Al príncipe Harry y Meghan les podría llegar la hora de ponerse las pilas con Netflix

·6 min de lectura

Ha pasado más de un año y medio desde que Netflix cerrara un acuerdo de 100 millones de dólares con el príncipe Harry y Meghan Markle a cambio de producir contenidos audiovisuales para la plataforma. Desde entonces se anunciaron dos proyectos, una serie documental sobre los Juegos Invictus y otra animada, pero no existe ni un tráiler, avance o imagen promocional que despierte un mínimo de interés entre el público.

Sin embargo, la relajación aparente que deja entrever el tiempo que están llevando ambos proyectos, o el anuncio de otros, podría llegar a su fin ahora que Netflix necesita imponerse en el mercado tras la pérdida de usuarios por primera vez en una década.

THE HAGUE, NETHERLANDS - APRIL 17: Prince Harry, Duke of Sussex and Meghan, Duchess of Sussex attend the sitting volleyball event during the Invictus Games at Zuiderpark on April 17, 2022 in The Hague, Netherlands. Photo by Karwai Tang/WireImage(Photo by Karwai Tang/WireImage)
THE HAGUE, NETHERLANDS - APRIL 17: Prince Harry, Duke of Sussex and Meghan, Duchess of Sussex attend the sitting volleyball event during the Invictus Games at Zuiderpark on April 17, 2022 in The Hague, Netherlands. Photo by Karwai Tang/WireImage(Photo by Karwai Tang/WireImage)

La noticia dio la vuelta al mundo el pasado martes 19 de abril: Netflix perdió 200.000 usuarios en el primer trimestre de 2022 y prevé la pérdida de 2 millones más en meses venideros. Un anuncio que derivó en la caída inmediata de la empresa en la bolsa, con sus acciones cayendo un 25%.

Oficialmente culparon al intercambio de contraseñas entre usuarios, la competencia feroz del streaming y la suspensión del servicio en Rusia a raíz de la invasión de Ucrania, que resultó en la pérdida de 700.000 suscripciones. Sin embargo, parece que es el momento de buscar soluciones, y entre las primeras sugerencias y rumores se habla de cobrar a los usuarios por compartir contraseñas y la inclusión de publicidad mientras prometen continuar centrándose en crear contenido popular (Deadline). Y hablando de contenido popular, creo que no soy la única en preguntarse: si tienen un acuerdo con dos personajes mediáticos que alimentan noticias y tabloides, ¿por qué están tardando tanto en estrenar algún tipo de contenido con Harry y Meghan como protagonistas?

El mundo desconoce qué tipo de estipulaciones incluye el contrato de la pareja con el gigante streaming, si se trata de un acuerdo para desarrollar ideas sin que los incluya como protagonistas mediáticos o si existe vía libre. Sin embargo, eso no ha detenido a expertos en la realeza británica para entrar al trapo. Y uno de ellos, Richard Fitzwilliams, aseguró a Daily Mail que Harry y Meghan podrían verse bajo presión por parte de los ejecutivos de Netflix ahora que la pérdida de usuarios es oficial.

Pero antes, recapitulemos. Las partes cerraron el acuerdo en el momento de mayor auge mediático a raíz del bombazo que supuso el fenómeno ‘Megxit’, es decir, la retirada oficial de los duques de Sussex de sus roles como miembros activos de la Casa Real británica. El anuncio llegó meses después de la incendiada entrevista que la pareja concedió a Oprah Winfrey, donde el príncipe señaló a su padre de retirarle fondos y a la institución de quitarle guardaespaldas para proteger a sus hijos, mientras Meghan habló de racismo dentro de familia real. Los 100 millones de dólares supuestamente acordados nos hacían suponer un interés inmediato por ficharlos como personajes mediáticos de turno, dado que ninguno es productor, guionista ni director. Sobre todo cuando ese tipo de acuerdos valorados en nueve cifras son los que la plataforma suele firmar con grandes nombres consagrados en el negocio, como Ryan Murphy o Shonda Rhimes.

Desde entonces han pasado unos 19 meses y apenas se han anunciado dos proyectos de los que se sabe poco o nada. El primero sería una serie documental sobre los Juegos Invictus, una competición similar a los Juegos Paraolímpicos fundada por el propio Harry en 2014, pero donde participan empleados y veteranos retirados. La serie se titula Heart of Invictus, y si bien en un principio se dio a conocer que seguiría la historia de los atletas a medida que se preparan para la edición celebrada entre el 16 y 22 de abril de 2022 en Holanda, aparentemente también incluirá imágenes de Harry y su esposa. Al menos así lo dejan entrever las noticias recientes que señalan que las cámaras de Netflix los siguieron personalmente durante la celebración de los juegos. Incluso existen habladurías entre los tabloides británicos que critican a los exmiembros reales de fingir ante las cámaras para dar contenido al documental, y hasta de usar a la reina Isabel II para beneficiar el acuerdo, con rumores que cuestionan si intentaron llevar cámaras o no al primer encuentro familiar en Windsor desde el ‘Megxit’ hace unos días.

The Duke and Duchess of Sussex hug Team United Kingdom competitor Lisa Johnston at the Invictus Games athletics events in the Athletics Park, at Zuiderpark the Hague, Netherlands. Picture date: Sunday April 17, 2022. (Photo by Aaron Chown/PA Images via Getty Images)
The Duke and Duchess of Sussex hug Team United Kingdom competitor Lisa Johnston at the Invictus Games athletics events in the Athletics Park, at Zuiderpark the Hague, Netherlands. Picture date: Sunday April 17, 2022. (Photo by Aaron Chown/PA Images via Getty Images)

El segundo proyecto es una serie animada titulada Pear sobre las aventuras de una niña que encuentra inspiración en diferentes mujeres influyentes de la historia. Sabemos que David Furnish, marido de Elton John, produce junto a Meghan. Y poco más. Del anuncio de este proyecto ya ha pasado casi un año (julio de 2021). Es cierto que la pandemia le puso las cosas difíciles a la industria retrasando proyectos de todo tipo, y que los Juegos Invictus también se vieron afectados al posponer la celebración en Holanda originalmente prevista para 2020 hasta 2022.

Sin embargo, que en más de un año y medio no existan novedades, imágenes, promoción o noticia alguna nos hace pensar si la pareja se relajó más de la cuenta. Sobre todo cuando tenemos en cuenta que Tom Cruise rodó Misión: Imposible 7 contra todo pronóstico e infinidad de series y películas del propio Netflix consiguieron hacer frente a la pandemia y salir airosas: desde las segundas temporadas de Los Brigderton a The Witcher, a películas como La burbuja y No mires arriba, entre decenas más.

Precisamente por eso, la opinión de un experto real se antoja cuanto menos acertada. "Cuando Harry y Meghan se suscribieron a Netflix por un acuerdo valorado en $100 millones, según el New York Times, en septiembre de 2020, la compañía parecía estar en lo alto con un alcance enorme y en expansión debido a la pandemia. Sin duda, fue un prestigio tener dos miembros de la realeza con un alto perfil mundial así como producir The Crown, que, aunque controvertida, fue un éxito internacional” dijo el experto a Daily Mail.

Un año y medio después no han producido absolutamente nada” añadió para señalar a continuación que la pérdida de usuarios “sin dudas dará lugar a una demanda de mucho más a los Sussex, incluido algo de contenido sobre realeza. El anuncio original prometía documentales, programas infantiles, shows guionizados y películas. Ciertamente es hora de que Netflix tenga una buena relación calidad-precio y parece que la necesitan”.

Richard Fitzwilliams recuerda al mundo que uno de los motivos que llevó a la pareja a alejarse de sus roles como miembros activos de la familia real fue la oportunidad de aventurarse en acuerdos económicos. Y, efectivamente, lo consiguieron a través de Netflix y Spotify (este último con un contrato de $25 millones).

Sin embargo, han pasado meses y seguimos sin tener noticias destacadas en torno a los dos proyectos anunciados -solo habladurías- ni tampoco se han dado a conocer otras ideas posibles que completen el acuerdo. Mientras que ni la serie documental ni la animada estarían centradas en la pareja como protagonistas, llevándonos a cuestionar si a Netflix le compensará el acuerdo o no, pero también dar la razón al experto real británico. Y es que no resulta descabellado imaginar que los ejecutivos del gigante streaming empiecen a presionar a los duques de Sussex ante la necesidad de competir y evitar la huida de usuarios, quizás pidiendo más compromiso, ideas o aparición personal en sus proyectos para atender al interés que les rodea.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente