El primer perdedor de las elecciones de Madrid: Errejón

Asier Martiarena
·4 min de lectura
La relación entre el líder de Podemos, Pablo Iglesias (dcha), y el líder de Más Madrid, Íñigo Errejón, (izda.) se consumó en enero de 2019. EFE
La relación entre el líder de Podemos, Pablo Iglesias (dcha), y el líder de Más Madrid, Íñigo Errejón, (izda.) se consumó en enero de 2019. EFE

Las réplicas del terremoto político con epicentro en Murcia se siguen produciendo. Esta vez en Madrid, y en el seno de Podemos, quien no tuvo nada que ver en la moción de censura murciana. Pero, hoy en día, todos los tableros de juego autonómicos son vasos comunicantes. Y en el de la capital, Pablo Iglesias acaba de dar un puñetazo encima de la mesa que va a obligar a recolocar todas y cada una de las figuras. Especialmente en Más Madrid, y por extensión su líder, Íñigo Errejón, que arranca la semana como el primer gran derrotado de las elecciones de Madrid y cuando hace apenas 72 horas partía como uno de los posibles vencedores. Esto es lo que ha pasado

Viernes 12 de marzo: Pese al recurso interpuesto ante el TSJM para frenar el adelanto electoral en Madrid, los partidos de la oposición empiezan a analizar el escenario político de aquí al 4 de mayo:

  1. El PSOE se ve abocado a mantener a su candidato, Ángel Gabilondo, por el poco tiempo existente para relanzar una candidatura desconocida.

  2. Podemos, que por un puñado de votos no se quedó fuera de la Asamblea en 2019, plantea la posibilidad de celebrar unas primarias ya que su portavoz, Isa Serra, está pendiente de su recurso judicial tras ser condenada a 19 meses de cárcel por su participación en un intento de paralizar un desahucio.

  3. Más Madrid, ultima los preparativos para acabar de pulir la candidatura de Mónica García, convertida en verdadero azote de Ayuso en la oposición ante la incomparecencia del PSOE y la debilidad de Unidos Podemos. Errejón, consciente del auge de García, perfila una campaña a su medida.

  4. E Izquierda Unida llama a una candidatura unitaria en la izquierda que, en base a los resultados de 2019, debería tutelar Más Madrid siempre que Podemos acceda a firmar una tregua.

Lunes 15 de marzo: Pablo Iglesias anuncia por sorpresa que abandonará el Gobierno del que todavía es vicepresidente segundo para disputar las elecciones autonómicas a Isabel Díaz Ayuso.

  1. Podemos lo celebra como el mayor revulsivo posible.

  2. El PSOE, también a nivel nacional, hace un nuevo cálculo de sus posibilidades tras verse sorprendidos por la noticia.

  3. Y Más Madrid, llamado a pilotar la posible refundación de la izquierda a la izquierda del PSOE, ve ahora cómo es Podemos quien tiene la sartén por el mango y medita muy bien si acceder a la reunificación ahora que parte como un eslabón menos fuerte que el liderado por Pablo Iglesias.

El movimiento de Iglesias ha sido audaz e inteligente, al menos en el ámbito de la izquierda política de Madrid. Habrá que ver si no ha sido un suicidio político.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su renuncia a toda una vicepresidencia del Gobierno por un cargo menor, como es el que se pondrá en liza el próximo 4 de mayo en Madrid, ha descolocado a propios y extraños. Y esta vez no se le podrá tachar de avaricioso ni se podrá apelar a su afán de protagonismo porque, aunque la jugada le saliera perfecta y llegara a presidir la Comunidad de Madrid, lo que ha dejado atrás es de un ámbito superior.

Al contrario, la pelota ahora está en el tejado de Íñigo Errejón. Quien el viernes se postulaba para pilotar la reunificación de la izquierda más escorada, y ahora tendrá que negociar y medir muy bien sus pasos para elegir entre susto o muerte:

A) que su suma a la reunificación no parezca una rendición.

B) que su renuncia no sea el argumento definitivo para quienes no le perdonan la división que significó para Podemos su salida del partido surgido del 15M.

Es por eso que Errejón, de momento, guarda silencio. La única en pronunciarse en Más Madrid ha sido su todavía candidata electoral, Mónica García, quien se ha centrado en ganar tiempo para estudiar muy bien su próximo movimiento. García ha dado la "bienvenida" a la candidatura de Pablo Iglesias por parte de Podemos y ha asegurado que hablará con él sobre la posibilidad de concurrir juntos a los comicios, pero le ha pedido "respeto" para encajar posturas.

Es decir, que con una mano le ha abierto a Iglesias las puertas de la política autonómica madrileña, pero con la otra le ha restregado los últimos resultados de las elecciones de 2019 recordando que "esta mañana estábamos preocupados por si Unidas Podemos pasaba del 5% del voto", el mínimo para obtener representación parlamentaria, mientras que Más Madrid (que actualmente tiene 20 escaños por los 7 del partido morado) ha sido "la oposición real de Ayuso" durante toda la pandemia.

De nuevo Iglesias y Errejón tendrán que sentarse a la misma mesa. En 2018 pesaron más sus dudas, recelos y miserias personales que el electorado a la izquierda del PSOE. Ayuso les ha brindado la posibilidad de enmendar sus errores pasados o de esculpirlos en mármol.

En vídeo | Iglesias propone a Errejón ir juntos por Madrid para ganar elecciones a Ayuso

Más historias que te pueden interesar: