La princesa Catalina no tiene tiempo para ir al gimnasio: se mantiene en forma persiguiendo a sus hijos

La princesa Catalina en la recepción de Hampton Court credit:Bang Showbiz
La princesa Catalina en la recepción de Hampton Court credit:Bang Showbiz

La princesa de Gales, Catalina, se convirtió el año pasado en la flamante patrona de las diferentes asociaciones y ligas del rugby inglés, una responsabilidad que heredó de su cuñado Harry después de que este decidiera, en marzo de 2020, abandonar la primera línea de representación de la familia real británica junto a sus numerosos honores y patronazgos.

La futura reina consorte del Reino Unido, madre de los príncipes Jorge (9), Carlota (7) y Luis (4) con el príncipe Guillermo, ha recibido esta semana en el palacio de Hampton Court a los jugadores de la selección inglesa de rugby en silla de ruedas, así como a todo el cuerpo técnico del combinado nacional. En un momento de su distendido encuentro, a la antaño duquesa de Cambridge se le preguntó directamente si se ejercitaba con frecuencia en el gimnasio, a lo que Catalina no dudó en ofrecer una sorprendente y simpática respuesta.

Parece que sus labores diarias y, sobre todo, la necesidad de tener bajo control a sus tres retoños no le dejan demasiado tiempo libre para entrenarse con cintas y máquinas, lo que no significa que la princesa no tenga sus propias técnicas y recursos para mantenerse en forma. "Básicamente, lo que hago es correr detrás de mis hijos. Pero trato de aprovechar cada momento. Me gusta saltar con mis hijos en las camas elásticas antes de que tengan que ir al colegio", ha confesado durante el evento.

Como ya hiciera su regio marido en ocasiones anteriores, Catalina ha reconocido abiertamente que su familia puede ser bastante competitiva en el ámbito del deporte y en otros órdenes de la vida. Asimismo, ha revelado que el benjamín de la casa, el extrovertido Luis, se está destacando en los últimos tiempos como el hermano más apasionado y luchador en lo que a la práctica de rugby se refiere. "Siempre hemos sido ligeramente competitivos entre nosotros. A todos nos gusta el deporte, pero Luis está como loco por el rugby. Todos están en una edad en la que no pueden parar de correr", ha apuntado.