¿Prestas (suficiente) atención a las bacterias que viven en tu intestino?

Estos microorganismos desempeñan un papel fundamental en la salud digestiva, pero también influyen en el sistema inmunitario. Incluso podrían ayudar a descubrir nuevos enfoques para el tratamiento del autismo

El sistema gastrointestinal está considerado como el órgano inmunológico más importante y extenso del organismo humano por su enorme influencia en la actividad de otros órganos y sistemas. (Foto: Getty)

Además de asociarse con las típicas molestias digestivas, la resistencia a la insulina y al aumento del peso corporal, los desequilibrios en la macrobiota intestinal pueden tener un gran impacto en nuestra salud, pudiendo llegar a relacionarse con casos de intolerancia alimentaria, distintos tipos de cáncer y hasta autismo. Por eso, en los últimos años está recibiendo gran atención por parte de muchos especialistas.

Y es que el sistema gastrointestinal está considerado como el órgano inmunológico más importante y extenso del organismo humano por su enorme influencia en la actividad de otros órganos y sistemas. Incluso podría ayudar a descrubrir nuevos enfoques para el tratamiento del autismo

El estrés, una mala alimentación, la falta de actividad física o el uso de determinados fármacos, pueden alterar la microbiota intestinal (conjunto de bacterias intestinales). Este fenómeno se conoce como disbiosis y está relacionado con la aparición de síntomas diversos como molestias digestivas, estreñimiento o diarrea, dolor de cabeza, problemas dermatológicos, retención de líquidos, hinchazón, etc. En general se trata de molestias inespecíficas no asociadas a una patología médica concreta pero que provocan malestar y disminución de la calidad de vida.

Nacemos sin bacterias en el intestino y mediante el contacto con el medio externo adquirimos, durante los primeros años de vida, una microbiota específica para cada persona. (Foto: Ok Salute)

Se estima que en un adulto viven alrededor de 2 kilogramos de bacterias, fundamentalmente en el intestino y el colon. Tenemos más ADN de bacterias que propio y más bacterias que células en el organismo, todo esto nos permite entender la importancia de la microbiota para nuestra salud.

El intestino está colonizado por más de 1.000 especies diferentes de bacterias que se encargan de funciones tan importantes como el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, la digestión y síntesis de nutrientes o la protección frente a la entrada de agentes patógenos.

Las alteraciones de la microbiota también se han relacionado con condiciones tan comunes como el desarrollo de intolerancias alimentarias o la inflamación intestinal. Actualmente el estudio de la microbiota ha cobrado mayor importancia por la reciente publicación de estudios que han demostrado que existe una relación entre la respuesta a la terapia inmunológica frente al cáncer, en fase de investigación, y la microbiota intestinal.

Y en los últimos años, la relación entre neurociencia y microbiología se ha hecho más estrecha tras el descubrimiento de la enorme influencia de determinados tipos de microbiota en nuestro comportamiento; pudiendo tener relación con la aparición de cuadros como enfermedad de Parkinson o de otra naturaleza como ansiedad y depresión e, incluso, el autismo, según un trabajo publicado en la revista Microbiome en enero de 2017.

Las bacterias intestinales pueden desempeñar un papel en el desarrollo de enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson. (Foto: AFP Relax)

Una forma cómoda y rápida de descubrir si existe un desequilibrio en nuestra microbiota es realizando una innovadora prueba, basada en un análisis de heces, que ofrece un Estudio Funcional de la Microbiota Intestinal.

Se trata de test, lanzado por SYNLAB, que analiza los grupos de bacterias de la microbiota que permiten realizar un abordaje terapéutico. “Así podemos tratar el problema de una manera muy sencilla, a través de un abordaje nutricional que puede incluir la administración de prebióticos y probióticos, con el fin de restablecer el equilibrio de la microbiota y con él, la salud en general”, explica Bibiana Palao, directora científica del Área de Innovación.

El test analiza la microbiota inmunomoduladora, protectora, muconutritiva y proteolítica, además de determinar la presencia de levaduras y hongos.

Por otro lado, se analizan las especies Faecalibacterium y Akkermansia, las cuales juegan un papel muy importante en la salud intestinal, ya que son antiinflamatorias, reducen la permeabilidad intestinal, mejoran motilidad y son productoras de ácido butírico, un ácido graso de cadena corta con muchos efectos beneficiosos para el intestino.

En definitiva, la microbiota intestinal interactúa con diferentes sistemas del organismo (nervioso, inmune, digestivo, etc.) siendo clave para prevenir y ayudar en el tratamiento de un gran número de enfermedades.

¿Tienes problemas intestinales a menudo? ¿Te harías este test? ¿Te parece útil?

También te puede interesar:

¿Dejarías vivir a una bacteria (terapéutica) en tu intestino durante seis meses o un año?

El yogurt que reduce el cáncer

“Somos lo que comemos, pero también cómo comemos”