Si preparas así tu café entrenarás mucho mejor

·2 min de lectura
Photo credit: Westend61 - Getty Images
Photo credit: Westend61 - Getty Images

Cuando buscamos un mejor rendimiento en nuestros entrenamientos lo primero que tenemos que hacer es buscar elementos que nos aporten más energía. La fórmula matemática es sencilla: a más energía, mejor será nuestro entrenamiento. Por eso el café es siempre un buen booster al que acudir cuando más lo necesitamos. Además, un estudio ha demostrado que tomar un café antes de tu entrenamiento te ayuda a quemar más grasa. Pero, ¿todo vale? Evidentemente no. Si te tomas un café con leche entera y bien de azúcar, no te va a compensar por las calorías que estás ingiriendo.

El café tiene que tomarse solo y recomendablemente 30 minutos antes de tu práctica deportiva pero aquí viene el problema de muchas: "no me gusta el cafe solo". No te gusta el café solo porque probablemente no estés teniendo en cuenta una cosa básica, el café que tomas puede que no sea de la mejor calidad y eso afecta a su sabor.

Hemos hablado con Michael Uhlig, CEO D·Origen Coffee Roasters y David Muñoz, Director de Marketing, y nos han dado las mejores recomendaciones para preparar un café solo, que esté delicioso y así mejorar tu rendimiento deportivo.

"Un efecto que nunca se tiene en consideración y que lo vemos a diario en nuestra cafetería es el de la cohesión y el disfrute ante un ritual. Da gusto ver a los equipos de ciclismo por ejemplo disfrutar de una taza de buen café, desayunar y seguir la faena", nos cuentan.

Además nos cuentan los beneficios demostrados que tiene el café sobre el deporte. "Los típicos son la mejora de la alerta y la concentración disminuyendo el tiempo de reacción. Mayor tolerancia al esfuerzo. Es antioxidante y diurético (a corto plazo). También es una bebida de hidratación por el volumen de liquido incorporado. Estos beneficios proceden de la cafeína pero también del ácido clorogénico y los compuestos fenólicos"

Cómo preparar un café que mejore nuestros entrenamientos

"La clave principal es usar un café de calidad fresco de temporada. Que esté recién tostado y si es posible, molerlo en el momento de la preparación para que conserve los aromas. A partir de ahí, todo depende de la cafetera que tengamos en casa. Para la italiana de toda la vida lo ideal es calentar el agua previamente y luego añadir el café - con una molienda media-fina - y calentar con la tapa levantada hasta que empieza a brotar. De esta forma disminuimos el tiempo de contacto del café con el metal caliente y no traspasamos esos sabores a la taza", nos detallan los expertos.

Nos explican también que lo ideal es cuidar la calidad del agua que vamos a utilizar y que molerlo antes es de lo más gratificante, "lo bueno del café de especialidad es que te sumerges en otra forma de tomar café"

Todo lo que necesitas para hacer tu café

Un buen café, en grano

Un molinillo de café

Una cafetera italiana

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente