El primer rifirrafe de la coalición PSOE-Podemos se salda con Sánchez demostrando quién manda

Pedro Sánchez ha tomado oficialmente posesión de su cargo de presidente del Gobierno. (Photo by JUAN CARLOS HIDALGO/POOL/AFP via Getty Images)

 

Sábado debate, domingo primera votación, martes investidura y viernes primer Consejo de Ministros. El apresurado calendario fijado por el PSOE para reactivar la política nacional con el nuevo año parecía difícil de cumplir en lo referente a las votaciones. Pero ha resultado más sencillo movilizar a los 350 diputados -y conseguir centenares de billetes de avión y Ave de última hora- que organizar el nombramiento de los ministros.

Raro, ¿verdad? Tanto que ya hay quien ve en este retraso el primer encontronazo entre PSOE y Unidos Podemos. Los mismos que tendrán que aprender a cohabitar en el que será el primer Gobierno de coalición de la historia de España.

De hecho, la chispa de este destemple puede estar en el exceso de información filtrado desde el partido morado en lo que se refiere a la formación del próximo equipo de Gobierno. Si se fijan, ya conocemos el número, los nombres y las carteras que, con toda seguridad, recaerán sobre el tejado de Unidos Podemos. Mientras que poco, o muy poco, es lo que se sabe del trozo del pastel socialista.

La filtración de los nombres y las competencias de Pablo Iglesias -Vicepresidente de Asuntos Sociales-, Irene Montero -Igualdad-, Yolanda Díaz -Trabajo-, Alberto Garzón -Consumo- y Manuel Castells -Universidades-, además, ha alimentado el nerviosismo en las filas del PSOE en donde están siendo muchas las preguntas acerca del futuro de algunos ministros de la anterior legislatura exprés. Y Sánchez quiere cuidar al máximo las salidas de algunas personas que dejarán el cargo a partir de la semana que viene.

Hasta aquí, todo en orden. De hecho, se podría incluso entender lo ocurrido enmarcándolo en una estrategia de Unidos Podemos por de airear lo pactado para hacer más complicado que alguien se echara atrás en el último momento. Especialmente durante las tensas horas vividas el viernes tras la inhabilitación de Oriol Junqueras por parte de la Junta Electoral Central.

“Lo que no es normal es que Iglesias no se haya quedado ahí y también haya desgranado los nombramientos de los directores generales. Tienen mucho que aprender, y esperemos que lo hagan rápido”, reconocen fuentes socialistas.

Pero, anoche, aún no había recapacitado. Porque los españoles que vieron la investidura por televisión no tardaron en conocer las primeras impresiones del próximo vicepresidente del Gobierno ya que Pablo Iglesias aprovechó la tarde para conceder una entrevista escrita a Eldiario.es y otra televisada a la Sexta.

Por eso hoy Pedro Sánchez se ha levantado con ganas de marcar territorio. ¿Cómo? Tomando posesión como presidente del Gobierno sin que aún lo hagan los ministros. Durante los próximos días, por tanto, el Gobierno tendrá únicamente una voz autorizada, como da fe el BOE. Como avisan con sorna en el PSOE, “Iglesias va a aprender a la fuerza que es su papel es de vice, no de presidente”.

Más historias que te pueden interesar: