YouTube cumple 15 años: este fue el primer vídeo de un imperio que factura 15.000 millones de dólares al año

YouTube cumple este 2020 15 años de vida. El portal de vídeos, que factura 15.000 millones de dólares al año, más que cualquier canal de televisión del mundo... y eso que no produce nada de contenido. Todos sus vídeos son compartidos por sus usuarios, ya sean ciudadanos anónimos, medios de comunicación, productoras o creadores de contenido especializadas en este nuevo medio. YouTube comparte con todos ellos algo de sus ingresos publicitarios y se encarga de mantener la plataforma en funcionamiento.

Ahora mismo, en YouTube hay 2.000 millones de usuarios, que ven un total de 10.000 millones de vídeos todos los días y cada minuto se suben 600 horas de vídeo... las 24 horas del día. Todo este imperio empezó en abril de 2005, justo hace 15 años. Y empezó con un modesto vídeo. Este mismo que van a ver a continuación.


"Lo bueno de estos tipos es que tienen muy, muy, muy larga la trompa", continúa. "Y eso es genial". Me at the zoo (en español Yo en el zoo) es el nombre del primer vídeo que se subió a YouTube. Fue subido el 23 de abril de 2005 a las 20:27:12 PDT por el cofundador de la plataforma, Jawed Karim, con el nombre de usuario "jawed" y grabado por su amigo del instituto de secundaria, Yakov Lapitsky. La cuenta donde subió dicho vídeo fue creada el mismo día.5​

El video de diecinueve segundos fue filmado en el Zoológico de San Diego, presentando a Karim frente a los elefantes,

Sin duda, es la frase más insulsa del mundo, para hablar de los elefantes, pero pasará a la historia porque fue la primera que se subió en un vídeo a YouTube.

A diferencia de los videos de muchos creadores de YouTube en estos días, el video de Karim no incluye lo que se considera el cierre de sesión más tradicional: "¡Suscríbete a mi canal!" o "Me gusta, califica, comenta!" Él termina el video simplemente diciendo: "Y eso es casi todo lo que hay que decir".

Primer vídeo YouTube (YouTube)

Un año después de "Yo en el zoológico", Karim y sus colegas cofundadores vendieron la plataforma a Google por la friolera de 1.600 millones de dólares. En 2020, esa cifra puede parecer ridícula, pero en aquel momento los medios de comunicación especializados en tecnología y economía aseguraron que Google estaba pagando demasiado dinero por una plataforma en la que los vídeos apenas duraban 5 minutos y eran de muy baja calidad.

Una vez más Google no pensaba a corto plazo, sino que imaginaba un mundo en el que el vídeo por Internet iba a estar por todas partes, y en el que cada vídeo iba a llevar un anuncio incorporado... y ese anuncio iba a ser una fuente de ingresos fundamental para la compañía del buscador.

La inversión de Google en YouTube se amortizó de forma rápida. La llegada de las redes sociales y la explosión de los vídeos virales hizo que rápidamente las arcas de la empresa de Mountain View fueran llenándose cada vez más.

Ahora, la plataforma cuenta con más de 2 mil millones de usuarios registrados que visitan cada mes, según YouTube. En la última década y media, YouTube ha visto muchos altibajos. Entre sus peores momentos, sin duda, la llegada de las fake news y de los vídeos repletos de odio: un aumento en los videos de discurso de odio (incluidos los videos de prominentes supremacistas blancos); drama sobre ciertos creadores (incluyendo PewDiePie, una de las estrellas más grandes de YouTube que se enfrentaron a acusaciones de racismo y antisemitismo); y la frustración de algunos creadores por los bajos ingresos que ofrece la plataforma en comparación con lo que ingresa.

Entre sus momentos de gloria, sin duda, a crear un tipo de profesión completamente nuevo por el que suspiran millones de jóvenes en todo el mundo, la de creador de contenidos, que permite vivir de los ingresos que ofrece la plataforma. Además, YouTube cuenta con su propio modelo premium llamado YouTube Red que ofrece programas de televisión y películas por una cuota mensual.

Más historias que te pueden interesar:

La saturación de Internet por culpa del coronavirus: ¿está en riesgo el acceso a Netflix o YouTube?

¿Qué es YouTube Premium y por qué deberías (o no) suscribirte?

Cómo desinfectar la pantalla del móvil de forma correcta

Los robots nos roban los trabajos, pero, ¿por qué no nos salvan del coronavirus?

Teletrabajo y coronavirus: algunas empresas controlan a los empleados con fotografías cada cinco minutos y videovigilancia