La princesa de Gales rinde homenaje a Isabel II con su collar

·2 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

La princesa de Gales ha vestido de luto riguroso en el funeral de Isabel II, pero con una excepción: un collar de perlas y diamantes, que la mujer de Guillermo de Gales no ha elegido al azar. Poco antes de las 12.00 h (hora española) llegaba Kate a la abadía de Westminster acompañada por sus dos hijos mayores, Jorge y Carlota, y su suega, la reina consorte Camila. La cara de la actual duquesa de Cornuelles reflejaba una gran tristeza por la muerte de la reina más longeva.

Siempre correcta, Kate vestía de negro con un vestido-abrigo cruzado delante y tablas en la parte posterior y una pamela pequeña con redecilla. Un luto que rompía el llamativo collar de perlas y diamantes. La mujer de Guillermo ya había llevador esta pieza en dos ocasiones anteriores: en noviembre de 2017, durante la cena de celebración de las bodas de platino de la reina Isabel y el duque de Edimburgo; y en abril de 2021, para asistir al funeral del duque de Edimburgo en el Castillo de Windsor. Con este collar y los pendientes, Kate rinde homenaje a la abuela de su marido. Ambas piezas eran de las favoritas de Isabel II.

En 1947, con motivo de su boda con Felipe de Edimburgo, el gobernador de Barheim regaló a Isabel II siete perlas que fueron usadas para estos pendientes y otros del joyero de la reina. Mientras que el collar de perlas con cuatro vueltas y con broche de diamantes fue un diseño que la reina encargó hacer con una serie de perlas con las que le había obsequiado el Gobierno de Japón durante el viaje oficial que hizo en 1970. La madre de Carlos III usó este collar en varias ocasiones durante los años 80 y 90, e incluso Diana de Gales lo llevó una vez, en un banquete de estado en 1982.

Homenaje a Isabel II a través de sus joyas

Pero esta no es la primera vez que Kate rinde homenaje a Isabel II a través de sus joyas. En la misa celebrada en la abadía el 14 de septiembre, la princesa de Gales lució un broche antiguo del joyero de Su Majestad. La reina consorte Camila también ha optado por collares de perlas en honor a Isabel II. E incluso la reina Letizia llevó en Londres el broche Ena, una pieza que perteneció a la reina Victoria Eugenia, nieta de la reina Victoria y el nexo de unión entre los Borbón y los Windsor.