Los programas de la tele dejan fuera al público

Por Nuria Herrera

From Diez Minutos

En las próximas dos semanas las risas y los aplausos serán enlatados. Los programas de televisión se han unido a las medidas de contención del coronavirus y han decidido evitar riesgo de contagios cerrando las puertas de sus platós al público. El último en sumarse ha sido El Hormiguero que, tras el anuncio previo de Pablo Motos de limitar la presencia de espectadores en directo a una tercera parte, ha optado por recular y dejar solo al equipo que hace el espacio. Por eso, desde el miércoles 11, se hará sin público, una medida que también seguirán formatos del grupo como Zapeando o El intermedio de Wyoming.

Cadenas y productoras se están contagiando del miedo al coronavirus y han cambiado sus hábitos. Nada de besos o saludos efusivos, choques de manos al cruzar la pasarela como es el caso de OT… Algunos incluso, como La ruleta de la suerte de Jorge Fernández, han suspendido sus grabaciones hasta nuevo aviso y tirarán de programas grabados. Pero el resto, los que se hacen en directo, han convertido sus platós en espacios libres de público. Mediaset ha optado por extremar las precauciones en El programa de Ana Rosa, Sálvame, Todo es mentira, Viva la vida o Supervivientes en su versión habitual con Jorge Javier Vázquez o en las presentadas por Carlos Sobera y Jordi González.

Además, la propia Ana Rosa ha explicado las medidas que han adoptado en su programa para hacer frente a la epidemia y además favorecer la conciliación familiar de cara al cierre de los centros educativos de la Comunidad de Madrid. "Un tercio de los compañeros de la redacción está haciendo teletrabajo", ha asegurado la presentadora que ha confirmado que si alguno de los que sí van a trabajar se pone 'malito', sería sustituido por los que ahora se encuentran en su hogar. "Patricia Pardo, que generalmente me sustituye, va a estar 14 días en su casa", ha explicado Ana Rosa. Además, la presentadora ha contado por qué ha cerrado sus puertas al público: "Viene gente mayor y hay que protegerla".

Otro espacio en el que el público da mucho juego es La Resistencia, que tendrá que recurrir a la risa artificial. Menos mal que David Broncano, Castella y Grison saben tomarse las crisis con humor: "Hay que seguir el ejemplo de los grandes y esta mañana Ana Rosa ya estaba ahí…", decían.