Los Óscar se resisten a ceder al streaming, incluso en pandemia

Valeria Martínez
·5 min de lectura

Las plataformas streaming tenían una oportunidad de oro para plantarse de manera rotunda en los premios Óscar de este año. Ante la falta de estrenos en salas y los estragos provocados por la pandemia en la industria en general, la Academia decidió ajustar sus normas para permitir que las producciones online pudieran optar a los galardones sin necesidad de pasar por cines primero. Era la gran oportunidad de Netflix, Amazon Prime y Apple TV+ de plantar su bandera y arrasar en los premios más prestigiosos del cine de una vez por todas.

Y aun así, sin estrenos suficientes y con la mayoría de cines cerrados, la Academia se las rebuscó para no permitir que se apoderaran de la gala del cine tradicional: entre las ocho nominadas a mejor película apenas encontramos tres películas de plataformas online

(Lionel Hahn; Gtres)
(Lionel Hahn; Gtres)

Es cierto que Netflix lidera las nominaciones con un total de 35 candidaturas mientras Mank es la cinta más nominada con un total de 10. Pero aquellos que seguimos la temporada de premios sabemos que los números no significan nada. Sin ir más lejos, El irlandés (también de Netflix) partía con diez nominaciones el año pasado y terminó marchándose con las manos vacías. Es decir, el gigante del streaming tendrá el reconocimiento en forma de nominaciones pero, cuando se trata del premio a mejor película, la Academia se mantiene firme en priorizar el cine tradicional. Incluso en pandemia.

Recordemos que la Academia siempre ha sido reacia a abrir sus puertas de par en par al mundo del streaming. Si bien es cierto que poco a poco fueron abriendo rendijas donde alguna que otra película pudo colarse, como Beasts of no nation, El irlandés e Historia de un matrimonio, ninguna alcanzó el galardón máximo. Y por mucho que la Academia cambiara sus normas para poder ajustarse a los estragos de la pandemia, la lista de nominadas confirma que la institución no está por la labor de abrirse radicalmente a las plataformas. (Solo por este año permitieron que todas las películas que se vieron obligadas a estrenarse en formato online pudieran acceder a los premios cuando normalmente exigen que primero pasen por salas durante una semana).

Películas de Netflix como Da 5 Bloods: hermanos de armas y La madre del blues se quedaron fuera de la categoría de mejor película (la cinta de Spike Lee fue la más olvidada de todas), así como Una noche en Miami y Borat 2 de Amazon, o Noticias del gran mundo que Universal cedió a Netflix a nivel internacional. Y si bien algunas ausencias eran más esperadas que otras, como Da 5 Bloods y la secuela de Borat, no deja de sorprender que incluso en el año en que el streaming tenía vía libre para colarse de forma rotunda, solo tres producciones lo consiguieran.

Por ejemplo, Una noche en Miami era una de las favoritas de muchos críticos y una película que una gran mayoría colocábamos en las quinielas de este año. Tenía papeletas que la convertían en candidata ideal para el año de la reivindicación por la diversidad: está dirigida por una mujer (Regina King), que además es negra, mientras la historia imagina el encuentro entre personajes emblemáticos de la historia afroamericana como Malcolm X, Muhammad Ali, Jim Brown y Sam Cooke. Además, Una noche en Miami es una de las óperas primas más llamativas del año y una reflexión interesante que recrea el espíritu de sus personajes y, sobre todo, de una época y sus ideales. Pero… es de Amazon y se ha tenido que conformar con tres nominaciones (actor secundario para Leslie Odom Jr., guion adaptado y mejor canción). Mientras La madre del blues, otra pieza arrolladora del género dramático y con mensaje racial incluido, también se ha tenido que conformar con cinco candidaturas, dos a sus intérpretes (con Óscar póstumo casi asegurado para Chadwick Boseman) y tres a los apartados técnicos.

En cambio, la Academia se fijó en producciones de bajo presupuesto, de menor recorrido y de estreno reciente (recientísimo) en las salas de EE.UU., y encontró a las candidatas que pudieran dar prioridad al cine tradicional cuando, irónicamente, venimos de un año sin estrenos suficientes en cines. De esta manera, en la categoría de mejor película encontramos a Mank y El juicio de los 7 de Chicago representando a Netflix, y a Sound of Metal haciendo lo mismo para Amazon Prime Video, mientras el resto de candidatas son películas que acaban de pasar por la cartelera o algunas ni siquiera lo han hecho fuera de EE.UU. Son El padre, Nomadland, Una joven prometedora, Minari y Judas y el mesías negro.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por mucha promoción que Netflix haya dado a Mank y El juicio de los 7 de Chicago, lo cierto es que la gran favorita es Nomadland. Un drama dirigido por Chloé Zhao y protagonizado por Frances McDormand sobre los supervivientes de la recesión americana que está arrasando en la temporada de premios y que, sin embargo, ni siquiera ha conseguido recuperar todavía los $5 millones que costó hacerla debido al cierre de cines en todo el mundo.

Nomadland es una producción maravillosa pero estoy convencida que si Mank hubiera sido una película de estudio, la competencia sería más feroz todavía. Después de todo, la cinta de David Fincher es un canto de amor a la historia del cine, de esos que la Academia tanto adora, como fue el caso de The Artist o La La Land. Pero el hecho que forme parte del catálogo de Netflix, la gran representante de la industria online y competidora directa que amenaza la supervivencia del cine tradicional, sus opciones siempre estuvieron más limitadas.

En resumen, el 2020 habrá sido el año del auge definitivo del streaming. Se habrá plantado en nuestros hogares como compañero infalible durante la pandemia y habrá conseguido darle un giro radical a la industria con todos los estudios invirtiendo de lleno en sus propias plataformas, pero la Academia se resiste.

Aunque el Covid-19 no diera tregua al cine tradicional y pusiera en peligro su supervivencia, los Óscar se mantienen firmes en su misión de priorizar la tradición cinematográfica por sobre la nueva tendencia.

Más historias que te pueden interesar: