Prevención de la gripe: consejos para evitar contraer el virus

Quizás sea el virus que más queremos evitar en invierno. Y es que la gripe puede postrarte a la cama durante varios días y provocar luego un cansancio intenso durante varias semanas. Para correr menos riesgos, descubre algunos consejos sencillos que puedes aplicar para evitar tener la gripe este año.

¿Qué es la gripe?

La gripe o influenza es una enfermedad provocada por un virus que dura entre 3 y 7 días. Se suele manifestar por:

  • Fiebre elevada (superior a 39 °C);
  • Escalofríos;
  • Dolores musculares (agujetas);
  • Cansancio intenso;
  • Fuertes dolores de cabeza;
  • Síntomas ORL: goteo nasal, tos seca, dolor de garganta, etc.

La gripe se transmite por vía aérea, es decir, por proyecciones, tos y estornudos. También se puede contagiar mediante contacto directo, como las manos. Como el virus es muy contagioso, es importante seguir algunas reglas de prevención para evitar que se propague.

¿Como evitar contraer la gripe?

Buenos hábitos para prevenir la gripe

Si alguien de tu entorno está enfermo, puedes poner en marcha algunos sencillos consejos para evitar que te contagie su virus de la gripe:

  • Limitar los contactos con las personas enfermas. Este consejo se aplica especialmente a las personas «de riesgo»: las mujeres embarazadas, los mayores, las personas que padecen una enfermedad crónica, los niños muy pequeños;
  • Llevar una mascarilla quirúrgica para las personas enfermas, o cercanas que no deseen contagiarse con el virus. Se debe de cambiar la mascarilla cada 4 horas.
  • Lavarse regularmente las manos con agua y jabón, o con una solución hidroalcohólica. Este consejo es válido tanto para las personas enfermas como para las personas sanas.
  • Lavarse las manos después de estar en un lugar público y cuando se vuelve a casa, antes y después de cada comida, después de ir al baño, después de estornudar, toser o sonarse.
  • Taparse la boca y la nariz en caso de tos o de estornudo, mejor con el codo o con un pañuelo, sino con la mano. Lavarse las manos después de cada ataque de tos o de estornudos;
  • Para las personas enfermas: Utilizar pañuelos de papel de un solo uso. Tirarlos después de haberlos usado;
  • No compartir objetos como cubiertos, vasos, etc.;
  • Ventilar la casa diariamente;
  • Limpiar lo máximo posible los "nidos de microbios" de tu casa para matar los virus: pomos de puertas, teléfonos, teclados, etc.;
  • Evitar dar la mano o dos besos durante una epidemia de gripe;
  • Limpiarse la nariz todos los días con un suero fisiológico en período de epidemia.

La vacuna contra la gripe

Para protegerse contra la gripe, hay una vacuna. Se ofrece se forma gratuita cada año a las personas en riesgo y a las personas de más de 65 años. Después de la vacuna, es necesario un plazo de 9 a 14 días para que la protección sea efectiva.

La vacuna no protege al 100 %, ya que se inmuniza contra el tipo de virus más extendido en ese año (por eso se debe de renovar cada año). Sin embargo, sigue siendo un arma eficaz para reducir el contagio, pero también existen riesgos de complicaciones. Efectivamente, el virus de la gripe puede provocar complicaciones ORL graves que pueden ser mortales. En 2016, se han registrado 14.400 decesos como consecuencia de complicaciones vinculadas con la gripe.

Refuerza tus defensas inmunitarias

El invierno es un período propicio para que se propaguen virus de todo tipo. Estamos todos expuestos, pero no todos enfermamos sistemáticamente. Para prevenir las enfermedades como la gripe, es importante reforzar nuestro sistema inmunitario:

  • Opta por una alimentación equilibrada, rica en vitaminas y minerales y particularmente en vitamina C, en vitamina D, en hierro, en zinc y en selenio (ver los alimentos más ricos en vitamina C, los alimentos más ricos en vitamina D, los alimentos más ricos en hierro);
  • Practica alguna actividad física regularmente, incluso en invierno;
  • Duerme suficientemente: un organismo cansado es un organismo más frágil frente a los virus;
  • Protege tu flora intestinal: la microbiota juega un papel importante en nuestro sistema inmunitario. Si tu flora está alterada (problemas digestivos como las diarreas), haz una cura con probióticos;
  • Opta por remedios naturales o complementos alimentarios que pueden ayudar a estimular tus defensas.

V. Badie

Fuentes:

Más información:
Gastroenteritis, gripe, catarro… 10 tópicos sobre las enfermedades de invierno
Cómo reducir los síntomas de la gripe
Alimentación para combatir la gripe