Prendas y accesorios que más se amortizan

·4 min de lectura
Photo credit: Jeremy Moeller
Photo credit: Jeremy Moeller

Los hemos leído mil veces, pero aquí unos consejos para recordar que estás comprando bien:

+ Observa la composición (busca tejidos naturales o reciclados) y ten claro si lo quieres llevar en el día a día o solo en ocasiones especiales, para fijarte en si requiere lavado a mano o de tintorería. La lana no se arruga y es termorreguladora; las fibras de plantas —lino, algodón, rayón— transpiran pero no abrigan tanto. Los sintéticos no transpiran bien, pero se arrugan poco y pueden ser impermeables.

+ Ten claros los tres o cuatro colores que te sientan muy bien. Lo sabes el día que tienes mala cara y vistes rojo (o blanco, o amarillo) y tu rostro se ilumina. Lo mismo con el patronaje de la prenda: ¿qué forma te cae mejor? No la que más te gusta, sino la que te queda proporcionada, cómoda y favorecedora. ¿Has probado alguna vez una silueta diferente? El vendedor puede ayudarte con eso, o el amigo (o familiar) más sincero y amable que tengas.

+ Gira la prenda al revés y observa cómo está hecha; las costuras, las puntadas, los acabados.

+ Mira el “made in”. La norma (simplista pero útil) es: mejor cuanto más cerca. Ante la duda, pregunta directamente a la marca: ¿quién y dónde fabrican?

+ Un inciso: si tienes mascotas, recuerda guardar a buen recaudo los zapatos buenos, la lana, la seda, las prendas oscuras, y ten varios cepillos a mano (en el coche, en casa, en el bolso). La ley de Murphy perruna es que siempre te morderán el zapato bueno, no la chancleta podría de estar por casa.

En cuanto a la lista de las prendas que son una bueno compra, de nuevo hay unos ítems recurrentes a los que las décadas han dado su importancia. He optado por hacer una lista de 10; serán 5 recurrentes y 5 que dan más peso al armario. En las marcas siempre he indicado una opción más cara (siempre porque realmente vale la pena, no por fetichismos ni tendencias) y otra más asequible.

5 compras de siempre:

+ El zapato

El pedestal que soporta el peso de nuestro atuendo. El zapato-unicornio es cómodo, blandito, delicadísimo, resistente, todoterreno. Como aún no ha sido inventado, hay que hacer lugar en el guardarropa para clásicos unisex (Repetto, Church’s), alturas realistas (Maryam Nassir Zadeh, Castañer), guiños excéntricos (Jacquemus) y tacones ortodoxos (Manolo Blahnik). El calzado a medida hay que probarlo al menos una vez en la vida.

Marcas: Aldanondo y Fdez, Alden, Hereu, Camper, Clarks Originals

+ El traje de baño

Con un corte limpio y tejido tecnológico premium pero sostenible. Una prueba infalible para saber si un modelo da la talla es probárselo a modo de body con una falda larga y sandalias.

Marcas: Eres, Pale Swimwear

+ La zapatilla deportiva clásica

¿Cuál elegir para no resultar vulgar en un entorno formal? Las que se alejen de la filigrana colorista y opten por líneas sobrias.

Marcas: Common Projects, Adidas Stan Smith, Reebok Club C

+ El trench

La gabardina es unisex, funcional y cómoda, con un algodón impermeable con revestimiento de goma que otorga a la prenda esa leve rigidez que la hace tan chic.

Marcas: Mackintosh, Aquascutum, Burberry, Muji.

+ El vaquero

Esa prenda de la que es difícil no abusar, dada su versatilidad y precio. Su confección requiere muchísima agua, así que mejor poco y bueno. La solución salomónica es tener unos clásicos rectos y otros más ligados a l’air du temps.

Marcas: Levi’s 501, A.P.C, Re/Done, The Concrete

5 buenas inversiones:

+ El reloj

Uno de los regalos más simbólicos en la cultura occidental: el compromiso, el pacto, el paso del tiempo o el legado familiar caben en esa pequeña joya. Aunque el smartphone mide todo lo medible, es imposible superar el carisma de los antiguos relojes mecánicos.

Marcas: Rolex Daytona o Datejust, el Saxonia de A. Lange & Söhne, el Tank de Cartier o un sencillo Swatch.

+ El pijama chachi

Hay algo mágico y que cae inmediatamente bien en esta prenda. La vida parece mejor en pijama, junto a un libro y una taza de café. Los más bonitos pueden pasear dignamente por el exterior.

Marcas: Sleepy Jones, Gabriela Hearst, For Restless Sleepers, Uniqlo

+ El bolso

Del bolso ya se ha dicho todo: es un símbolo, un testigo, un cómplice y un mapa al interior de una mujer. Una de las adquisiciones a la que prestar mayor atención, LA adquisición. Junto al abrigo y los zapatos, es el objeto que más puede delatar nuestras vanidades y aspiraciones.

Marcas: Mansur Gavriel, Prada, Hermès, Loewe, Hunting Season

+ El blazer

El modelo primigenio de esta chaqueta servía para proteger del viento y la humedad a los equipos de remo de Cambridge y Oxford. Las diferentes rayas y escudos distinguían a cada club.

Marcas: Lemaire, Isabel Marant, COS

+ La joya

No se compra como objeto, sino como símbolo; al margen de su aliciente inversor, es una declaración de intenciones. Las marcas contemporáneas ofrecen una versión nueva del lujo, con piezas conversacionales que provocan preguntas y cuestionan el papel de la joya en el cuerpo.

Marcas: Teresa Estapé, Repossi, Sophie Bille Brahe, MISUI, Elsa Peretti para Tiffany, Cartier

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente