La reina Isabel II fallece tras un largo día de preocupación

·3 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

El estado de salud de la reina Isabel de Inglaterra inquieta al Reino Unido de nuevo. El Palacio de Buckingham acaba de confirmar que la monarca británica está bajo supervisión médica, ya que sus doctores están preocupados por su bienestar. Así lo ha confirmado Buckingham Palace a través de un comunicado oficial, donde han revelado que la reina se encuentra "cómoda" en el castillo de Balmoral (Escocia), su residencia favorita y donde pasa largas temporadas desde que enviudó.

No ha trascendido nada más sobre el estado actual de Isabel II, pero sí se ha sabido que tanto el príncipe Carlos -acompañado por Camilla Parker Bowles- como su hijo, el príncipe Guillermo, y también la princesa Ana se han desplazado hasta Aberdeenshire, donde se encuentra la mencionada residencia real. La reina, además, tuvo que cancelar en las últimas horas un encuentro que tenía programado en su agenda oficial precisamente por el empeoramiento de su salud.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Ya el pasado mes de marzo tuvo al mundo en vilo de nuevo, cuando se supo que, tras superar el coronavirus semanas antes, no presidiría los actos del Día de la Commonwealth que se celebraron el pasado 14 de marzo. Fue su hijo, el príncipe Carlos, el que presidió el acto religioso de la Abadía de Westminster que, tradicionalmente, preside Isabel II. La ausencia de la reina en este acto hizo saltar todas las alarmas en territorio británico porque iba a ser la primera vez que Isabel II presidiera un acto público tras recuperarse del coronavirus. Fue el pasado 22 de febrero, cuando la casa real confirmaba su positivo y, el pasado 7 de marzo, recibía en audiencia en el castillo de Windsor a Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá.

Isabel de Inglaterra tuvo síntomas leves y se recuperó totalmente, pero la prensa británica aseguró que la intención de Buckingham era minimizar la agenda de la reina al mínimo y que sus apariciones públicas fueran muy pocas con el objetivo de 'no cansar' a la monarca, que, el pasado 21 de abril cumplió 96 años. "Su ausencia está relaciona con la comodidad de la Reina para ir y volver del servicio", escribían en 'The Mirror'.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Durante su audiencia con Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá, el pasado 7 de marzo, la reina Isabel II dio muestras de sus problemas de movilidad, y esta podría ser una de las causas de la disminución de sus actos públicos. una 'aminoración' de su agenda que coincidió casi con el primer aniversario de la muerte de su marido, que se produjo el 9 de abril de 2021.

Con el empeoramiento de su estado de salud, la reina y la Casa Real decidieron que ésta trasladara su residencia habitual del Palacio de Buckingham al castillo de Windsor. La institución anunció a principios de año que la reina Isabel de Inglaterra abandonaba el palacio de Buckingham para establecerse en esta otra residencia real, donde está más cerca de dos de sus hijos, y porque allí tiene todos sus recuerdos de su matrimonio con Felipe de Edimburgo.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres