Hemos probado un bañador menstrual y esto es lo que ha pasado (spoiler: tú también vas a querer uno)

·4 min de lectura
Photo credit: Tetra Images - Getty Images
Photo credit: Tetra Images - Getty Images

Hace unas semanas descubrimos la existencia de los bañadores y bikinis menstruales, trajes de baño pensados para ir a la playa o a la piscina cuando tenemos la regla sin necesidad alguna de preocuparnos por manchar nada (o lo que es lo mismo, hechos para decir adiós al molesto momento de cambiarnos el tampón o la copa menstrual en la playa).

Como nos explican las chicas de Herloop, una marca francesa especializada en productos menstruales, este tipo de bikinis y bañadores tienen un funcionamiento similar al de las bragas menstruales, aunque estos están diseñados especialmente para soportar el agua. "Tienen una protección súper fina y diseñada especialmente para estar en el agua, bañarse con la regla sin miedos y con total seguridad" afirman.

Photo credit: Herloop
Photo credit: Herloop

En cuanto a cuánto nos protegen estos trajes de baño, desde Herloop son claras: una braguita de bikini o un bañador menstrual "puede reemplazar el equivalente de 1 tampón o 1 compresa y proteger hasta 12 horas". Así que estaba claro: necesitábamos probarlos en nuestras propias carnes. ¿O acaso no es una fantasía poder despreocuparnos del momento "dónde hay un baño que necesito cambiarme" cuando vamos a la playa? A nosotras nos lo parece, desde luego.

Primeras impresiones sobre los bikinis menstruales

Lo primero que pensé al tener en mis manos el bikini menstrual de Herloop fue "wow, pero qué bonito es". Y es que el modelo que probé yo pertenecía a la línea de bikinis "básicos", ya que es en color negro, lo cierto es que tiene un diseño súper bonito. Y que pese a ser uno de los diseños de continuidad de la marca, pensado para utilizarse tanto junto como por separado, tiene ese je ne sais quoi que nos ha conquistado.

Un dos piezas con braguita alta, un detalle que si de por sí ya estiliza, nos viene que ni pintado para "combatir" el hinchazón tan propio de los días de periodo. Además como explican desde la marca, sus diseños están pensados también para utilizarse también cuando no tenemos la regla (es decir, para ponérnoslos tanto como nos pondríamos un bikini normal) y para los periodos todo el año. ¿Cómo? Usándola en los meses de frío como si de una braga menstrual tradicional se tratase. Otro de los puntos fuertes de la marca es su inclusividad, ya que cuentan con una gran variedad de tallas: desde la XXS a la XXXL.

¿Funcionan los bikinis y bañadores menstruales?

La respuesta es sencilla: sí. Yo también tenía mis dudas antes de probarlos (y todos los que me vieron meterme lentamente en el agua cuando los probé pueden corroborarlo), no os voy a mentir, pero lo cierto es que me han sorprendido gratamente porque funcionan tan bien como prometen.

Pese a que en mi cabeza iba a montar una escena digna de una película de terror, con el agua manchada de sangre y los tiburones acercándose poco a poco (perdón por el dramatismo, pero la imaginación me puede), la realidad no pudo ser más diferente. Nada de fugas, todo en su sitio. ¿La razón? "La parte impermeable y las costuras de tu traje de baño va a impedir que la sangre salga de la parte absorbente" explican desde Herloop.
Aunque eso sí, si eres de las que tiene mucho flujo mejor que esperes uno o dos días desde tu primer sangrado para utilizarlos, ya que están pensados para un flujo ligero o para los últimos días del sangrado. O, en su defecto, utilizarlos con otro método de protección complementario.

Cómo lavar nuestros bikinis menstruales

Para que nuestros bikinis y bañadores menstruales duren lo máximo posible lo ideal es que primero los lavemos a mano con agua fría hasta que salga clara. Una vez hecho esto, y al igual que haríamos con cualquier prenda delicada o ropa interior, los meteremos en una bolsa de lavado. En la lavadora no debemos superar los 30º y el detergente que utilicemos tiene que tener máximo 15º de jabón (lo indican siempre en el envase).


¿Qué debemos evitar siempre? En cuanto al lavado, están "prohibidos" el jabón de Marsella, los suavizantes, perfumes y aceites esenciales. Y una vez lavados no debemos meterlos nunca ni en la secadora ni en ningún tipo de calefacción, pues se dañarían.