sal. Los comercializadores de este producto aseguran que posee una buena cantidad de minerales y sustancias beneficiosas para nuestro organismo, argumentando la gran riqueza existente en el mar. Sin embargo, lo decepcionante del asunto es que, para hacer posible que llegue al mercado, tiene que pasar por una serie de procesos de purificación y filtrado que hacen que todos esos supuestos nutrientes desaparezcan. En cualquier caso, los nutricionistas advierten de que, en su estado natural, habría multitud de elementos que pasarían a nuestro organismo y que pueden resultar perjudiciales o incluso “mortales” tal y como especifican, por ejemplo, en el National Ocean Service del gobierno norteamericano, así que quizá sea mejor así...

Se puede utilizar para cocinar, pero no para beber. Foto: Public Domain Pictures
  • En algunos platos, sí que puede aportar matices. A pesar de los palos que le estamos pegando, el agua de mar sí que es utilizada por algunos cocineros para darle un toque especial a algunos platos. Un ejemplo son aquellos que la emplean para cocer marisco -sin añadir sal para evitar el exceso-, consiguiendo que quede en su punto. Hay otras recetas, como la de las papas arrugás, en las que también se ha empleado agua de mar en ocasiones. Eso sí, también hay quien la emplea en la masa de la pizza, para hacer cerveza o elaborar patatas fritas sin que de la impresión de que tiene mucha lógica que se utilice en estos casos...

  • Debe emplearse siempre rebajada. Incluso los propios comercializadores del agua de mar explican que debe usarse en combinación con agua dulce y alertan de lo que comentábamos en el primer punto. Su recomendación general es de tres partes de agua dulce por una de agua salada, que es la que utilizarían para las verduras, aunque para platos como pescado, arroz y pasta, vegetales o legumbres, dos vasos de agua dulce por uno de agua salada sería la opción más idónea, según explican en el blog de Agua de Mar, perteneciente a la marca Mediterránea, que la vende solamente para cocinar.

También te puede interesar...

¿Qué tipo de tomate podemos utilizar en cada receta?

¿Cómo interpretar el etiquetado de los alimentos para comer mejor?

Así se prepara una buena pata de pulpo, uno de los platos de moda