El príncipe Harry y Meghan Markle ya empiezan a verle las orejas al lobo tras su acuerdo millonario con Netflix

A casi dos años de firmar un acuerdo estimado en $100 millones con Netflix y no estrenar ni un solo contenido -pero sí dar entrevistas reveladoras a Oprah y la competencia (Apple TV+)- , el príncipe Harry y Meghan Markle empiezan a verle las orejas al lobo. Y es que tras ser recibidos por Hollywood con los brazos abiertos, con acuerdos y proyectos por doquier, los protagonistas del ‘Megxit’ se ven las caras con la otra cara de la moneda, siendo corderos de su historia a merced del interés comercial.

Porque Netflix se encuentra trabajando en la reestructuración de su futuro tras confirmarse la pérdida de más suscriptores en el segundo trimestre del año, y parece que los duques de Sussex habrían caído en el ajo.

NUEVA YORK, NUEVA YORK - 18 DE JULIO: El príncipe Harry, duque de Sussex y Meghan, duquesa de Sussex llegan a la sede de las Naciones Unidas el 18 de julio de 2022 en la ciudad de Nueva York. El príncipe Harry, duque de Sussex, es el orador principal durante la asamblea general de las Naciones Unidas para conmemorar el Día Internacional de Nelson Mandela, donde se otorgará el Premio Nelson Mandela de las Naciones Unidas 2020 a la Sra. Marianna Vardinogiannis de Grecia y al Dr. Morissanda Kouyaté de Guinea. (Foto de Michael M. Santiago/Getty Images)
NUEVA YORK, NUEVA YORK - 18 DE JULIO: El príncipe Harry, duque de Sussex y Meghan, duquesa de Sussex llegan a la sede de las Naciones Unidas el 18 de julio de 2022 en la ciudad de Nueva York. El príncipe Harry, duque de Sussex, es el orador principal durante la asamblea general de las Naciones Unidas para conmemorar el Día Internacional de Nelson Mandela, donde se otorgará el Premio Nelson Mandela de las Naciones Unidas 2020 a la Sra. Marianna Vardinogiannis de Grecia y al Dr. Morissanda Kouyaté de Guinea. (Foto de Michael M. Santiago/Getty Images)

A pesar de cerrar un acuerdo para desarrollar series, documentales y contenidos varios, valorado a la altura de los creadores más populares del servicio, Harry y Meghan solo tienen un proyecto en firme con la plataforma. Se trata de Heart of Invictus, una docuserie sobre los Juegos Invictus que el príncipe fundó en 2014 y donde participan empleados y veteranos retirados en diferentes disciplinas deportivas. En un principio, la serie se retrasó debido a la pandemia cuando la edición de 2021 se pospuso a este mismo año. Según los tabloides británicos, la pareja habría sido acompañada por las cámaras de Netflix durante toda la competencia celebrada en abril pero, también, durante la visita que hicieron a continuación a Inglaterra por el Jubileo de Platino de la reina Isabel II. Fue en dicha ocasión que Harry se reencontró con su familia en un evento público de celebración, manteniendo además un encuentro privado con su abuela tras las presuntas discordias provocadas por el Megxit y las declaraciones que dieron la vuelta al mundo en la polémica entrevista concedida a Oprah Winfrey.

Y aunque se rumorea que la pareja quiere que la docuserie se estrene en 2023, parece que Netflix no pretende seguir esperando. Según informa Page Six, la plataforma quiere estrenarla justo después de lanzar la quinta temporada de The Crown en noviembre. Después de todo, la exitosa serie inspirada en la Casa Real británica siempre genera conversación y al tratarse de una temporada centrada en el divorcio de Diana de Gales y el príncipe Carlos, el interés de sumar a Harry a la ecuación mediática es comprensible.

Pero hay más. Porque este mismo otoño coincide con el lanzamiento del libro del príncipe. Escrito por J.R. Moehringer, se cree que repasará la niñez de Harry, incluyendo anécdotas y recuerdos de su etapa militar así como de su pasado como miembro oficial de la familia real.

Es decir, entre The Crown y las memorias de Harry, podríamos vivir una temporada de gran repercusión mediática en torno al príncipe y la familia real británica. Por ende, no tendría sentido que Netflix no busque aprovechar el momento con la docuserie. Y por mucho que los duques de Sussex supuestamente quieran esperar hasta el próximo año, es más que probable que no les quede más remedio que dejar que el interés mediático corra su curso. Después de todo, son ellos los que han expuesto sus figuras al mercado del entretenimiento a través de acuerdos con Netflix y Spotify, alimentando la conversación mediática a través de entrevistas incendiarias e, incluso, bailando al ritmo del estrellato hollywoodense. Como hizo Meghan, por ejemplo, al prestarse a hacer una broma en cámara oculta en el programa de Ellen DeGeneres donde comía de manera ridícula. O como hará Harry probablemente añadiendo más leña al fuego através de sus memorias. Y, ahora, les tocaría jugar en el rodeo si así lo impone Netflix.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Hay mucho que organizar y muchas cosas en juego. Netflix quiere asegurarse que están dentro [de la conversación] y no les arrebatan la exclusiva” dijo una fuente a Page Six en relación a las memorias del príncipe. “Saben que el libro está por salir y por eso quieren que la serie salga este año. No quieren esperar más” añade la misma fuente.

Después de cerrar aquel acuerdo millonario en febrero de 2021, es comprensible que Netflix busque sacarle beneficio tras la larga espera. Después de todo, Harry y Meghan regalaron declaraciones impactantes que dieron la vuelta al mundo a otros servicios o canales, como a Oprah en su entrevista y a Apple TV+ en la serie de la misma periodista, Lo que no ves de mí. Y es evidente que no quieran que otra plataforma o las entrevistas que Harry pueda dar durante la posible promoción del libro les arrebaten la posibilidad de sumarse al protagonismo. Menos ahora que ya sabemos que perdieron 970.000 suscriptores en el segundo trimestre de 2022, confirmándose el declive aunque con un dato más positivo a los 2 millones que preveían perder inicialmente.

Además, la quinta temporada de The Crown volverá a poner el foco sobre la figura de Diana como sucedió con los episodios previos, generando aún más interés sobre la figura de Harry y Guillermo que ya aparecieron en la cuarta tanda siendo niños. En esta ocasión la historia transcurre en los años 1990s con Elizabeth Debicki asumiendo el rol de la princesa y, según los rumores, podría incluir su muerte en un trágico accidente de coche en agosto de 1997.

Con todo esto cualquiera diría que si Harry y Meghan esperaban controlar la narrativa centrando la docuserie en los Juegos Invictus como estrategia para escapar del foco mediático (al menos un poco), pues llevan las de perder. Es evidente que al tratarse de figuras con un alto nivel de interés, tanto Netflix como cualquier otro acuerdo comercial que cierren, buscará el mejor beneficio comercial a sus inversiones. Y en ese sentido tiene lógica que la plataforma busque supuestamente lanzar la docuserie aprovechando el filón que genere The Crown y el libro del príncipe.

Más historias que te pueden interesar: